Archivo de marzo 17th, 2011

La calavera tA?ntrica

A?

(Georges De la Tour, Magdalena penitente, 1625-1650) via

A?

Vaso de enigmas, otro tiempo lleno
de orA?culos, mi mano desfallece:
no puedo alzarte en ademA?n sereno.

(Fragmento de MeditaciA?n sobre el crA?neo de Schiller, de J.W.Goethe)

A?

PareceA?evidente queA?el culto del crA?neo ha sido, hastaA?cierto punto,A?A?una prA?ctica extendida en todo el mundo en A?pocas pretA?ritas. JuanA?Eduardo CirlotA?seA?alaba en suA?Diccionario de sA?mbolos los paralelismos formales y simbA?licos entre el cuencoA?de calavera tA?ntrico, o kapala,A?A?y elA? Santo Grial, lo cual merecerA?a un atentoA?A?estudio, que quizA? abordemos en un momento mA?s oportuno.A?A?De cualquier modo, de nuestras A?ltimas reflexiones sobre la Medusa y el extraA?o culto de las cabezas cortadas al motivo de la calavera tA?ntrica habA?a solo un paso. En nuestra bA?squeda sobre este asunto, que dura ya algA?n tiempo, como saben nuestros mejores comentaristas,A?hemos encontrado estos ejemplares de kapala en BizzarroA?Bazar, acompaA?ados de una breve pero jugosaA?descripciA?n de laA?que tomamos prestados algunos fragmentos, sugiriA?ndoles la lectura completa delA?artA?culo original a quienes de entre ustedes manifiesten curiosidad por el simbolismo de estas maravillosas piezas que ocupan un lugar privilegiado en nuestro particular wunderkammer.

A?

A?(Pareja de esqueletos danzantes en un kapala tibetano)

Los kapala –A?del sA?nscrito “crA?neo” — son copas rituales caracterA?sticas del tantrismo, de origen hindA? o budista, utilizadas para diversos rituales sagrados, esculpidas generalmente en una calavera humana. (…) TA?picas del tantrismo tibetano,A?de carA?cter especA?ficamente mA?gico y chamA?nico, estas copas presentan grabados con figuras religiosas, especialmenteA? de la diosa Kali, o Shiva –el destructor y creador– principio y fin de todas las cosas, asA? como figuraciones de Ganesha, y a menudo se ornamentan con diversos metales y priedas preciosas.A? Su funciA?n es primordialmente votiva, teniendo mA?ltiples usos rituales; se suelen emplear en los monasterios tibetanos como recipiente para las libaciones de los dioses -panes o dulces en forma de ojos, lenguas u orejas–, como objetos de meditaciA?n (una tradiciA?nA?de la cual tambiA?n encontramos ejemplos, con matices diversos, entre los ascetas y eremitas cristianos, como San JerA?nimo o la Magdalena penitente, eA?incluso en la calavera que suele aparecer entre los artefactos de la cA?mara de reflexiA?n masA?nica), o para iniciaciones esotA?ricas que conllevan el consumo de sangre o vino contenidos en el kapala.A? (1)

A?

(…) La ancestral tradiciA?n de los kapalas se considera como un vestigio de un antiguo ritual de sacrificios humanos (en este sentido se podrA?a establecer algA?n paralelismo con el culto de la cabeza cortada atribuA?do,entre otros, con razA?n o si ella, a los antiguos celtas); lo que queda actualemente de esta antigua costumbre es una extravagante, macabra y alucinante forma de arte y de escultura, una suerte de memento mori ritualizado, que da a este objeto peculiar un aura de misterio que remite a la dimensiA?n mA?s autA?ntica y profunda de lo sagrado. (2)

A?

A?

(No hay nada que mA?s despierte, que dormir sobre la muerte.)

A?

(La versiA?n mA?s genuina y minimalista del cuenco de calavera tA?ntrico, que algunos relacionan con el Graal)

A?

(Supuesto crA?neo de Saint Dagobert, nuestra versiA?n europea y griA?lica del cuenco de calavera tA?ntrico)

A?

(El kapala,A?pariente del Graal, el caldero de resurrecciA?n cA?ltico y la olla de las Brujas. via)

Como dice acertadamente Pablo Cuartas en su blog El Clima interior sobre la tradiciA?n occidental de la vanitas: “Vale la pena volver sobre este tema de la vanidad como sumisiA?n a la muerte tan caro a los artistas, los poetas, a Montaignea?? Que no por la saturaciA?n mediA?tica de muertos perdamos la sensibilidad ante la muerte. Que la conciencia de muerte engrandezca el sentido de la vida. AsA? de algo habrA?a servido este ejercicio doble de vanidad que es comentar: ejercicio vano y vanidoso al mismo tiempo.” (3)

A?

(KapalaA?tibetano profusa y bellamente ornamentado, joya de nuestro gabinete de curiosidades)

A?

A?

Concluyamos nuestra meditaciA?n sobre el kapala no sin antes reflexionar sobre este asunto de la vanidad, sobre la tambiA?n parece girarA? elA?misteriosoA?nA?mero impenitente,A? queA?se nos antojaA?revela hoy por vez primera su enigma:

A?

Todo es vanidadA?

1:11

No queda el recuerdo de las cosas pasadas,
ni quedarA? el recuerdo de las futuras
en aquellos que vendrA?n despuA?s

1:1 Palabras del Predicador, hijo de David, rey en JerusalA?n.
1:2 Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad

EclesiastA?s, 1 -11 -1

A?

A?

A?

-Fuentes y vA?nculos-A?

A?

(1) TraducciA?n libA?rrimaA? y dignA?simaA? a partir de Bizzarro Bazar, Kapala

i??(2) Todas las imA?genes proceden de Bizzarro Bazar y son propiedad de sus respectivos autores.

(3) Vanidad, de Pablo Cuartas, en El Clima interior, sobre la exposiciA?n Vanidades, vida y muerte, en el Museo Maillol (pps)

(4) Simbolismo del crA?neo humano, en la omnisciente wikipedia

Related Posts with Thumbnails
Buscar
 
 
“El acueducto de Segovia es de piedra” , Un turista preclaro
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

marzo 2011
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo NavideA?o, nA?veo, ciclostA?tico Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una A?pica del taparrabo, II ResurrecciA?n MAC BalcA?n pompeyano Break NA?veo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, mA?s ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II SicalA?pticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una A?pica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMA?N El lA?piz arqueolA?gico Balada triste de trompeta...o de cA?mo vivir destruyA?ndose El hA?bito del arte CuestiA?n de poder Mundos remotA?simos A?Un postrecito?