Archivo de noviembre 11th, 2011

Un destino

  

Un destino: Rarotonga. Pero observen: et in arcadia ego; los cocoteros forman claramente el jeroglífico fatídico: 11. ¿Osará la paranoia perseguirnos en el paraíso, tan lejos del mundo conocido?

RAROTONGA es el nombre de una de las quince islas que forman el archipiélgao de las Islas Cook, un paraíso --según nos cuentan los que hasta allá han viajado--  constituido por una pléyade  de pequeñas estrellas flotantes con nombres exóticos e impronunciables, como Aitutaki o Mangaia.   RAROTONGA es la mayor de estas islas y tiene casi 15 mil habitantes, entre los cuales desearíamos contarnos, pues en aquellos parajes  hay hartos atractivos turísticos y un sinfín de ocasiones para disfrutar del sagrado -o no tanto-  tiempo de ocio. En definitiva, un Valhala, lujoso y caro, lleno de bellas huríes (orondas y de batas floreadas),  cocoteros y alguna que otra iguana que toma el sol, displicente y ajena a los problemas del mundo (que son muchos).   El poblado principal se llama Avarua, capital del archipiélago Cook (un dato muy relevante  por cortesía de Wikipedia). También hay cerveza en Rarotonga.

(Dicen las fuentes que consultamos, muy poco de fiar por cierto, que en fecha tan señalada como la de hoy convendría pedir un deseo (otros hablan de Anticristos, terrores atávicos, cometas, demonios encendidos, vórtices cósmicos o infusorios) ; ¿dónde querríamos estar en 11 11 11?) Nosotros nos pedimos Rarotonga.

 

 

(No podían faltar tampoco, en fecha tan satánica y  señalada, los sinvergüenzas  de un solo ojo, como el incombustible y cataplasma de Mike Rivers, vendiendo la moto del 11-11-11)

 

Por si fuera poco atractivo, Rarotonga era también el nombre de un personaje de cómic (malísimo, todo hay que decirlo): ” la sacerdotisa de una isla situada en alguna parte del océano… Poseedora de un gran atractivo sexual, debi ausar sus favores para defender a su pueblo, pero tambien disfrutaba manipulando las viudas de los blancos incautos que se enamoraban de ella. La historia fue escrita por Guillermo de la Parra, esposo de Yolanda Vargas Dulché. Tuvo dos partes, con unos 100 capítulos cada una.” (1)

 Rarotonga, su majestad negra. Hágala suya (cada martes, todo con comedimiento y orden, por favor)

 Rarorotonga fue creada por el señor. Guillermo de la Parra Loya, viudo de Doña Yolanda Vargas Dulché, cuando estaban de vacaciones en un crucero por las islas del sur, y en ese viaje conocieron a una mujer bellísima que les inspiró al punto el personaje.

 
 
Tongolele, 1949, para hacer el cuerpo a los ritmos de Rarotonga y las islas Cook
 
 
 
 
 
Un vídeo con una música insufrible que narra -por así decir- las excelencias (por así decir también) de las islas Cook
 
 
Un último tutubo con musiquilla más insufrible aún, que nos presenta Bora Bora como el lugar ideal para renovar los sagrados votos del matrimonio (quizá por que está muy lejos)
 
 
 
 
 
 
(1) Tomado de un fragmento del foro ¿Alguien sabe algo de Rarotonga?…
(2) Más cosas de Rarotonga en este foro de aquí (entren sin llamar, por la puerta trasera)
(3) Pida un deseo en la fecha “mágica” del 111 111; más detalles en el blog de Ana Vázquez
 
 
Related Posts with Thumbnails
Viernes, noviembre 11th, 2011 LA X MARCA EL LUGAR, TERRA INCOGNITA 4 comentarios
Buscar
 
 
“Si quieres viajar hacia las estrellas, no busques compañía” , Heinrich Heine
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

noviembre 2011
L M X J V S D
« oct   dic »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
Intermission Demasiado azul PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo Navideño, níveo, ciclostático Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una épica del taparrabo, II Resurrección MAC Balcón pompeyano Break Níveo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, más ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II Sicalípticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una épica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMÓN El lápiz arqueológico Balada triste de trompeta...o de cómo vivir destruyéndose El hábito del arte Cuestión de poder