Archivo de octubre 18th, 2012

El camino del Silencio

 

Frantisek KUPKA, El Camino del Silencio. A?leo/lienzo, 1923

 

 

El autor de este misterioso Camino del Silencio, Frantisek Kupka, fue un incansable viajero y un destacable pintor, nacido en Bohemia 1871. Influenciado por diversas corrientes de carA?cter esotA?rico y mA?stico, llegarA?a a crear algunas de las imA?genes mA?s singulares y experimentales vistas en la Europa de su A?poca. Kupka se empaparA?a deA?mA?ltiples estilos y tA?cnicas duranteA?sus incansables periplos, al par que veA?a crecer su interA?s por el estudio de diversas formas filosA?ficas, desde el budismo a la teosofA?a, pasando por las tradiciones folckA?ricas de distintos pueblos.A?Con este bagaje, el trabajo primitivo de Kupka, figurativo y literal, fue convirtiA?ndose progresivamente en una pintura de carA?cter mA?s simbA?lico, primero, hasta despojarse casi completamente de toda referencia a lo real tangible, llegando a ser uno de los pioneros del arte abstracto. Algunas de esas imA?genes, como el A?dolo negro (abajo), que guarda cierta relaciA?n compositiva con el Camino Del Cielo, poseen una carga especial de tintes ominosos y aA?n siniestros, que en este caso presentan notables semejanzas con ciertos trabajos de Alfred Kubin, aunqueA?A?etos A?ltimos exentos de cualquier matiz mA?stico.

 

 

Frantisek KUPKA, el A?dolo negro.

 

El Camino del Silencio parece inspirado en un lugar real, la avenida deA?las esfinges de la entrada al Templo de Luxor y, en cierto modo, es deudora de la visiA?n hiperbA?lica de las ruinasA?de la pintura romA?ntica. Aunque en este cuadro,A?la presencia de unA?cielo nocturno, cuajado de estrellasA?(que parece figurar laA?VA?a LA?ctea,A? conectada —lo queA?es arriba es abajo, como gusta decir a los hermetistas–A?A? con la avenida deA? mayestA?ticasA?esfinges) y el contraste de las potentes estatuas conA?la figura brumosa y casi invisible otorgan un halo de misterio y gravedad a la escena que la convierten automA?ticamente en un sA?mbolo. Tras una paciente y relajadaA?contemplaciA?n, A?la imagen parece sugerir efectivamente,A?con pasmosa eficacia, A?la idea del silencio; imaginamos que este efecto serA? mucho mayor alA?ver la obra original. QuizA? sea A?ste uno de los primeros intentos de Kupka por traducir visualmente una sensaciA?n o condiciA?n espiritual mediante el uso de formas y colores, empresa en la que paulatinamente se verA? mA?s inmerso.

Kupka, influenciadoA? por las doctrinas de teA?sofos como Annie Besant o Leadbeater, especialmente, llegA? a convencerse de que el color por sA? mismo podrA?a provocar intensos sentimientos e inducir estados de A?nimo particulares, de modo similar a la mA?sica; su pintura se volverA?a mA?s vA?vida, experimental y abstracta conforme el artista investigaba en esta lA?nea. En este sentido, cabrA?a considerarle uno de los primeros padres de la abstracciA?n, en tanto en cuanto produjo las primeras obras en las que se prescindA?a de todo elemento figurativo. Su pasiA?n por la sinestesia y el potencial expresivo del color lo hicieron tambiA?n adepto y elemento clave de la corriente pictA?rica del Orfismo.A? Su trayectoria le llevarA?a hacia la abstracciA?n, legA?ndonosA? imA?genes realmente impactantes, de gran poderA?o visual, en la frontera con lo alucinante.

 

 

Una segunda versiA?n, mA?s abocetada,A?de El Camino del Silencio, de Frantisek Kupka. En la anterior, la presencia de la figura evoca el simbolismo de las SimplA?gades (5), o la idea del viaje post mortem delA?alma.

 

Kupka no sA?lo llegA? a pintar lo que creA?a observar durante sus “viajes astrales”, sino que tambiA?n creA? algunas de sus obras directamente influido por los trances mediA?mnicos que experimentaba durante las sesiones de espiritismo. Y, del mismoA? modo, tambiA?n aplicA? sus creencias teosA?ficas en muchas de sus obras. Como teA?sofo, Kupka habrA?a conocido las publicaciones de Besant y Leadbeater, particularmente aquellas relacionadas con los esotA?ricos ‘pensamientos creadores de forma’, y tal literatura ocultista apoyA? el interA?s de Kupka por ‘dimensiones mA?s elevadas’, y su creencia en una realidad vital, compleja, oculta bajo la superficie de realidad. (3)

 

En muchas ocasiones se ha destacadoA?A?A?la importancia del ocultismo y la teosofA?a, asA? como de otras corrientes de pensamiento en la gA?nesis de ciertas modas artA?sticas del siglo XIX y principios del XX, hasta las vanguardias y mA?s allA?, incluA?do el surrealismo con su cA?lebre “escritura automA?tica” de inspiraciA?n claramente bergsoniana y hasta espirita.A? La vinculaciA?n de Kupka con algunas de estas corrientes ha sido ampliamente estudiada en diversas obras (4), donde se examinan detalladamente las fuentes de su arte buscA?ndolas en el budismo, la teosofA?a, el ocultismo o incluso la ciencia. La firme creencia en la existencia de una realidad inmaterial, espiritual, permearA?a toda su producciA?n y su concepto del arte.

 

-Fuentes y vA?nculos-

(1) Frantisek KUPKA, pinturas en orden cronolA?gico en Wikipaintings

(2) http://visionfield.blogspot.com.es/2010/04/frantisek-kupka.html

(3) Terra de Somnis: Frantisek Kupka

(4) Kupka, la teosofA?a y el budismo

(5) Las SimplA?gades y el Bosforo, o el dilema eterno del huevo y la gallina, en RaA?ces.

Related Posts with Thumbnails
jueves, octubre 18th, 2012 GENERALIS 8 Comments
Buscar
 
 
“Para entender el corazn y la mente de una persona, no te fijes en lo que ha hecho no te fijes en lo que ha logrado sino en lo que aspira a hacer.” , Khalil Gibran
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

octubre 2012
L M X J V S D
« Sep   Nov »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo NavideA?o, nA?veo, ciclostA?tico Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una A?pica del taparrabo, II ResurrecciA?n MAC BalcA?n pompeyano Break NA?veo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, mA?s ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II SicalA?pticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una A?pica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMA?N El lA?piz arqueolA?gico Balada triste de trompeta...o de cA?mo vivir destruyA?ndose El hA?bito del arte CuestiA?n de poder Mundos remotA?simos A?Un postrecito?