MIS FAVORES TERRORITOS

Persiguiendo fantasmas

El erudito y escritor Montague Rhodes James

Montague Rhodes James (Goodnestone, agosto de 1862 -- Eton, junio de  1936) cultivó con gran fortuna, quizá a su pesar, uno de los más difíciles géneros de la literatura, el relato de fantasmas.  Anticuario y medievalista reputado, hoy sin embargo es más conocido por su contribución a la literatura fantástica, ejercicio que practicaba exclusivamente como divertimento y que le proporcionaba un contrapunto excelente a su labor de erudito.

 

Ilustración de Paul Lowe’s Illustration para el relato de  James’ ‘The Uncommon Prayer Book’  (Un insólito libro de oraciones)

Fascinado por el horror y lo sobrenatural, fue un admirador sincero y defensor a ultranza de las historias de misterio del escritor irlandés Joseph T. Sheridan LeFanu --a quien Rhodes consideraba en el género superior al mismísimo Edgar Poe, como dijo en el prólogo de su prefacio de El fantasma de la señora Crowl, una compilación de las obras de este autor que se ocupó de rescatar y editar cuidadosamente, contribuyendo a rescatar de un injusto olvido a Le Fanu y darle la fama de la que goza aún hoy día. Los cuentos de Montague Rhodes James, por su parte,  fueron publicados  en revistas especializadas y magazines de la época, como la Cambridge  Review .

(Fotograma de La noche del demonio, de Jacques Tourneur, inspirada en el relato El Maleficio de las Runas, de M.r. James)

Buena parte de los aciertos de la obra de James radica en su atmósfera realista, de la que pronto surge, velada y amenazadoramente, el elemento inquietante o sobrenatural. Para dotar de este realismo y ambiente familiar a sus relatos, no dudó en cargarlos de elementos que extrajo de su propia experiencia vital. Así no es difícil encontrar a sus protagonistas en tareas de erudición y búsqueda arqueológica o paleográfica que no eran desconocidas en absolutos para Rhodes James, entre cuyos intereses y aficiones cabía mencionar desde la arqueología (llegó a ser miembro del departamento de arqueología del museo Fitzwilliam, como arqueólogo viajó hasta Chipre, para participar en excavaciones--  hasta la paleografía (catalogó muchas de las colecciones manuscritas de Cambridge, una tarea que le llevó 40 años completar. ” Asímismo, gustaba de ambientar sus relatos en lugares y entornos que conocía igualmente de primera mano: “Su infancia transcurrió entre altas y tupidas bibliotecas repletas de libros antiguos, en su mayoría textos religiosos, en el condado de Kent, donde nació en 1862. Su vida fue la de un anticuario preocupado por la continua investigación del pasado, entre viejos manuscritos, clases y reuniones docentes, visitas a antiguas ruinas, bibliotecas polvorientas e iglesias dejadas de la mano de Dios. No contrajo nunca matrimonio ni tuvo hijos. La universidad, Eton, y los libros constituyeron toda su existencia. Fue medievalista de prestigio contrastado, lingüista y estudioso bíblico.”  (2) Esta predilección por lugares y entornos relacionados con sus aficiones permean todos sus escritos, y  su entusiasmo al describirlos resulta contagioso y uno de los mayores encantos de la lectura de los mismos.

El autor enfrascado en una de sus pasiones: la lectura

“Su inquietud por descubrir textos y elementos de la antigüedad permitió que descubriera, en la capilla de Eton, un mural del siglo XV y que reconstruyera, con el mismo estilo que los originales, los vitrales del King’s College. Recuperó gran cantidad de manuscritos y documentos antiguos que fue publicando entre los a?os 1895 y 1932. En 1924 publicó Apócrifos Neotestamentarios, un material imprescindible para los investigadores de los orígenes del cristianismo. Su constante labor fue reconocida por los diferentes cargos que  ocupó como académico y docente (…) (1)

Sus cuentos de terror destacan por el desarrollo de efectos sutiles enmarcados en una atmósfera de inquietud y zozobra, a menudo en un contexto de trivialidad y sentido común que sirven de contrapunto y contraste. Nunca se echa en falta cierto escepticismo, la pincelada exacta de ironía y humor, así como el trasfondo de una gran cultura erudita. Fue, y sigue siendo, uno de los maestros del relato corto de fantasmas, único género no académico en el que ejerció la creación. (2)”

Ilustración de Paul Lowe para el libro de James’ ‘The Uncommon Prayer Book’

 

Rhodes James se distanció ligeramente del estilo de la novela gótica tradicional para desarrollar una nueva tipología del relato de fantasmas, donde los espectros están más cerca a menudo de los horrores inefables de la fantasía de Lovecraft que de los aparecidos  y quejumbrosas almas en pena a las que nos acostumbraba el género. Parte del encanto indudable de sus creaciones radica en su portentosa capacidad de evocación, ya que el escritor era insuperable a la hora de sugerir lo terrorífico para invocarlo “partiendo sutilmente del centro mismo de la vida diaria” (3) ; para ello no dudaba en componer sus relatos, como hemos dicho, ambientándolos entre los oscuros anaqueles  de una biblioteca universitaria, o situándolos en la suave tiniebla de una iglesia centenaria o entre las ruinas de una emplazamiento templario, lugares donde pasó como erudito buena parte de sus días y que resultaban de una gran familiaridad, que lograba transmitir con eficacia a todos sus cuentos.

Sus protagonistas con frecuencia se enfrascan en la búsqueda de manuscritos en lúgubres bibliotecas o en diversas pesquisas arqueológicas, labores a las que el propio autor dedicó la mayor parte de su tiempo y que conocía a la perfección. Los personajes de sus relatos  eran investigadores, arqueólogos, bibliotecarios — como el propio autor--.  De igual modo, para contribuir eficazmente a la construcción de una atmósfera apropiada para el desarrollo de lo sobrenatural, Rhodes James se servía de escenarios reales como base para la ambientación de sus relatos de fantasmas.

Saint Bertrand de Comminges, encaramada en la colina,  en una postal de finales del siglo XIX

Por ejemplo, centró la acción de su cuento El manuscrito del canónigo Alberico en la iglesia de St. Bertrand de Comminges** ) en 1883, cuando este pueblecito parecía hundirse en el más completo abandono y mostraba una atmósfera lúgubre que lo hacían un lugar ideal para una de sus inquietantes historias.

El propio autor se manifestaba así , en el prefacio de una edicición de sus Cuentos completos de fantasmas, sobre esta singular evocación de ubicaciones reales como escenarios para sus fantásticas creaciones: “los lugares son de inspiración diversa; si alguien siente curiosidad por mis escenarios locales que tome nota de que St. Bertrand de Comminges y Viborg son localidades reales; en Silba y Acudiré tenía en el pensamiento el pueblo de Felistowe; en Una historia escolar, Temple Grove, en East Sheen; en El Tratato Middoth, la biblioteca de la Universidad de Cambridge; en El cercado de Martin, Sampord Courtenay -Devon-; que las catedrales de Barchester y Southmister son una mezcla de Canterbury, Salisbury y Hereford; que Herefordshire es el escenario imaginado de Panorama desde una colina; y el Seaburg de Un aviso a los Curiosos es Aldeburgh, Suffolk. ”

J.William Turner, ruinas de la catedral de Hereford

 

En estas palabras nos basamos para sugerirles una singular ruta de lo sobrenatural y lo espectral, de la mano proverbial e inspirada de Montague Rhodes James. Si disponen de unas semanas de asueto  en septiembre u octubre, pueden acercarse hasta estos lugares para pasear por las playas solitarias de remotos pueblos costeros, visitar ruinas y monumentos antiguos, refugiarse de las primeras lluvias del otoño en alguna vieja iglesia y, por qué no, perseguir fantasmas.

 

 

Saint Bertrand de Comminges, el órgano de la Catedral en una postal del siglo XIX

 

 

Varias estampas de Saint Bertrand de Comminges, otro de los emplazamientos reales que sirven de marco a los horrores imaginados por M.R. James

 

 

Viborg, a principios de siglo.

 

Viborg, otra de las localidades portuarias que sirvió de inspiración a M.R. James

 

 

 

La costa de Felistowe. Imagen de Matthew Fiddler

 

 

La costa de Felistowe sirve de marco a la historia titulada Silba y acudiré

 

 

 

Temple Grove School en un grabado antiguo

 

 

Temple Grove , East Sheen, escenario del inquietante relato “Una historia escolar” , que guarda no pocas similitudes con El Pozo, de W.W.Jacobs

 

 

 

Biblioteca de la Universidad de Cambridge, donde podría ambientarse la acción de El tratado Middoth tal y como la concebía M.R. James. Imagen de Vintage Postcards

 

 

 

Sampford Courtneay, Devon, en una foto de Sheepdog Rex

 

 

EL recuerdo de Sampford Courtenay, Devon, planea sobre algunos de más alucinantes relatos de M.R.James. Imagen de Yonderhill

 

 

 

Abbey Dore, en el entorno de Herefordshire

 

 

Largas caminatas por los campos de Herefordshire, entre ruinas y cementerios como éste, inspiraron Panorama desde una colina y otros relatos fantasmagóricos de M.R James

 

 

 

Seaburg, uno de los ficticios pueblos costeros de los relatos de M.R. James, se inspira en  (Aldeburgh, Suffolk), foto de James Fletcher

Aldeburgh, Suffolk, en una postal de principios de siglo.

 

 

 

 

Interior de la Catedral de Canterbury, en una vieja estampa.

 

 

Las catedrales de Canterbury Salisbury y Hereford sirvieron de base para las catedrales de Barchester y Southminster soñadas por M.R. James

 

 

Catedral de Hereford

 

Brass of John Stockton, mayor of Hereford, dated to 1480.

El final del viaje, Eton. Aquí  falleció el maestro en 1936,  el lugar donde había ejercido la mayoría de
sus actividades.

 

 

Un tubo basado en una de las terroríficas historias de M.R.James

 

-Notas, fuentes y vínculos-

 

(**) Ya hablamos de Saint Bertrand de Comminges a propósito del cocodrilo disecado dispuesto en uno de los muros de su iglesia que jalonaba nuestra particular

(1) Biografía y algunas de las obras más célebres de Mr. Rhodes James online

(2) La biografía de Montague Rhodes James en wikipedia y en Lovecraftweb

(3) Ilustraciones de Paul Lowe para algunos de los cuentos de M. Rhodes James

(4) Colección de adaptaciones televisivas (en inglés) de algunas de las obras de Rhodes James en DVD.  Versión en formato televisivo de algunas de las obras de M.R.James   © Robert Lloyd Parry 2006-2012 http://www.nunkie.co.uk/dvd.html Más en A Warning to the curious

(5)  Una reseña de La Noche del Demonio, de Jacques Tourneur, inspirada libremente en el relato de M.R.James El maleficio de las runas

(6) Portadas de Ghost and scholars archive

(7)  Gothic Horror Stories, The Mezzotint, de M.R. James . Y otros lugares para lo sobrenatural y lo espectral.

(8)  Un autor sigue la pista de uno de los relatos del erudito Montague Rhodes James, ambientando precisamente en Saint Bertrand de Comminges.

* Los soberbios cuentos de fantasmas de Montague Rhodes james constituyen, año tras año y de modo casi ritual, una de nuestras citas inexcusables con la lectura veraniega.

(9)  A podcast to the curious . Temple Grove, la localización para la historia Sucedió en un pensionado.

 

Miércoles, septiembre 5th, 2012 LA X MARCA EL LUGAR, MIS FAVORES TERRORITOS 5 comentarios

Lorenzo Mattoti

Blanco y negro expresivo  para  HANSEL Y GRETEL  © Lorenzo Mattotti

Fantásticas ilustraciones para uno de los cuentos más terroríficos de la historia, Hansel y Gretel, realizadas por Lorenzo Mattoti, prestigioso dibujante e ilustrador italiano, en su inconfundible y personalísimo estilo de cuño quasi expresionista.  En un tutubo le vemos manejando el pincel  con tremenda soltura y desparpajo --maestría y oficio, que dirán otros--   mientras da forma a alguna de las soberbias imágenes que componen su peculiar visión del inquietante relato.  No dejen de ver otras muestras de su fabuloso trabajo  en el blog del artista, recientemente renovado.

© Lorenzo Mattotti

© Lorenzo Mattotti

© Lorenzo Mattotti

 

La portada del ejemplar del cuento ilustrado genialmente por Mattoti

 

Mattoti explica y muestra cómo se da rienda suelta a su talento como ilustrador: toda una lección de dibujo.

 

-Fuentes y vínculos-

(1) Blog original de Lorenzo Mattoti

(2) El nuevo blog del artista, aquí http://lorenzomattotti.blogspot.com.es/

(3) El libro, comentado, acá

(4) Otras visiones artísticas de Hansel y Gretel en esta página del New Yorker

Santiago Caruso

 

 La Doncella de Nuremberg metamorfoseada por el arte de Santiago Caruso

 

Descubrimos el arte de Santiago Caruso, un joven y brillante ilustrador argentino,  navegando entre los anaqueles de una buena librería, en la sección de horror y literatura fantástica. Sus admirables ilustraciones para H. P.  Lovecraft y Edgar Allan Poe son credenciales suficientes para situarlo entre nuestros artistas favoritos de su género. El grueso de su obra incluye a autores como  Ambrose Bierce, Alejandra Pizarnik,  Daisaku Ikeda y Bram Stoker.  Ya habíamos traído hasta aquí una de sus extraordinarias imágenes concebidas para el Horror de Dunwich (  ), una de sus primeras muestras de su carrera como ilustrador profesional, donde se evidencia la influencia del genial Alberto Breccia, maestro del cómic argentino que abordó como nadie el universo lovecraftiano. so

 Su paleta, limitada quizá por el tradicional repertorio cromático asociado a lo errorífico (los negros, rojos sangre, rojos y dorados predominan en las imágenes de Caruso) junto con un dibujo de bella caligrafía  y reminiscencias simbolistas, convierten su estilo en un sello de identidad inconfundible.

© Santiago Caruso

 

 

 

Un wunderkammer muy peculiar. © Santiago Caruso

 

 

El arcano sin nombre en un trabajo de Santiago Caruso, incluido en  un libro sobre ilustración contemporánea 

 

 

© Santiago Caruso

 

 

Portada de Caruso de carga sexual subrepticia, inspirada en un dibujo del gran Roland Topor,  para la Condesa Sangrienta  (5)

 

 

 

(1) La página personal del artista, con muchos más ejemplos de su notable trabajo.

(2) Una muy interesante entrevista con Santiago Caruso, con todo lujo de detalles, en Book Aesthete

(3) Más cosas de Caruso en Wild thing

(4) Los mitos de Cthulhu, de Buscaglia y Breccia. Un regalo impagable para los verdaderos amantes del cómic y la literatura de horror.

(5) Aquí hay sabiduría: el mismo dibujo sirvió para una famosa escena de un filme de Pedrito Almodóvar. ¿Adivinan cual es el vínculo? …

Ataúdes viajeros

Antoine WIERZ, el entierro prematuro, 1854

 

Un asombroso óleo de Antoine Wierz de 1854 ilustra una de las fantasías más recurrentes de la literatura gótica: el entierro prematuro –que no es otra cosa sino una expresión tortuosa y magnificada del temor ancestral a la muerte y la desintegración– , un asunto desagradabilísimo  que clásicos del horror como Edgar Allan Poe abordaron en repetidas ocasiones con absoluta maestría –“The fall of the House of Usher”, “The premature burial” — .  El propio Poe afirmaba en el prólogo de su Entierro prematuro  que “hay ciertos temas de interés absorbente, pero demasiado horribles para ser objeto de una obra de mera ficción “.  La historia que les señalamos, sobre un misterioso ataúd viajero y su no menos extraño periplo por la geografía española, la cual se supone  inspirada en acontecimientos reales y constatables, hará probablemente las delicias de los aficionados a la literatura gótica y merecería un lugar de honor en el género de no ser porque sobre ella pesan las sospechas de ser enteramente falsa, incógnita que podrán despejar si indagan  en sus nebulosos orígenes, según se explicita en alguno de los artículos que recomendamos en nuestros enlaces. (2).  

  El relato del ataúd de Borox,  elevado actualmente  a la dudosa categoría de leyenda urbana, es conocido a través de un librito sobre vampirismo y magia póstuma escrito por Miguel Ángel Aracil, quien lo obtuvo a su vez de un confidente  cuya identidad no se revela en la obra,  y en pocas líneas establece que “un ataúd llegado al puerto de Cartagena, a mediados del siglo XIX, que fue almacenado allí durante algún tiempo, hasta que fue reclamado por un particular de La Coruña. El ataúd fue inmediatamente trasladado por carretera haciendo escalas en varias localidades. A los pocos días, y coincidiendo con el itinerario del ataúd, se producen varios casos de vampirismo (…)”  (1) El itinerario del siniestro viaje fue el que sigue, según explicita el señor Aracil: “Alhama de Murcia, Almería, Toledo, Borox, Santillana del Mar, Comillas y La Coruña, son los pueblos por donde pasó la carroza y su ataúd, y donde se produjeron las muertes ” (…)

 

 Mapa del supuesto viaje del ataúd maldito de Borox . Via

 

 Finalmente, contínua el escritor, “al no encontrarse en la Coruña al demandante, el ataúd fue devuelto a Cartagena al poco tiempo, donde se hace cargo de él un aristócrata servio que residía en una posada de la Calle Mayor de Alhama de Murcia. Al mencionado aristócrata nadie consigue verlo de día, haciendo sus apariciones únicamente cuando cae la noche. Por lo que parece, el noble carecía de buenos medios económicos pues de lo contrario no residiría en una simple posada de tan poca fastuosidad. El noble, desapareció de la vida pública tan misteriosamente como había aparecido y el ataúd fue enterrado en el cementerio de Cartagena, poco tiempo después.” (ibid)

 

“Otro” clásico de féretros aficionados al viaje (Nosferatu, de Murnau)

 

Hasta aquí, en pocos trazos, la historia del ataúd viajero, que muchos dan por cierta. Presenta no obstante algunos elementos que recuerdan poderosamente un pasaje del Drácula de Bram Stocker,  lo cual ha sugerido a algunos perspicaces investigadores — Jordi Ardanuy, Martí Flò y Valentí Ferran (2005) (2)– que tras el aparente verismo del relato no hay sino una pura invención literaria, la del genio de un escritor patrio,  Alfonso Sastre y sus Noches Lúgubres, donde al parecer se halla el germen de esta singular aventura.  Los detalles de estas pesquisas sobre la auténtica naturaleza de la leyenda de Borox podrán encontrarlos en este interesante artículo cuya lectura sugerimos a los más curiosos.

 

 

¿Hace un viajecito? …

 

 

-Fuentes y vínculos-

(1)Textos de  El ataúd de Borox, en mitos y leyendas

(2) Explicados los orígenes de la misteriosa leyenda del viaje del ataúd de Borox, en este estupendo -y bien profuso-  artículo, El caso del vampiro de Borox y la historia del ataúd maldito

(3) El Entierro prematuro, la Bella Rosina y otros asuntos de gusto gótico en la pintura de Antoine Wierz

(4) El caso del ataúd maldito de Borox  

(4) The Journey of the Damned Coffin  (http://blooferland.com/drc/images/05Ardanuy.rtf)

 

Monstruos de la pintura

 

(Así vería Vincent Van Gogh al viejo Lon Chaney)

Literalmente, monstruos de la pintura. Estos que traemos hasta aquí son ejemplares de un concurso de Photoshop en el que los más célebres monstruos cinematográficos de ayer y de hoy, incluidos los inevitables clásicos de la Universal, como Karloff, Lon Chaney o Bela Lugosi, entre otros, protagonizan algunas de las escenas pictóricas más relevantes de la historia del arte.  Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que hemos seleccionado lo más acertado y bien traído de la selección que encontramos en la página original Worth 1000.com, en la sección denominada Monsters ModRen, Frankestein meets Da Vinci  (ya van por la III edición).

 

(El arte de Bronzino no escapa de las monstruosas operaciones de estos hábiles manipuladores)

 

(Un retrato de Albrecth Dürer tras las  mutilaciones de estos terribles “artistas” digitales)

 

(Lon Chaney, uno de los favoritos del concurso, usurpando el papel de  Napoleón como Rey de Italia en un cuadro de Apiani)

 

-Fuentes y vínculos-

Monster ModRen III

También captó nuestra atención SportRen II, técnicamente superior y con soluciones más elegantes que el anterior 

Related Posts with Thumbnails
Buscar
 
 
“¡Ay de los que llaman al mal bien y al bien mal, que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas(...)!” , Profeta Isaías, V,20
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

septiembre 2017
L M X J V S D
« feb    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
Intermission Demasiado azul PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo Navideño, níveo, ciclostático Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una épica del taparrabo, II Resurrección MAC Balcón pompeyano Break Níveo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, más ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II Sicalípticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una épica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMÓN El lápiz arqueológico Balada triste de trompeta...o de cómo vivir destruyéndose El hábito del arte Cuestión de poder