Archivo de septiembre, 2016

Demasiado azul

azurro-copla

La canción del verano, tanto para inaugurar su inminente llegada, festejar el esplendor de la canícula en su apogeo o, tristemente, llorar su final (véase, verbigratia, el Duo Dinámico)  podría ser una categoría dignísima de ser tratada en este blog, en tanto modalidad musical juzgada a menudo con cierto menosprecio pero que cuenta entre las más reverenciadas por nuestra tía.

Como quiera que sea, aprovechamos la idoneidad del asunto para glosar aunque sea mínimamente las excelencias de este género y con él a uno de sus más ínclitos representantes, el gran Adriano Celentano, adalid del roquerito fresquito y prohombre icónico de los setenta y los ochenta, ídolo del celuloide, caricato y showman genial, cuya vida y milagros quizá tengamos ocasión de glosar como conviene a su enorme talento.

adriano-cienma

Aunque para la mayoría, por motivos obvios, el verano es el rey de las estaciones y ese tiempo precioso para la dulce holganza y entregarse al vicio sagrado del otium, hay honrosas excepciones para quienes, en general, este tórrido período estival resulta excesivo y demasiado azul, como parece ocurrirle al protagonista de este himno veraniego cuya letra y título Azzurro -distintivo por otra parte de la cuna italiana de la melodía-  parecen sugerir.

Arriba, dos muestras del desparpajo de Adriano en sendas interpretaciones del tema Azzurro

Esta copla  es efectivamente  un brillante ejercicio de italianidad de la mano del versátil  Adriano Celentano. Compuesta por Paolo Conte y articulada por Vito Pallavicini,  ” ha sido utilizada en tantas ocasiones durante acontecimientos deportivos o culturales que ya puede ser considerado un segundo himno del país de la bota. (1) 

 

 La canción, siendo magnífica como es, soporta ene versiones, como ésta que mostramos, sin perder un ápice de su aroma festivo y estival 

Abajo, interpretada por su propio compositor, y en el tempo correcto (suponemos) que nos evoca el dinamismo del tren al que se refiere la letra y, no digamos, la fugacidad del verano y del tiempo mismo .

‘Azzurro’ (Azul) fue grabada por el músico milanés en 1968, y desde entonces no ha dejado de sonar a lo largo de toda la geografía mundial, convirtiéndose en un adagio para quienes soñaban con gozar cada madrugada con la flor de la pasión (…) “ Es un tema realmente difícil de encajar en cualquier género y en eso radica precisamente parte de su encanto: ”  (1)  No es rock, tampoco es una balada, ni siquiera una pachanga festiva (género que defiende con ahínco y maestría el incombustible Georgie Dann) ” (…) es más bien una singular miscelánea de géneros que ” que desembocó en un éxito extraordinario degustado por generación tras generación.

 

azurro2 azurro

Una melodía “ de aires napolitanos,  pegadiza a más no poder y que  permite tararearla sin excesivas dificultades”  -incluso en la ducha, como conviene precisamente a cualquier canción meritoria del repertorio del auténtico roquerito fresquito, lo que tal vez haya contríbuido también a asegurar su éxito y su pervivencia en la memoria colectiva durante décadas, luciendo hoy, aún, esa “tersura característica e inolvidable de la adolescencia”. 

Al margen de magnífica versión de Celentano, que por sí sola justificaría este post y que no admite competencia,  no nos resistimos a incluir sin embargo una enésima revisión de Azurro de aroma ibérico, para lo cual elegimos a Jaime Urrutia, roquerito fresquito por antonomasia,  que no le hace ascos a versionar un buen tema, aunque parezca relativamente alejado de su “estilo” habitual (¿Estilo? Eso es para los mediocres.)  Miren como Jaime Urrutia se atreve con desparpajo a interpretar y hacer suyo este himno.  Inevitable el ritmo de tanguillo  y la bandurria que en tantas ocasiones fuera marca de la casa en las mejores composiciones de Urrutia y sus drugos.

adriano

Con coplas como ésta, señores, uno desería que el azul fuese aún más intenso y de duración infinita, como los veranos del paraíso perdido de  la infancia. Pero para gustos, los colores. El nuestro es hoy, por supuesto, el azul. 

Notas, vínculos y fuentes

(1) Azzurro, la canción del verano

(2) Las cinco mejores coplas de la canción italiana

(3) Memorias de Adriano -Celentano-

(4) Las cincuenta mejores canciones del verano de la historia, según diversos eruditos e internautas cuyo nombre no recordamos ahora

Related Posts with Thumbnails
Buscar
 
 
“El hombre inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos” , Enrique Larreta (1875-1961)
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

septiembre 2016
L M X J V S D
« may   feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
Intermission Demasiado azul PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo Navideño, níveo, ciclostático Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una épica del taparrabo, II Resurrección MAC Balcón pompeyano Break Níveo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, más ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II Sicalípticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una épica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMÓN El lápiz arqueológico Balada triste de trompeta...o de cómo vivir destruyéndose El hábito del arte Cuestión de poder