Balada triste de trompeta…o de cómo vivir destruyéndose

25 septiembre
2014
escrito por Sr.Kaplan

 

No, no voy a referirme a la fallida película del siempre interesante Alex de la Iglesia, ni tan siquiera a la canción del ínclito, y al parecer inmortal,  Raphael.

Hoy quiero compartir con nuestra tía la vida y obras de un trompetista y cantante singular:

Chet Baker.

 

 

 

Chesney (Chet) Henry Baker Jr nació en un pueblecito granjero de Oklahoma en 1929 , fue un niño de una belleza física importante , casi angelical , casi femenina. Su padre era un guitarrista frustrado metido a granjero dado al Bourbon que maltrataba a su familia a menudo . Su madre adquirió un papel sobreprotector sobre el pequeño Chet ante los designios enloquecidos del progenitor. Todo indicaba que la vida de Chet iba a ser la de granjero humilde , pero unas malas cosechas y una precaria situación económica obliga a la  familia Baker a mudarse a California , un sitio mucho más estimulante que Oklahoma , la verdad. Chet tenia once años y comenzaba a interesarse por la música , su padre puso sus esperanzas en su hijo formándolo en el conservatorio (Chet lo abandono a los pocos meses , continuando su formación musical de manera intuitiva y autodidacta) y metiéndole en el coro de la iglesia. Comenzó tocando el trombón pero pronto se dio cuenta que el verdadero destino de sus dedos era apretar los pistones de una trompeta. Aun así , la relación con su familia era difícil y Chet se enrolo en el ejército con 16 años. Fue destinado a Berlín en 1946 y toco dos años en la banda del 28 Ejército de Estados Unidos. En 1948 volvió a Los Angeles y allí comenzó a tocar en pequeñas formaciones donde maravillo por el lirismo y la fragilidad de su forma al acariciar una trompeta. Le costo hacerse un nombre , los olimpos del Jazz estaban reservados para músicos negros de Nueva York no para un muchacho blanco de Oklahoma , retraído y sentimental de enormes ojos azules. En 1952 , el trompetista con el que tocaba el gran Charlie Parker enfermó , y “Bird” tuvo que organizar una audición para contratar a uno para lo que le quedaba de gira por la Costa Oeste y Canadá . El joven Chet era de los primeros de la fila de casi sesenta candidatos. Cuando Parker escucho la dulzura con la que Baker se desenvolvía con el instrumento, paró la audición y lo contrato directamente.


Además de ser un músico brillante , Chet se disputaba con un tal James Dean, el trono de sex-symbol de momento.  En ese primer tiempo lo tuvo todo: juventud, belleza, talento, dinero, fama y mujeres. Su voz acaramelada y triste, enamoró a toda una generación, y si bien hubiera podido detenerse ahí y disfrutarlo, continuó buscando lo que un artista verdadero debe buscar: el fantasma, el dios vivo y verdadero que lo aleje definitivamente de la muerte. Quien no busca a Dios no es un artista, quien no teme a la muerte no puede tocar como Chet Baker. Y esto lo hizo metiendo la heroína en la ecuación de su vida.

Hay un verso del poeta y dramaturgo francés Antonin Artaud que dice “ Se que soy porque me destruyo” . Esta sentencia tan brillante como desoladora podria ser un resumen de las andanzas de genio narcotizado del viejo Chet.. La relación entre paraísos artificiales y artisteo es una relación de varias centurias. Se sabe que Shakespeare se fumaba sus buenas pipitas de marihuana mientras escribía Hamlet o Mcbeth , por no hablar de aquellos franceses llamados Verlaine, Rimbaud o Baudelaire que no desentonarían en la segunda parte de Trainspotting.

 

 

Pues bien, si hay un ejemplo  de alguien que suscriba totálmente esta máxima este es Chet Baker. Baker se había vuelto adicto a la heroína en los cincuenta y había sido encarcelado varias veces durante cortos periodos. No obstante, no sería hasta los años sesenta que su adicción empezara a interferir en su carrera musical. Fue arrestado en Italia en el verano de 1960 y pasó casi un año y medio entre rejas. Celebró su regreso grabando en 1962 Chet Is Back! para la RCA. A finales de año, sin embargo, fue arrestado en Alemania occidental y expulsado a Suiza, luego a Francia y, finalmente, a Inglaterra. Pero fue deportado de nuevo a Francia a causa de otro problema con las drogas en 1963. Vivió en París y durante todo el año siguiente actuó en Francia y España, pero tras ser arrestado una vez más en Alemania occidental, fue deportado a Estados Unidos, a donde llegó en 1964. Tocó en Nueva York y en Los Ángeles a mediados de los sesenta, cambiando temporalmente la trompeta por el fliscorno. En el verano de 1966, sufrió una gran paliza en San Francisco que estaba relacionada con su adicción a las drogas. Como consecuencia de ella, perdió gran parte de su dentadura que le llevó a modificar su embocadura en la trompeta. Hacia finales de los sesenta, grababa y actuaba sólo de forma ocasional; a comienzos de los setenta, se retiró por completo. Retomando cierto control sobre su vida gracias a tomar metadona para controlar su adicción a la heroína, y con la inestimable ayuda de su colega Dizzy Gillespie, Baker regresó fundamentalmente con dos actuaciones: una en un importante club neoyorquino en 1973 y otra en un concierto con Gerry Mulligan en el Carnegie Hall en 1974. Hacia mediados de los setenta, Baker regresó a Europa donde seguiría actuando de forma regular, con viajes ocasionales a Japón y regresos a Estados Unidos.


Baker sabía moverse en esos peligrosos límites de las drogas. Adicto durante décadas, el trompetista  consiguió seguir a flote, apoyado en sus mujeres, en los peores momentos. Su vida, tan trágica como llena de magia, estuvo marcada por las adicciones, el jazz, las mentiras y las mujeres hasta que la muerte, a la que había dado esquinazo en múltiples ocasiones, le cazó por sorpresa en la capital de Holanda una madrugada de 1988. En esta vieja ciudad se cobijó Baker a finales de los años ochenta y en ella murió pocas semanas antes de que se estrenase el genial documental ‘Lets get lost’ de Bruce Weber, nominado al Oscar en 1988.

 

 

 

Fuentes y vínculos

http://lasherenciasolvidadas.wordpress.com/

http://blogs.cadenaser.com/sofa-sonoro/

Related Posts with Thumbnails

8 comentarios to Balada triste de trompeta…o de cómo vivir destruyéndose

  1. ¡ Albricias! Demos la bienvenida como se merece a nuestro recién llegado el Señor Kaplan, un gran fichaje, y felicitémosle por este formidable primer post bien traído e inspirado, sobre la vida y milagros de este excelente músico apodado la trompeta más triste y seductora de la historia. Nos alegramos de tenerle a bordo, señor Kaplan, y nos congratulamos de que comparta con todos los sobrinos su monumental sapiencia sobre mil y un asuntos. Bienvenido a bordo. Me alegro muchísimo de poder por fin comunicárselo a través de esta singular cajita mágica que tantas alegrías nos ha dado, y que a partir de hoy es también la suya.

  2. flegetanis on septiembre 25th, 2014
  3. Llego tarde al jazz, pero de la mano del sr. Kaplan incluso me aventuro a perderme en sus caminos. Si todo es tan bueno como esto que nos pone, ¡venga jazz!

  4. flegetanis on septiembre 25th, 2014
  5. Nuevo narrador de historias, nueva hoguera a la que arrimarse. Bienvenido, y bravo por este flash a los paraísos artificiales y al jazz.

  6. V. on septiembre 25th, 2014
  7. He de agradecer, como bien nacido que soy, a la generosidad de Flegetanis el encontrarme en este Viaje con la Tita. Espero que mis aportaciones, por pequeñas que estas sean, satisfagan sus expectativas sobre este nuevo sobrino.

  8. Sr.Kaplan on septiembre 25th, 2014
  9. Bienvenido Sr. Kaplan… a la tita le sigue saliendo sobrinos a pesar de su edad…

    Como Maese Flegetanis no soy muy dado a esto del jazz… espero que esto sea el comienzo de un nuevo camino… gracias.

    Espero que pronto podamos hablar de jazz o de otras cuitas en persona y con una copa de vino…

  10. Dr.Venturi on septiembre 26th, 2014
  11. Con o sin jazz de fondo, me apunto a esa copa de vino con la que brindar por este nuevo aporte al triunvirato de Viajes con mi tía. Conozco de un sitio ideal para celebrar la nueva incorporación de este nuevo tripulante, y de paso aprovechar para cumplir con nuestra ceremonia de inauguración de un nuevo aniversario en la red que, visto lo visto, promete. Sea.

  12. flegetanis on septiembre 26th, 2014
  13. Bienvenido, Sr Kaplan! Refrescante nuevo sobrino. Sus dos viajes al cine y al jazz me han cautivado. Deseando preparar de nuevo la maleta!

  14. Montag on octubre 4th, 2014
  15. Bienvenido, Sr. Kaplan, a nuestra humilde morada. Con ese nombre que se ha colocado las emociones están aseguradas, sí señor. Entre mis personajes favoritos.
    Bien es verdad que uno no es de “negros con los sudores”, como algún amigo define el jazz, pero no puedo menos que darle una oportunidad, visto lo visto.
    Es una gran alegría contar con su presencia en nuestra nueva navegación de cabotaje.
    Gracias y bienvenido.

  16. R. Daneel O. on octubre 4th, 2014

Deja un comentario

Buscar
 
 
“Incierto es el lugar en donde la muerte te espera; espérela, pues, en todo lugar.” , Séneca
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

septiembre 2014
L M X J V S D
« ago   oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
Intermission Demasiado azul PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo Navideño, níveo, ciclostático Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una épica del taparrabo, II Resurrección MAC Balcón pompeyano Break Níveo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, más ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II Sicalípticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una épica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMÓN El lápiz arqueológico Balada triste de trompeta...o de cómo vivir destruyéndose El hábito del arte Cuestión de poder