LAS UVAS DE ZEUXIS

Balcón pompeyano

antonio-lopez-balcon-pompeya

El Balcón, 1954, óleo de Antonio López García

 

Hace unos días, revisando por enésima vez alguno de nuestros libros de pintura, nos sentimos afortunados por lo que pensamos fue un pequeño hallazgo, de ésos que nos permiten decir eureka con la boca pequeña, o de esos otros a los que se puede aplicar con justeza la sentencia se non è vero, è ben trovato.

El asunto es que observando atentamente los detalles de un cuadro del genial Antonio López García titulado “El balcón” (1954) nos preguntamos si cuando el maestro pintaba la jarrita de cristal del primer plano (con una deformación casi cubista y una estructuración del espacio similar) tenía en mente de algún modo esta otra  jarra que aparece en un célebre fresco pompeyano y que mostramos más abajo.

 

antonio_lopez_pompeian-frecoes

Fragmento de un fresco pompeyano. La jarrita del primer término, en un difícil escorzo, nos resultó evocadora de unas formas análogas en la pintura El Balcón, de Antonio López García

 

Todos tenemos nuestras fuentes e influencias, y este genio moderno de la pintura no podía escapar a este axioma. Se ha documentado en diversas ocasiones la presencia del arte de Pompeya en la obra de Antonio López, especialmente en su primera época, una influencia que podría rastrearse quizá hasta la aparición de su cuadro “La Alacena”.

antoniolopezsinforoso

Sinforoso y Josefa, hacia 1955, un cuadro de Antonio López donde explora la temática del retrato doble de familiares cercanos inspirándose en modelos arcaicos de la escultura funeraria romana

 

 

antonio-lopezfunerary-relief2

En los relieves funerarios romanos quizá encontró Antonio López una fuente de referencia para sus primeros retratos, que guardan una composición similar y aún una intención, en su papel de efigie,  análogo a los primeros. 

Relieve funerario romano

Relieve funerario romano

Podemos adivinar esos ecos pompeyanos no sólo en el uso que el pintor hace de la textura y el compoente máterico -casi informalista- de aquellos primeros cuadros, y que nos remiten a esos antiguos frescos romanos mordidos por el tiempo; sino también en la composición, cercana al relieve, que Antonio López empieza a practicar en la misma época, e incluso en algunos de los temas abordados en su obra, especialmente el retrato doble, reservado a familiares cercanos, como en el caso de los abuelos Sinforoso y Josefa. 

 

viajes-lopez-pompeya-priemrviajee

El pintor Antonio López García y su amigo Francisco López Hernández en uno de sus primeros viajes a Pompeya, en los años 50

 

 

Antonio López viajó de joven a Pompeya y lo ha hecho en otras ocasiones, acompañado por su mujer, la pintora María Moreno, y por viejos amigos y colegas de trabajo. Imaginad qué habría sido de su obra si sus primeras influencias hubiesen sido otras bien diferentes. Ya sabemos que en su época de estudiante el acceso a material impreso de calidad, o incluso la visitas a museos o exposiciones eran mucho más difíciles que hoy día. ¿Cómo habría sido la evolución del arte de Antonio López sin esa impronta del arte pompeyano?

 

Antonio López y Maria Moreno en Pompeya, hacia los años 80

Antonio López y Maria Moreno en Pompeya, hacia los años 80

 

Es fascinante cómo los pioneros en cualquier ámbito elaboran su discurso, cuando aún no existe un “estilo” y casi sin saberlo, con esa honestidad en la que tanto insiste Antonio López, crean el lenguaje al par que exploran el medio o la técnica. Pienso en los primeros retratos, de Al Fayum, o los frescos pompeyanos, impresionantes en su sinceridad, visualmente impactantes, muy cerca de su función como efigie y ligados a lo funerario. Antonio López, como gran artista, fue sensible a ese misterio del arte pompeyano y de algún modo aquél sirvió de levadura y fermento para gestar esa obra suya primera que aún nos entusiasma y nos abruma con su honestidad y poderoso discurso visual.

 

Notas, fuentes y vínculos

(1) Parte de la obra de Antonio López García en este álbum de Pinterest
(2) Antonio López García viaja a Pompeya

Damien Loeb

Damien LOEB , Good afternoon, Mr. Ramer

 

 

Entre lo literario y lo fotográfico está buena parte de la producción del joven artista americano Damien Loeb (nacido en 1970)  que se considera, como muchos otros nuevos pintores, autodidacta (no sabemos si por simple hosnestidad o por dar un cierto mérito adicional y sospechoso a su creación). Su biografía, recogida en su correspondiente entrada de la insomne wikipedia, señala algunos datos interesantes sobre su trayectoria, de las que recogemos su predilección, durante un período concreto, por imágenes inspiradas más o menos literalmente en el mundo del cine.

Los primeros trabajos del artista se basaban en collages configurados a partir de varias fuentes que incluían revistas, periódicos, anuncios de prensa, producciones televisivas y libros. Las pinturas resultantes mostraban distintas escenas de planificación a menudo heredera del lenguaje de la cinematografía,   plasmadas con un realismo acentuado, compuestas aparentemente con una técnica estratificada, similar a la del collage. A pesar de su realismo, los cuadros tienen una atmósfera onírica o surrealista, como si procediesen de un recuerdo vago más que de un referente real. Las obras de Damien Loeb evocan, en cierto sentido, el arte de John William Waterhouse o Andrew Wyeth, con la yuxtaposición de elementos irreales con productos vestigiales de la cultura postmoderna.

 

Vértigo, de Damien Loeb

 

El lenguaje pictórico de Damien Loeb, influenciado por la planificación cinematográfica contemporánea, sugiere con sutileza una historia presentada, paradójicamente, con asombroso realismo.

 

En La máquina de von Neuman (2) , definen en estos términos su arte: ” Loeb plantea escenas inquietantes que recuerdan a un Eward Hopper actualizado,  posmodernizado con el filtro del séptimo arte contemporáneo.  Sólo nos deja ver  una parte, sólo nos muestra el comienzo, un breve fragmento de la acción que está en ciernes, creando desasosiego, insatisfacción ante la expectativa de lo  que está por venir.”

 

Una escena de Damien Loeb que evoca tanto la Venus del espejo velazqueña como la Habitación de Hotel de Hopper

 

 

 

Todas las imágenes  ©  Damien Loeb

 

-Fuentes y vínculos-

 

(1) La página personal del artista http://www.damianloeb.com/art/index.html

(2) Más sobre Damien Loeb en La máquina de Von Neuman http://vonneumannmachine.wordpress.com/2010/06/01/damian-loeb/

Domingo, noviembre 4th, 2012 ICONOGRAPHIA CURIOSA, LAS UVAS DE ZEUXIS 2 comentarios

Los chinos también pintan*

Óleo/lienzo. Obra de Ma Zai-Huan

 

Véanlo por sí mismos o consulten si no al laborioso artífice de Cuadernos de retazos ,una bitácora espléndida que alberga una soberbia colección de pinturas, ilustraciones y dibujos de maestros chinos del realismo contemporáneo, con unos fondos prácticamente inagotables cuya consulta da vértigo; los aficionados al género encontrarán allá no un filón, sino las auténticas minas del rey Salomón de la pintura figurativa china moderna.  La selección de obras, que ha debido suponer una tarea homérica y encomiable al creador del blog, es heterogénea en cuanto a estilos y calidad se refiere, con ejemplos que van del realismo fotográfico al academicismo, pasando por un naturalismo blando y ligeramente hortera en algunos momentos –aunque ya quisiéramos nosotros, a quienes nos corroe la envidia, disponer de la vigésimo quinta parte de los recursos y el talento de cualquiera de los artistas representados en el extenso catálogo de Cuadernos de Retazos– . Cada entrada se acompaña de uno o varios textos en castellano que explican la trayectoria de los artistas listados. La abrumadora muestra de autores recoge propuestas bien diferentes, aun cuando dentro de una coherente línea figurativa; también aparecen artistas contemporáneos de estética más rompedora y atrevida, representantes de una tendencia más vanguardista y actual. Abunda no obstante el género tradicional, con bodegones al uso, paisajes y escenas de tono costumbrista y mucho retrato.  La navegación del catálogo de pintores, debido a las dimensiones del mismo y la asombrosa similitud de los nombres de los artistas recogidos, hace algo tedioso el viaje, con todo bien recomendable. Ante la dificultad de escoger entre tanta diversidad, nos quedamos con un fantástico ramillete de flores de Ma ZaiHuan proverbialmente bien pintadas que nada tienen que envidiar a las celebérrimas uvas de Zeuxis.

 

 

 

 

 

 

 

Todas las imágenes reproducidas  ©  Ma ZAi Huan

 

 

 

 

(1)  Espléndida página con cientos de ejemplos de la pintura realista china contemporánea, Cuadernos de retazos

(2) Todas las imágenes son obras de Ma Zai Huan, en chinese contemporary gallery

César Galicia

Hiperestesia del velocípedo, según el maestro del fotorrealismo ©. César Galicia

 

Que nosotros sepamos, César Galicia nunca ha pintado uvas, pero podría hacerlo perfectamente, dejando boquiabiertos a Zeuxis, Apeles o a cualquiera de sus avezados imitadores. Este sorprendente maestro del realismo español, cuyo brillante y minucioso trabajo tuvimos la fortuna de conocer con ocasión de una muestra de los más notables representantes de esta corriente hace algunos años, es considerado uno de los máximos exponentes mundiales de una forma de concebir la pintura que algunos no dudan en calificar como heredera directa del trompe l´oeil”, aun cuando sus métodos y maneras lo aproximan a las modos más extremos del hiperrealismo. A pesar del aspecto fotográfico de sus composiciones, el artista asegura no usar este medio siquiera como apoyo para elaborar sus pinturas, aunque tampoco explora sus modelos siguiendo un método academicista o naturalista al uso,  sino que enfoca su energía hacia una reconstrucción casi “abstracta”, en su idealización y perfección formal,  de la apariencia de los motivos representados.  Alejándose del medio fotográfico, Galicia se aproxima a sus temas pintado directamente del natural, tras un estudio esmerado y laborioso de las calidades y texturas de los objetos escogidos para sus composiciones. A menudo se vale de una especie de elaborada grisalla a partir de la cual comienza a construir desde el interior sus cuadros, buscando a tientas la dimensionalidad de  formas y volúmenes.  Esta forma de construcción pictórica del motivo y el espacio confiere una  solidez, profundidad y sustancia sin iguales a la imaginería del artista.  La brillantez visual y la sorprendente sensación final de realismo sobre la retina del abrumado espectador se deben fundamentalmente al virtuosismo de Galicia,  que en un admirable tour de force ha llevado hasta los límites su oficio de pintor, hasta alcanzar registros donde la superficie pintada adquiere calidades casi escultóricas, tan reales que casi nos producen el vértigo de lo fantástico e irreal.

 

 

 

 

Cochecitos antiguos de juguete, según el realismo espeluznante de César Galicia.

 

Juguetes vintage y diversos objetos en una estantería. ©. César Galicia

 

 

Estanterías con cachivaches, motivo recurrente en la obra del artista. Los fondos planos brindan la ocasión perfecta para una suerte de tachismo o  informalismo controlados.  ©. César Galicia

 

 

 

Un paso más allá de lo meramente fotográfico. Botellas. ©. César Galicia

 

 

 

Las posibilidades imposibles del grafito en las consumadas manos del maestro César Galicia

 

Cachivaches y chatarra minúscula amontonada en estanterías polvorientas  se convierten en asunto admirable  gracias al proverbial pincel de César Galicia.

 

 

-Fuentes y vínculos-

(1) La página del César GALICIA

(2) La obra de César Galicia, en Forum Gallery

(3) Más cosas del artista, aquí

 

Uvas pasadas por agua

 El fotógrafo, de Peter Rostovsky. Técnica mixta (figura en Super Sculpey firm) / óleo sobre lienzo

 

Peter Rovstosky, pintor de origen ruso afincado en NY. city,   es uno de nuestros más recientes hallazgos en el ámbito del fotorrealismo, aunque bien mirado, su trabajo es difícilmente clasificable y, como ocurre a menudo con las  nuevas formas de pintura  contemporánea, su  estilo es definitivamente proteico y a duras penas encaja en tal o cual categoría. Nos olvidamos pues de las rigideces taxonómicas y nos entregamos a las  luces  y sombras de sus cuadros y esculturas, sus imágenes de discurso poderoso o evocador, sus epifanías –palabra que da título a una de sus series más logradas– y piruetas hiperrealistas, para disfrutar en fin de una obra que debe tanto al romanticismo de Friedrich como a los efectos  implacables y crudos de los superrealistas modernos.  El viejo Zeuxis estaría más que ufano del talentoso Rovstosky.

 

Peter Rovstovsky, Swimming Boy, óleo sobre lienzo

 

 

Peter Rostvsky, la ola, óleo sobre lienzo, 2006

 

  Un detalle de Girl Swimming, óleo de 2004, de Peter  Rostovsky

 

Peter Rostovsky, nadadores, 2006

 

 

 

Algunos de los lienzos de Rostovsky presagian el inminente y caluroso estío. Chapuzón de una belleza rubensiana.

 

 

Peter Rostovsky. Diorama.  De la serie Epifanías: Lluvia de meteoritos. 2004.

 

 

 

 

-Fuentes y vínculos-

(1) El blog del artista http://peterrostovsky.blogspot.com.es/

(2) La página web del pintor, con sus obras http://www.peterrostovsky.com/#

(3) Más cosas de Rostovsky, acá

Related Posts with Thumbnails
Buscar
 
 
“El verdadero viaje de descubrimiento no es buscar nuevas tierras, sino mirarlas con nuevos ojos” , Voltaire
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

mayo 2017
L M X J V S D
« feb    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
Intermission Demasiado azul PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo Navideño, níveo, ciclostático Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una épica del taparrabo, II Resurrección MAC Balcón pompeyano Break Níveo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, más ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II Sicalípticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una épica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMÓN El lápiz arqueológico Balada triste de trompeta...o de cómo vivir destruyéndose El hábito del arte Cuestión de poder