Archivo de abril 6th, 2011

Las puertas del Cante.

·

En nuestra pasada entrada “Las Llaves del Cante” ya dejamos claro que la concesión de este galardón no está exenta de polémica, pues hay quien piensa que no están todos los que son ni son todos los que están. El consiguiente paso ha sido pedir oportuno asesoramiento a nuestras fuentes, sapientísimas (1), en la materia. De modo que, a continuación, con todos ustedes, los que son y deben estar. Entendemos que esto es una opción personal, y por tanto discutible, de modo que volvemos a caer en lo que queremos evitar. Sin embargo, este tipo de contradicciones cíclicas y casi “escherianas” no pueden ser más de nuestro agrado.

Cuatro cantaores ha habido, según parece, sin su justo y necesario reconocimiento en forma de llave. Para desfacer este entuerto les abrimos, para todos ustedes, las puertas del Cante (2).

·

·

Antonio Chacón García, “Don Antonio Chacón“.

·

Jerez de la Frontera (Cádiz), 1869 – Madrid, 1929. Cantaor. Uno de los más grandes cantaores de todos los tiempos.

Era niño cuando comenzó a juntarse con el guitarrista Javier Molina y un hermano de éste, bailaor, y hacia 1884 los tres juntos se lanzaron por los caminos de Andalucía para ganarse la vida en el flamenco. Pasaron peripecias y penalidades pero Chacón solía decir, siendo ya famoso, que nunca había sido tan feliz como entonces.

Fue Silverio Franconetti quien primero le contrató para su café sevillano y según Fernando el de Triana también el primer cantaor que allí ganó veinte pesetas. Todos los notabilísimos artistas de la época de Chacón prescindieron de sus derechos de antigüedad y acordaron cantar por delante del fenómeno; así serían escuchados e indiscutiblemente aplaudidos, pues al terminar Chacón la primera sesión quedaba el salón completamente desalquilado de personal hasta que de nuevo comenzaba el público a concurrir para la sesión de madrugada. Chacón recibió pronto el tratamiento de “Don”, con que fue distinguido por la admiración que despertó en vida.

Chacón dejó su impronta en casi todos los estilos que abordó, y culminó en los llamados cantes libres, en los que halló el mejor terreno para sus personales condiciones de voz y capacidad creativa. La cartagenera, las malagueñas y la granaína y media granaína fueron géneros en los que su genio brilló de manera excepcional. Su discografía es al respecto muy interesante. Fue el primer cantaor payo que dio a conocer la escuela del cante flamenco, con su técnica creativa y su voz rica en matices, y a partir de entonces fueron apareciendo muchísimos cantaores que siguieron su técnica, creándose distintas formas y distintos matices y así fue como se enriqueció el cante flamenco, reconociéndolo como uno de los más grandes maestros.

Cuenta la historia que su cadáver fue metido en un lujoso ataúd negro, con herrajes de plata, y llevado en una carroza tirada por seis caballos. El cortejo fue presidido por el Duque de Medinaceli y se detuvo en la puerta del Teatro Pavón, donde muchos amigos y compañeros cantaron en su memoria, siendo enterrado seguidamente en el cementerio de la Almudena de Madrid: fue el entierro, de toda nuestra historia del cante flamenco, digno de un Rey.

 

El cante llora una pena
desde que Dios lo llevó,
por eso quiero recordar
algo de la gran solera
de esta perfecta escuela
que dejó este gran maestro
llamado D. Antonio Chacón.”

·

·

Al jerezano nos lo han destacado por malagueñas; aquí están:

·

·

 

·

(Aquí un regalito para “povedistas”).

·

·

·

Manuel Soto Loreto, “Manuel Torre” (por su gran estatura).

·

Jerez de la Frontera (Cádiz), 1878 – Sevilla, 1933. Cantaor. Figura gigantesca del cante, a quien Fernando de Triana llamó “cantador de leyenda”. Gitano analfabeto -el hombre “con mayor cultura en la sangre” para García Lorca- pero en posesión de una singular sabiduría para todo lo relacionado con su arte.

En la casa en que vivía ocurre, cada noche, algo sorprendente, y es que las vecinas esperan hasta altas horas porque cuando Manuel llega, ‘a las tantas’, les susurra la nana a sus niños. Fue, probablemente, el cantaor con más duende de la historia y también el más sometido a la tiranía de esa misteriosa fuerza inspiradora de lo jondo (…) y yo le decía a mi padre: ‘papá, ¿pero Manuel canta mejor que Tomás el Nitri?’ Porque a mi padre no se le podía discutir Tomás el Nitri. ‘Es otra cosa diferente -decía-. Tomás el Nitri es el mejor cantaor que yo he oído, pero no me ha levantao del asiento como Manolo’.

Manuel Torre fue un cantaor largo, que hizo casi todos los estilos y en todos -en unos más y en otros menos- dejó la firma de su personal genialidad. Pero en algunos fue verdaderamente único. La saeta, que elevó a una excepcional categoría, dotándola de un dramatismo y un sentimiento que lastimaban. Portentoso siguiriyero, de una personalidad que marcó decisivamente todas las formas que recreó.


La Soleá y la Seguiriya
de luto las dos están
a la muerte de Manuel Torre
que puso estos dos estilos
en un gran pedestal.
Jerez de la Frontera fue su cuna
y llorando también está
porque murió su gitano
que mejor cantaba por Soleá.
La Seguiriya le llama a voces,
dónde está Manuel Torre
que ya no, no me quiere cantar,
por eso yo quiero, en la memoria
de este gran cantaor,
siempre poder recordar
todos los cantes
desde el más chico
hasta el más grande.”

·

(Manuel Torre entrega la Llave del Cante a Manuel Vallejo).

·

·

(Manuel Torre por soleá y debajo por siguiriyas).

·

·

·

·

·

Pastora María Pavón Cruz, “La niña de los peines“.

·

Sevilla, 1890 – 1969. Cantaora. La voz de mujer más importante que hasta ahora ha dado el flamenco.

Fue en el Café de la Marina madrileño, en la calle Jardines, siendo todavía muy joven, cuando comenzó a ser conocida como “la Niña de los Peines”, al popularizar por tangos una copla que decía: “Péinate tú con mis peines; / mis peines son de canela…” Su ascensión fue fulgurante. Lo cantó todo, y casi todo a la perfección. García Lorca estaba fascinado con ella y la tomó como paradigma de la cantaora enduendada.

Insuperable en los tangos, por cantidad y por calidad, a los que dotaba de una extraordinaria jondura; todo el cante de Pastora fue esencialmente jondo. Las siguiriyas siempre se las pedía el público, en un tiempo en que las mujeres no frecuentaban ese cante. La petenera fue otra de las cumbres del cante de esta mujer, cuya forma de encarar el género es la que prevalece hasta hoy mismo. La soleá de Mercé la Serneta, a quien había tratado en su juventud y con quien se sentía muy identificada. La saeta, de la que fue intérprete genial cuando cantaban en Sevilla los más grandes del género. Suprema en las bulerías. E incluso se atrevió a alguna incursión en el campo creativo, como fue el caso de la bambera.

En 1996 la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía declaró su voz Bien de Interés Cultural.

 

Todos los cantes, Solea, Seguiriyas,
Tientos, Martinetes, Tangos y Peteneras,
se lamentan diciendo, falta la reina del cante
que fue nuestra Pastora, creadora de cantes
como la Bamberas y Lorqueñas,
queda en la historia del flamenco
como la más grande emperaora,
como recuerdo a esta gran cantaora
se le pone un monumento en su Alameda.”

·

·

·

·

·

Manuel Ortega Juárez, “Manolo Caracol“.

·

Manuel Ortega Juárez. Sevilla, 1909 – Madrid, 1973. Cantaor. Último genio de una fabulosa dinastía gitana que dio al flamenco y a los toros nombres de leyenda.

Manolito Ortega triunfó niño, en el Concurso de Cante Jondo de Granada de 1922, en el que don Antonio Chacón junto con Manuel Torre y la Niña de los Peines fueron presidentes del jurado. Desde entonces comenzó a llamarse el Niño de Caracol. Lo contrataron de inmediato para algunos espectáculos, pero aquella primera etapa la vivió dedicado casi en exclusiva a las fiestas privadas, que podían durar más de un día. Durante la guerra civil española las fiestas casi desaparecieron y Caracol se dedicó fundamentalmente al teatro como medio de supervivencia. De ahí surgió la estampa escenificada, obra de su genio heterodoxo, y que él llevaría junto a Lola Flores a su más alta expresión, a partir de 1943, cuando los dos excepcionales artistas se encontraron y comenzaron a trabajar juntos.

En casi todos los géneros que abordó puso algo personal y único, que provocaba arrebatadoras pasiones entre seguidores y detractores. Hacía hincapié en el carácter propio y personal de su cante. Tuvo fama de heterodoxo, porque hacía cosas que los puristas no le perdonaban -cantar con piano, por ejemplo, o con orquesta, que ahora tanto se hace-, pero él defendía apasionadamente sus propios criterios y jamás se apeaba de ellos:

Yo intento hacer los cantes a media voz, que es como duelen. Esa es la hondura. Porque el cante no es ni de gritos ni pa sordos. El cante hay que hacerlo caricia honda, pellizco chico. El que se pone a dar voces, ese no sirve…”.

Destacó en las bulerías, martinetes, siguiriyas y soleares. Creó un tipo de fandango, al que llamó “caracolero”. Destacó por la interpretación de la zambra.

Falleció en accidente de automóvil, el 24 de febrero de 1973. Su entierro constituyó una gran manifestación de duelo, con asistencia de autoridades, artistas y aficionados tanto de Madrid como de diversos lugares de España. Este mismo año fueron dedicados a su memoria los festivales flamencos de distintas ciudades andaluzas, entre ellos los de Utrera y Granada y los Cursos Internacionales de la Cátedra de Flamencología de Jerez de la Frontera y su Fiesta de la Bulería.

 

Las campanas de Sevilla
y de toda España entera
replicando a gloria estuvieron
a la muerte de su mejor cantaor
llamado Manuel Ortega,
como para toda la afición
artísticamente Manolo Caracol,
para orgullo del mundo entero
queda en la historia del flamenco
como el mejor de los artistas,
admirado con mucha devoción
por su arte de entrega y pasión
siempre estará en el recuerdo
para todo el buen aficionao.”

·

·

·

·

-Notas, fuentes y vínculos-.

·

(1) De nuevo nuestro agradecimiento a ese pozo sin fondo que es del dr. Rano.
(2) Como otro grande entre los grandes se encuentra también Antonio Mairena que, eso sí, tuvo su propia Llave.
(3) Flamenco World.
(4) Deflamenco.
(5) El arte de vivir el flamenco.

·

·

 

Related Posts with Thumbnails
Miércoles, abril 6th, 2011 MÚSICA RATONERA, TRANTOR 5 comentarios
Buscar
 
 
“La gente no se bebe los cubatas de las personas” , Santa Rita de Casia
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

abril 2011
L M X J V S D
« mar   may »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
1 Key Pieces of Multiple Sclerosis Treatment Finding Medical Marijuana Card California on the Web Intermission Demasiado azul PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo Navideño, níveo, ciclostático Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una épica del taparrabo, II Resurrección MAC Balcón pompeyano Break Níveo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, más ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II Sicalípticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una épica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMÓN El lápiz arqueológico