MAC

26 febrero
2015
escrito por Sr.Kaplan

Cuando Mac empieza a trabajar, el cartel cinematográfico está plenamente integrado dentro de la cadena de promoción de las películas. Del cartelista, que además de ilustrador, ejercía de diseñador gráfico, dependían otros elementos publicitarios como los programas de mano, los press books y las plumas (dibujos a una sola tinta expresamente hechos para su inserción en la prensa diaria). Mac destacó por la fuerza casi mineral de su trazo a la vez que dotaba a la composición de una especial sensibilidad. Para él, la disposición, la grafía, la forma y el color formaban un todo que no se podía separar. La obra de Mac es relevante porque, además de tocar todos los géneros, pudo liberarse de las encorsetadas prerrogativas de una época marcada por la dictadura y la censura.el-verdugo
Hay en estos carteles una gran variedad de estilos: dibujos en blanco y negro o en color, retratos, siluetas, tramados, montajes en los que priman los actores y las actrices, otros en los que se destaca algo del argumento o del espíritu de la película. En todos se respeta la máxima: “El mejor cartel es aquel que no cuenta toda la película”. Es el desafío de fijar el movimiento, de transformar el instante y el gesto en perpetuo y, tal vez, en un icono, en una referencia de una época.

los diez mandamientos f
En sus comienzos encontraba rutinario el diseño de los carteles, y quería darles un tratamiento más artístico, propio de la pintura. Mac es admirador de los grandes pintores, en especial de Fortuny y de Velázquez. Él, a su vez, también es pintor y, según sus propias palabras, el cartel es una pintura artística. Además considera que es importante reflejar el espíritu de la película, por lo que no le bastaba con copiar unas fotos de los protagonistas y, siempre que le era posible, no acometía su diseño hasta después de haber visto la película. Cuidaba, además del dibujo, de la composición e incluso de la disposición, forma y color de la grafía, ya que pensaba y piensa que esta forma un todo con el cartel.

nagana
Puesto que desempeñó su labor a lo largo de más de treinta años (su primer cartel firmado fue Nagana, en 1955, y el último, El placer de matar, realizado en 1988), a causa de la variación de las tendencias cartelísticas y, por supuesto, de su evolución personal, hay en su diseños una gran variedad de estilos. Así se puede observar un marcado cambio; en su primeras obras ofrecía un diseño más sencillo que luego, con el paso del tiempo, se va haciendo más abigarrado y barroco, y presenta un mayor abanico cromático.

becket f

Mac, Macario Gómez,  nace un 8 de Marzo de 1.926 en la localidad catalana de Reus, a la que sus padres, desde hace poco, se han trasladado desde su Fraga natal, donde trabajaban de agricultores. Tras cumplir 2 años, muere su padre, dejando a la madre con 5 hijos en una situación muy difícil. Eso obliga a internar en la “Casa de la Caritat” de Reus a los dos más pequeños, uno de ellos, Mac, que cuenta con 5 años. Allí es donde empezará ya a mostrar su inquietud por el dibujo. Ese niño que prefiere dibujar con un palo en el suelo a jugar al fútbol con sus compañeros, llama la atención del personal del centro, que empiezan a adivinar las aptitudes del pequeño Macario para dibujar.

el cid g

Cuando a los 9 años, deja el internado, su tutor media para que pueda ingresar en la “Escola de Belles Arts”, en aquel momento, gratuita. Pero poco durará su estancia allí, ya que a los pocos meses, estalla la Guerra Civil, cortando de cuajo la vida cotidiana de cualquier ciudadano.
Cuando la guerra acaba, la situación es insostenible. Hambre y miseria vagan por todas partes, y hace que la madre tome de nuevo la dura decisión de la separación de su hijo, al que manda a vivir con su tío a un pequeño pueblo de la provincia de Girona. Allí, la vida del pequeño cambia radicalmente, y le permite vivir con una mínima dignidad durante los siguientes 5 años, tras los cuales regresará a vivir con su madre a Barcelona, donde ella ha conseguido un trabajo en una portería.

el-maquinista-de-la-general-b

En 1.946, ya con 20 años, Mac visita el Museo de Arte Moderno de Barcelona, y queda perturbado ante las obras más importantes de un paisano suyo: Fortuny. Pasa días enteros estudiando cada centímetro de esas obras que tanto le impactan, reforzando así, su vocación artística, tomando la decisión de retomar los estudios en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona. Su dedicación no podrá ser demasiado abundante, ya que hay que suavizar la situación económica familiar y ponerse a trabajar.

fort-apache
Una de sus hermanas va a hacer, sin saberlo, que el destino de Macario se ligue al mundo del cine ya para siempre. Ella trabaja en casa de una de las más importantes familias del sector de exhibición cinematográfica de la ciudad, la familia Castanyé. La mediación de su hermana, hará posible que Mac entre a trabajar en el estudio gráfico que se encarga de la decoración de las fachadas de los cines que regenta la familia. Un estudio especializado en los espectaculares murales que antiguamente anunciaban las películas. Se trata de Estudio Dominguez. Compagina, pues, el trabajo no muy satisfactorio en el estudio, de día, y los encargos que el Señor Castañé le hace, de noche en casa. Estos encargos son anuncios pluma para la publicidad de sus cines en la prensa. Un nuevo reto para Mac, ya que es un campo nunca explorado anteriormente, y que todo y que debe cursar el servicio militar, al ser en la misma ciudad donde es destinado, puede seguir trabajando igualmente.

american graffiti

Poco antes de acabar la mili, muere su madre y el joven Mac decide centrar todos sus esfuerzos en conseguir un trabajo que haga realidad sus sueños. Empieza a trabajar en publicidad, y lo compagina, en casa, con los encargos para los anuncios de prensa del Sr. Castanyé.

calabuch d

Pero, por fin, llega el despegue. En 1.952, es contratado por el famoso estudio que firma sus creaciones con las siglas MCP: Esquema. Es aquí, donde poco a poco, empieza a hacerse con la confianza del estudio, y comienza a ayudar en la realización de algunos carteles, aunque principalmente siga con la pluma.

bus stop
Macario ya es un hombre casado, y el papel de su mujer, va a ser definitivo para su despegue hacia sus sueños. Casualmente, una distribuidora que inicia sus actividades en esos momentos, se instala en el mismo edificio donde residen Mac y su esposa. La señora, conociendo muy bien cuáles eran los deseos de Macario, hace una visita a los nuevos vecinos, y ni corta ni perezosa, le comenta al responsable, después de ver los carteles promocionales que cuelgan en las paredes de las oficinas: Mi marido, esto, lo hace mucho mejor!!. Pocos días después, Macario recibe el encargo de elaborar todo el material publicitario de la temporada inaugural de la distribuidora. Este trabajo se convierte en su mejor tarjeta de presentación, y en 1.955 empieza a firmar sus obras con el ya conocido nombre de “MAC”. Desde este momento, esta firma ya no dejara de estar presente en todos los trabajos que realizará. A partir de entonces, y hasta hoy, el sector acabará rindiéndose a su maestría, con reconocimientos, premios tanto nacionales como internacionales, etc… todo y que en el tema económico, no se refleja tanto todo eso.

esta tierra es mia c

Su gran oportunidad le llega de la mano de Paramount, con la película “Los Diez Mandamientos”. Se le encarga hacer el cartel más grande de la campaña, de tres hojas, que muestra a Heston como Moisés con las tablas en la mano. El éxito del cartel es sencillamente descomunal. Tanto es así, que también se le encarga una docena de originales en pluma de diferentes contenidos y medidas. El mismo Charlton Heston mostró su admiración ante el magnífico despliegue creativo de toda la campaña, y se interesó en conocer personalmente a Mac. El encuentro se producirá durante el rodaje en Madrid de “El Cid”, donde Macario regaló, por iniciativa propia, un impresionante retrato originalmente hecho para esta ocasión, con Heston encarnando al Moisés del film que motivó este encuentro. Se sabe de buena tinta que el actor, lo mantuvo colgado siempre en su despacho. Y así, actores, actrices, directores, distribuidoras, etc… tanto nacionales como internacionales, se rifaban sus trabajos convencidos del honor que representaba que uno de sus carteles promocionara sus películas. En España, tanto Pepe Isbert como Sara montiel, estaban encantados de ser los protagonistas de sus obras. Y si no tenían que serlo, lo solicitaban expresamente. Sabían que nadie como Mac sabía sacar en un cartel lo mejor de si mismos. Y eso, para un actor, es muy importante.

los justicieros del oeste b

Incluso el mismísimo Kirk Douglas, se declaró un buen admirador de Mac, poseyendo en su colección particular de exclusivos carteles, el original de “LOS JUSTICIEROS DEL OESTE”. Kirk le mandó una carta, expresando su admiración, y agradeciendo la posibilidad de tener ese cartel, sin duda alguna, de los mejores no solo de Mac, sino de Douglas también. Stanley Kramer, Salvador Dalí (de quien llegó a ser amigo), Marlon Brando, los ya citados e incluso George Lucas fueron algunos de los muchos admiradores de Mac. El propio Lucas, después de ver el cartel español para “American Graffiti”(del cual también tiene el original), quedó tan impresionado, que pensó en Mac para que se encargara de los carteles promocionales para España, y posiblemente Europa, de su primera “Guerra de las galaxias”. Desgraciadamente, las prisas por estrenar la película, impidieron que llegara a materializarse el proyecto, todo y reconocer Lucas, que los esbozos que Mac había hecho le gustaban mucho más que los que acabaron utilizándose. En esas épocas sin internet, hacer llegar encargos de un sitio a otro no era tan rápido como ahora.

la leyenda de la mansion del infierno

Durante los años 60 y 70 Mac no paró ni un momento. Tanto estrenos como reposiciones, con nuevas versiones de carteles que ya había hecho en los estrenos años atrás (Toda la campaña publicitaria de la reposición de “Los diez Mandamientos” en 1.972, fueron encargados directamente a Mac para su lanzamiento Europeo). Era un artista independiente, y tomaba encargos de todas las distribuidoras americanas punteras de la época, aunque uno de sus rasgos más elogíantes, es que trataba con la misma seriedad y calidad, los carteles de las grandes majors, como los de películas más modestas y pequeñas. Su objetivo era mejorar cartel a cartel, y sobre todo, intentar no repetirse nunca. Y la prueba es que así lo hizo.

tiburon

En los 80, llegó el vídeo, y con él, una crisis de las salas de cine que hizo replantear el tema del cartel de cine hacia soluciones más fáciles y baratas de producir. Los cartelistas ya no estaban tan solicitados y se usaba la foto como objeto del cartel. Mac, acabó su carrera creando carátulas para vídeo, sobre todo para las distribuidoras VideoTechnics y Embassy, pero como era de esperar, aunque el formato era mas pequeño, su calidad y maestría siguieron en aumento, llegando a crear auténticas joyas para esos lanzamientos.

 

ENTREVISTA CON MAC:

VISITEN NUESTRO JAZZBAR:

En esta ocasión un clasico “TAKE FIVE” con  Dave Brubeck al piano y Paul Desmond al saxo

 

Related Posts with Thumbnails

2 comentarios to MAC

  1. Afortunadísimo post sobre la vida y milagros de este talentoso e inspirado artista al que apenas conocíamos, consagrado además a una de nuestras pasiones, el cine. Finalmente despejamos la incógnita del póster de Tiburón (uno de nuestros favoritos de la historia de la cinematografía), de otro gran ilustrador americano, cuya página vinculamos aquí http://www.rogerkastel.com/ Gracias una vez más, sr. Kaplan, por esta nueva aportación, que supone un relevo magnífico que llega -como agua de mayo- en el momento muy oportuno.

  2. flegetanis on marzo 3rd, 2015
  3. Como no podía ser de otro modo, varias de las imágenes de su post me llevan a evocar, inevitablemente, a mi bienamado padre, que me legó -entre muchísimas cosas- la pasión por el cine: recuerdo perfectamente esa calavera monda y lironda -qué oportuno siempre el memento mori- de la hojita volandera en color -que los ingleses llaman flyer- con los que de tarde en tarde me obsequiaba el viejo. Y la expectación tremenda (y el terror) en el estreno de Tiburón (uno de las muchas sesiones de cine de las que disfrutamos en mi infancia) en el 78, parado frente al cartelón (casi de tamaño natural) del imponente escualo.

  4. flegetanis on marzo 3rd, 2015

Deja un comentario

Buscar
 
 
“Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo” , Pablo Neruda
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

febrero 2015
L M X J V S D
« dic   may »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
Intermission Demasiado azul PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo Navideño, níveo, ciclostático Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una épica del taparrabo, II Resurrección MAC Balcón pompeyano Break Níveo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, más ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II Sicalípticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una épica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMÓN El lápiz arqueológico Balada triste de trompeta...o de cómo vivir destruyéndose El hábito del arte Cuestión de poder