El yeti de Bourganeuf

14 febrero
2012
escrito por Flegetanis

Imagen -- c -Scott Elliot White, The Very Hairy Dictionary

 

 

En 1997 , zoólogos aficionados y apasionados de la criptozoología de medio mundo acuden en masa a la población de Bourganeuf --Creuse (Francia) — donde dicen haber descubierto el cuerpo de un enigmático hombre salvaje. En  efecto, allí les espera un tal Alain Nault, que en una maniobra digna del mismísimo P.T. Barnum, ha instalado una tienda en la que exhibe lo que dice ser el cadáver congelado de un ejemplar del mítico abominable hombre de las nieves.    El cuerpo en cuestión pesa alrededor de doscientos kilos y su tamaño ronda los dos metros sesenta. Nadie parece tener idea de su procedencia exacta.   Así nos lo hace saber el doctor Bernard Heuvelmans  (1916 -2001)  padre de la criptozoología, en una nota al pie de una de sus obras  más eminentes — de lectura obligada para todos los adeptos de estas cuestiones y que felizmente acaba de ser reeditada ( v ) , donde además nos previene de la manifiesta falsedad de la historia en estos términos:

Un cadáver de un “hombre” congelado ha sido exhibido en la Feria Exposición de Bourganeuf.  Se trata de un gigante peludo de unos 2.60 metros, que habría sido hallado en 1967 en un glaciar tibetano y que pasaría a Europa a través de Alemania del Este. La historia es demasiado hermosa para ser cierta. Y así sabremos de inmediato que el cuerpo es obra de hábiles taxidermistas. Este asunto confirma, no obstante, la autenticidad del Homo Pongoides (4) — el  misterioso Hombre de Hielo de Minnesota, protagonista de uno de los más fascinantes episodios de la criptozología--   que no presentaba el mismo grado de sospechosa “perfección”. (3)

 

 

 

Hasta aquí los hechos constatados. Sabemos que el cuerpo del llamado yeti de Bourganeuf , en la actualidad en paradero desconocido, se mostraba en el interior de un congelador, un bloque o lecho de hielo, en circunstancias similares a las rodearon la presentación de su malogrado precedesor, el Hombre de Hielo de Minnesota. Circulan un puñado de fotografías del ejemplar ,  algunas de las cuales mostramos, y según se rumorea, un vídeo de dudosa calidad y más difícil localización . Al margen de la autenticidad de estas tomas, el escenario resulta muy familiar.  Una vez puesto en marcha el espectáculo, se formula la consabida cuestión sobre lo que pasaría si un especimen de estas características o similares  se mostrara finalmente, planteando un desafio a la ciencia moderna. Pasado el primer revuelo y desatados los rumores, el cuerpo desaparece puntualmente, junto con aquellos que propiciaron la revelación. A grandes rasgos, da la impresión de que asistimos, casi punto por punto, al curioso asunto del Gigante de Cardiff, un célebre “falso” cuyos artífices buscaban desatar profundas discusiones en torno a las teorías de la evolución.

Se dijo que incluso el fotógrafo del periódico local, a quien se preguntó por los negativos de las fotos publicadas, aseguró que aquéllos se habían perdido --convenientemente, según el clisé al que responde esta historia en todos sus puntos--; las pocas instantáneas que circulan aquí y allá por la red son las únicas que pudieron escanearse de imágenes publicadas en una revista francesa. Del resto, si alguna vez las hubo, nunca más se supo. 

Por si fuera poco embrollo,  también está la cuestión del vídeo clandestino de la criatura --que recuerda aquel famoso episodio de la “autopsia del supuesto alienígena de Roswell” — .  Apareció en internet en 2004 y en Estados Unidos fue visto más de cien mil veces. En la cinta se aprecia lo que parece ser el cadáver musculado y peludo de un animal a similar a un gorila, con la boca entreabierta, con expresión agonizante.  No se trata de un ser humano, ni de un simio --más bien parece un muñeco--.   Los títulos de crédito proclaman a bombo y platillo: ” El yeti de Bourganeuf: es real, pero nadie sabe de dónde viene”.

(Un tubo espantoso con las fotos del falso cadáver del yeti, amenizadas con los grandes éxitos de Caballo Loco -o  tal vez una versión reverse-speech diabólica de los Romeros de la Puebla--)

 

La historia del falso yeti de Bourganeuf repite, como un eco, el misterioso episodio que protagonizó Mr. David Hansen, en los sesenta, propietario del enigmático Hombre de Minnesota,  conservado en su ataúd de hielo, tal y como se mostraba al público hasta su desaparición y posterior sustitución por un muñeco.

 A pesar de que el asunto del Yeti de Bourganeuf rezuma falsedad por los cuatro costados, no faltan quienes aseguran que hay un trasfondo de verdad en toda la historia, y así afirman que el misterio arranca en 1967, en el Tibet --¿dónde si no?-- , donde unos sherpas descubren este singular vestigio en un glaciar, a casi cinco mil metros de altitud. Consiguen extraerlo de su tumba de hielo --en un momento que se nos antoja sacado de una escena de la fabulosa The Thing, el enigma de otro mundo-- y transportarlo a una región próxima a Khumbu donde unos monjes lo esconden en el fondo de un pozo en su monasterio, hasta que los soldados de la República de Mongolia lo descubren y se hacen con él.  La singular mercancía es llevada a China, donde se convierte en una atracción en un parque de Shangai antes de pasar a ser a las manos de una compañía alemana, que lo adquiere. En el 87, veinte años después del supuesto hallazgo, el cadáver del yeti es revendido a un particular llamado Alain Nault, a quien debemos esta versión un tanto rocambolesca del origen del cuerpo, y quien finalmente lo expone en la Feria de Bourganeuf en marzo de 1997, donde supone todo un éxito de taquilla.

/Arriba, reconstrucción del cadáver del Hombre de Hielo de Minnesota realizada por el doctor Ivan Sanderson a partir de un collage de  fotografías tomadas por Bernard Heuvelmans)

 

A la salida del espectáculo, el público debate enardecido sobre la verosimilitud de la historia.  Los insistentes rumores despiertan la curiosidad de los criptozoólogos, que terminan por acercarse a echar un vistazo de cerca al simio congelado. La revista belga  Cryptozoologia publica un artículo sobre el particular. Incluso un cirujano insiste en hacer un análisis de una muestra de tejidos del cadáver. Finalmente, gracias a las peripecias de un joven escultor entusiasmado con la imagen del Hombre de los Bosques, se descubre el pastel. El especimen de Bourganeuf resulta ser obra de un taller de taxidermistas de Paris, que vendieron al propietario de la Feria.

El yeti cuenta con una vertiente folclórica que nos lleva hasta el mito del Homo Sylvaticus u Hombre de los Bosques de la tradición occidental

 

El hombre simio,  uno de los temas recurrentes de las ferias y freak shows

 

Sin embargo, a pesar de los años y las evidencias en cotra, el escultor Jansens Casteels,  que descubrió  la patraña, sigue recibiendo correos de personas interesadas en el el yeti de Bourganeuf.  Estos y otros continuarán, a pesar de los embustes y las decepciones,   soñando con una nueva aparición, en algún remoto rincón del planeta,  de nuestro peludo y escurridizo eslabón perdido.

-Fuentes y vínculos-

(1) La historia del falso yeti congelado de la Feria de Bourganeuf, acá

(2) Más sobre el hombre peludo y su simbolismo, en Viajes con mi tía

(3) Heuvelmans, Bernard  y B. F, Porchnev, L´Homme de Neanderthal est toujours vivant, p. 216 n . (105)

(4) Así bautiza el doctor Heuvelmans al Hombre de Hielo de Minnesota, ejemplar que tuvo ocasión de estudiar de cerca  -antes de su misteriosa desaparición-- con la colaboración de otro eminente zoólogo y gran entusiasta de la criptozoología, el naturalista americano Ivan T. Sanderson.

(5  ) Elliot White, Scott, The Very Hairy Dictionary (El diccionario de los peludos) Una auténtica rareza “filatélica”, con más de trescientas imágenes, definitivo para determinar la naturaleza folckórica y universal del “Hombre de Los Bosques”.

(6  ) Critpzoología, enlaces. Atención al filón. Para los más fanáticos del género.

(7 ) Esta historia es un eco del apasionante enigma del Hombre de Hielo de Minesotta, que quizá algún día podemos tratar con más detalle. Entretanto, para los sobrinos más curiosos, véase, por ejemplo ésto

(8 ) El Freak Show del Homo Pongoides, en un excelente artículo sobre el Hombre de Hielo de Minnesota 

(10 ) Las fotos del yeti, más falsas que Judas , aquí

(11 ) Las imágenes que colgamos las hemos obtenido en este otro sitio

( 12) Yeti con  muy malos pelos, acá  

(13 )Dark Ride, el yeti de Bourganeuf (video), con batería metronómica 

( 14 ) Un muy curioso  y recomendable Diccionario de las criaturas peludas de todo el mundo -http://membres.multimania.fr/scottwhite/ . Las estampas, más de 300, aquí

(15) El yeti también se enamora; recuerden que el lado lúbrico del simio lo emparenta con su páredro, el fauno u hombre silvestre, del que procede. Vean, todo un clásico del cine primate, que diría el Abuelito.  Feliz día de los enamorados:  pongan un yeti en su vida.

Related Posts with Thumbnails

4 comentarios to El yeti de Bourganeuf

  1. Qué suerte tenemos, nunca están amputados ni con calvas. Pero qué mala suerte tenemos, siempre escapan a las malvadas garras de la comunidad científica.

    Menos mal que no me había tomado mi ayahuasca cuando he escuchado a los Romeros de la Puebla… Menudo viaje me hubieran dado.

  2. V. on febrero 17th, 2012
  3. Nunca nos habíamos preocupado mucho de este mito (?) del Hombre de los Bosques, del que las historias del Bigfoot, el Yeti y otros parecen ser alguna forma de eco; pero al margen de los embustes y chismes en torno a todas estas leyendas creemos que hay cuestiones en las que merece la pena deternerse. Y reculta muy curioso que en nuestra sociedad, tecnológica y urbanita, este asunto del Hombre de los Bosques continúe persistente y bien vivo en muchos lugares del mundo.
    Los monstruos, serpientes de mar y daimones siempre reclamarán su espacio, aun en la mente del hombre moderno, aparentemente tan alejado de todo lo visionario.
    (La ayahuasca no podía faltar en una página sobre “viajes”; ya intentaremos traer algo sobre esto alguna vez)
    Saludos.

  4. Flegetanis on febrero 18th, 2012
  5. Fawcett buscó al Hombre mono en las selvas de Bolivia; al parecer se trataba del jucumari, un oso andino.
    También en la Biblia se habla de los iyim, los peludos. Se le aparecieron a San Antonio. Son muy rijosos: la palabra sátiro no tiene etimología conocida, quizá viene del semita sair. Son silenos o kilenos traco frigios, de kel, kelon, asno, onocentauros como el que se ve en la Catedral de Cremona o en San Colombano de Bobbio.

  6. hernan on marzo 5th, 2012
  7. Jugosos e interesantes sus comentarios, D.Hernán, que nos brindan la ocasión de retomar este asunto del “hombre de los bosques” que últimamente nos trae entusiasmados. Muchas gracias por sus valiosos indicios, que sin duda darán pie a más de uno a continuar su particular queste.

  8. Flegetanis on marzo 5th, 2012

Deja un comentario

Buscar
 
 
“"No hay nada - bajo el sol"” , Atribuído a un primo de Eclesiastés
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

febrero 2012
L M X J V S D
« ene   mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
Intermission Demasiado azul PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo Navideño, níveo, ciclostático Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una épica del taparrabo, II Resurrección MAC Balcón pompeyano Break Níveo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, más ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II Sicalípticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una épica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMÓN El lápiz arqueológico Balada triste de trompeta...o de cómo vivir destruyéndose El hábito del arte Cuestión de poder