Archivo de diciembre, 2011

Luigi Benedicenti

Luigi BENEDICENTI,  Mondrian e le buggie

Realismo extremo lo llaman algunos por acuñar un término que defina el trabajo de Luigi Benedicenti. En realidad su obra entronca con una tradición prácticamente ininterrumpida y  arraigada profundamente en la práctica de la naturaleza muerta que cristalizaría en la Europa del siglo XVI, representada por grandes maestros como Bosschaert o Brueghel el Viejo, cuyas pinturas veristas  y de gran realismo fueron a menudo usadas con propósitos científicos y descriptivos. Un naturalismo inusitado que alcanzaría su cima en el siglo XVII en las escuelas romana y napolitana, con artistas como Pietro Paolo Bonzi, Giovanni B. Ruoppolo o Giuseppe Recco, especialistas en bodegones de gran lirismo, plenos de brillantes oropeles y joyas ostentosas, peces plateados, crustáceos y conchas marinas de formas inusuales y exóticas.  La obra de Benedicenti tiene, al margen de sus bien fundamentadas raíces clásicas, una vigorosa e independiente personalidad que va más allá del prisma de sus magníficos precursores.   

 

Luigi BENEDICENTI, Panetone

 

 

Luigi BENEDICENTI, un dolce bacio

 

 

 

-Fuentes y vínculos-

Más pinturas de Lucio BENEDICENTI, aquí y en este otro sitio


Lunes, diciembre 19th, 2011 LAS UVAS DE ZEUXIS 5 comentarios

Macabra y pétrea

 

Danza Macabra. Imagen Totentanz online. de

 

En la etapa más tardía del medievo la imagen de la Muerte se hace coincidir con la del cadáver,  como queda patente por ejemplo en el desarrollo de un tipo particular de escultura funeraria llamada Transi (  )  que presentaba la desintegración del cuerpo humano en todo su realismo y crudeza. En esa época de plaga y pestilencia, el esqueleto resulta  curiosamente “vivificado” en la práctica artística en todas sus facetas, ya sea representando a los difuntos en la “danza de los muertos”  ya sea a la propia Parca en el momento fatídico de llevarse consigo a los vivos, instante que figuran propiamente las Danzas Macabras,  alegorías de las que podemos encontrar variadísimas fórmulas iconográficas en bien diversos ámbitos y lugares, como en los grabados del siglo XV de Huy Marchant, quien se podría decir es uno de los “padres” del genero, Konrad Witz, Hans Holbein y en infinidad de frescos que pululan las capillas y cementerios más antiguos de Francia, Suiza y Alemania.  Siendo la más famosa la obra -tristemente destruida- que se encontraba en laIglesia de los Santos Inocentes de París-.”  (2)  

También se hicieron en su momento réplicas talladas o esculpidas de las escenas contempladas en la Danza Macabra, como estos magníficos ejemplares que hemos encontrado aquí, donde podrán ver la serie completa acompañada de los versos y leyendas originales.  

 

 Esculturillas de terracota policromada con diversas escenas de la Danza de la muerte. Copiright © Storchenturm-museum.de

 

-Fuentes y vínculos-

(1) La mejor  página –posiblemente– sobre el tema de la Danza Macabra en la red: Totentanz online. de

(2) Fragmentos de texto extraídos de Danza Macabra /Anfrix

(3) La serie completa de esculturillas de la Danza Macabra, en Basler Totentanz Figurenverzeichnis

(4) Para un estudio sesudo y bien traído de la Danza de la muerte (en español) véase Ana Luisa Haindl U.

Domingo, diciembre 18th, 2011 ICONOGRAPHIA CURIOSA, MEMENTO MORI No hay comentarios

Ataúdes viajeros

Antoine WIERZ, el entierro prematuro, 1854

 

Un asombroso óleo de Antoine Wierz de 1854 ilustra una de las fantasías más recurrentes de la literatura gótica: el entierro prematuro –que no es otra cosa sino una expresión tortuosa y magnificada del temor ancestral a la muerte y la desintegración– , un asunto desagradabilísimo  que clásicos del horror como Edgar Allan Poe abordaron en repetidas ocasiones con absoluta maestría –“The fall of the House of Usher”, “The premature burial” — .  El propio Poe afirmaba en el prólogo de su Entierro prematuro  que “hay ciertos temas de interés absorbente, pero demasiado horribles para ser objeto de una obra de mera ficción “.  La historia que les señalamos, sobre un misterioso ataúd viajero y su no menos extraño periplo por la geografía española, la cual se supone  inspirada en acontecimientos reales y constatables, hará probablemente las delicias de los aficionados a la literatura gótica y merecería un lugar de honor en el género de no ser porque sobre ella pesan las sospechas de ser enteramente falsa, incógnita que podrán despejar si indagan  en sus nebulosos orígenes, según se explicita en alguno de los artículos que recomendamos en nuestros enlaces. (2).  

  El relato del ataúd de Borox,  elevado actualmente  a la dudosa categoría de leyenda urbana, es conocido a través de un librito sobre vampirismo y magia póstuma escrito por Miguel Ángel Aracil, quien lo obtuvo a su vez de un confidente  cuya identidad no se revela en la obra,  y en pocas líneas establece que “un ataúd llegado al puerto de Cartagena, a mediados del siglo XIX, que fue almacenado allí durante algún tiempo, hasta que fue reclamado por un particular de La Coruña. El ataúd fue inmediatamente trasladado por carretera haciendo escalas en varias localidades. A los pocos días, y coincidiendo con el itinerario del ataúd, se producen varios casos de vampirismo (…)”  (1) El itinerario del siniestro viaje fue el que sigue, según explicita el señor Aracil: “Alhama de Murcia, Almería, Toledo, Borox, Santillana del Mar, Comillas y La Coruña, son los pueblos por donde pasó la carroza y su ataúd, y donde se produjeron las muertes ” (…)

 

 Mapa del supuesto viaje del ataúd maldito de Borox . Via

 

 Finalmente, contínua el escritor, “al no encontrarse en la Coruña al demandante, el ataúd fue devuelto a Cartagena al poco tiempo, donde se hace cargo de él un aristócrata servio que residía en una posada de la Calle Mayor de Alhama de Murcia. Al mencionado aristócrata nadie consigue verlo de día, haciendo sus apariciones únicamente cuando cae la noche. Por lo que parece, el noble carecía de buenos medios económicos pues de lo contrario no residiría en una simple posada de tan poca fastuosidad. El noble, desapareció de la vida pública tan misteriosamente como había aparecido y el ataúd fue enterrado en el cementerio de Cartagena, poco tiempo después.” (ibid)

 

“Otro” clásico de féretros aficionados al viaje (Nosferatu, de Murnau)

 

Hasta aquí, en pocos trazos, la historia del ataúd viajero, que muchos dan por cierta. Presenta no obstante algunos elementos que recuerdan poderosamente un pasaje del Drácula de Bram Stocker,  lo cual ha sugerido a algunos perspicaces investigadores — Jordi Ardanuy, Martí Flò y Valentí Ferran (2005) (2)– que tras el aparente verismo del relato no hay sino una pura invención literaria, la del genio de un escritor patrio,  Alfonso Sastre y sus Noches Lúgubres, donde al parecer se halla el germen de esta singular aventura.  Los detalles de estas pesquisas sobre la auténtica naturaleza de la leyenda de Borox podrán encontrarlos en este interesante artículo cuya lectura sugerimos a los más curiosos.

 

 

¿Hace un viajecito? …

 

 

-Fuentes y vínculos-

(1)Textos de  El ataúd de Borox, en mitos y leyendas

(2) Explicados los orígenes de la misteriosa leyenda del viaje del ataúd de Borox, en este estupendo -y bien profuso-  artículo, El caso del vampiro de Borox y la historia del ataúd maldito

(3) El Entierro prematuro, la Bella Rosina y otros asuntos de gusto gótico en la pintura de Antoine Wierz

(4) El caso del ataúd maldito de Borox  

(4) The Journey of the Damned Coffin  (http://blooferland.com/drc/images/05Ardanuy.rtf)

 

Omfalos, betilos y otras yerbas

 

Kaaba demotivational poster

 

Magnetita o piedra imán

 

Circunvalación ritual en la Kaaba

 

2001, el monolito(via)

 

-Fuentes, vínculos –

(1) ” (…) Cuando  se habla del «culto de las piedras», que fue común a tantos pueblos antiguos, hay que comprender que este culto no se dirigía a las piedras, sino a la divinidad de la que ellas eran la residencia.La piedra que representaba al Omfalos podía tener la forma de un pilar, como la piedra de Jacob; es muy probable que entre los pueblos celtas, algunos menhires tuvieran este significado (…) Omfalos y betilos, en un espléndido artículo de René Guénon, contenido en su obra El Rey del Mundo

(2) El magnetismo de la Kaaba, un artículo para despejar las dudas planteadas por esta paraoia silente, en Inside Planet Earth

(3) Hasta ahora los científicos occidentales, según parece, no han tenido acceso al interior de la Kaaba. Se supone que dentro del cubo de tela hay una piedra –negra– de origen meteórico. Usualmente, los meteoritos se componen de una mezcla de basalto (rocas ígneas) o, especialmente, magnetita.

(4) Más sobre piedras negras, piedras de fundación y misterios de síbaris próximamente.

 

Cuadrúpedos de leyenda

 

 

Un dragón de los muchos ejemplares que campan a sus anchas por el libro de Edward Topsell, Historia de los Cuadrúpedos y Serpientes  (1658)

 

 Bestias y criaturas  de apariencia imposible y  milagrosas habilidades, custodios de secretos o griales,  son un asunto inexcusable de los más clásicos y recomendables relatos de viajes y aventuras,  así como fauna común de la cartografía antigua, cuando los mapas aún propiciaban el vuelo prodigioso de la imaginación.  El volumen The  History of Four-Footed Beasts and Serpents (1658) de Edward Topsell  está literalmente plagado de estas asombrosas criaturas. Describía mamíferos y reptiles, reales y fabulosos, conviviendo alegremente gracias a la magia de la xilografía.  Su autor publicaría originalmente una Historia Ilustrada de los Cuadrúpedos (Illustrated Historie of Foure-footed Beastes, Describing the True and Lively Figure of Every Beast ) en 1607; un año más tarde le seguiría su Historia de las Sierpes ( The Historie of Serpents; Or the Second Booke of Living Creatures)  Posteriormente, de modo póstumo, en 1658, veinte años tras su deceso, los tratados zoológicos de  Topsell fueron reimpresos juntos como parte de una obra en tres volúmenes llamado definitivamente  Historia de las Bestias cuadrúpedas y las serpientes.  

 Con 111 (*)  páginas consagradas a diversos especímenes zoológicos, la obra de Topsell recogía por enésima vez descripciones más o menos ajustadas sobre animales reales así como leyendas y fábulas de animales míticos o imaginarios. Como no era un auténtico naturalista, el autor apoyaba sus comentarios y observaciones en reputadas publicaciones de autoridades clásicas, especialmente el Historiae animalium del erudito suizo Conrad Gessner. La Historia de los Cuadrúpedos de Topsell se basaba sobre todo en este clásico de Gesner, un colosal estudio en latín en cinco volúmenes, publicado en Zurich en 1550. A pesar de inspirarse largamente en el trabajo sesudo de  expertos naturalistas del pasado, Topsell continúo haciéndose eco de leyendas y rumores antiquísimos, atribuyendo cualidades y atributos bizarros e imposibles a criaturas reales.

La fabulosa y sonriente manticora, según el libro de Edward Topsell (1658) Historia de los Cuadrúpedos y Serpientes

 

 

Una lamia, según las descripciones de Topsell

Arriba, tres láminas de la obra de Edward Topsell, donde conviven criaturas fabulosas y mitológicas con animales reales

 

 

-Fuentes y vínculos-

(1) Para una excelente muestra de las imágenes de las bestias -fabulosas, exóticas o reales, del libro de Edward Topsell, véase el sitio de la University of Houston Digital Libraries ; el menú desplegado aquí(2) Un artículo en wikipedia sobre el ingenuo naturalista que nos hizo soñar –aún– con la existencia de criaturas legendarias de configuración imposible

(3) Muchas de  las imágenes del fantástico libro de Topsell en  Marinni Live Journal

(4) Las Bestias fantásticas del libro de Topsell, aquí.

(*) 111, cifra que sincromística, curiosa y caprichosamente hemos asociado en ocasiones  al dragón, la bestia apocalíptica , el 666 y el mosntruo devorador de almas, Ammit, de la escena psicostasia egipcia.

Related Posts with Thumbnails
Domingo, diciembre 11th, 2011 EL FISIÓLOGO, ICONOGRAPHIA CURIOSA No hay comentarios
Buscar
 
 
“El capitán no necesita descansar para continuar la travesía”
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

diciembre 2011
L M X J V S D
« nov   ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
Intermission Demasiado azul PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo Navideño, níveo, ciclostático Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una épica del taparrabo, II Resurrección MAC Balcón pompeyano Break Níveo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, más ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II Sicalípticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una épica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMÓN El lápiz arqueológico Balada triste de trompeta...o de cómo vivir destruyéndose El hábito del arte Cuestión de poder