Archivo de enero, 2011

Los avatares de Avatar

(Roger Dean, ilustracion para Remedy, del grupo YES)

A?

Reconocemos humildemente que durante la visiA?n de la pelA?cula Avatar de James Cameron, disfrutamos tanto del soberbio espectA?culo visual y estuvimos tan atentos a los entresijos del argumento (intentando encontrar como de costumbre asociaciones mA?s o menos paranoicas con otros tantos conceptos iluminitas, evidentes o soterrados) A?que obviamos el anA?lisisA?de uno de los aspectos mA?s curiosos y a la vez relevantes de la cinta: los extraordinarios paisajes de fantasA?a desplegados en todo su metraje que —a decir de algunos— manifiestan una notoria doble influencia deA?artistas queA?conocA?amos bien: Rene Magritte — quien ha sido seA?alado por algunos de los artA?fices de Avatar como una importante fuente de inspiraciA?n– y Roger Dean, unA?increible ilustrador bien conocido por sus trabajos para gruposA?de rockA?progresivo,A?como Yes,A?Uriah HeepA?y Asia, entre cuyosA?seguidores nos contamos.

A?

(Islas flotantes de la ilustraciA?n OcA?ano de Luz, de Roger Dean, que sirviA? de base para una cubierta de un disco de Uriah Heep)

(Hunting Dragon, una ilustraciA?n originalA?A?de Roger Dean)

A?

(Fotograma de Avatar, de James Cameron. La influencia de la obra de Roger Dean en la concepciA?n de los paisajes de Pandora es notable)

A?

(Un tubo que seA?ala los paralelismos entre la imaginerA?a de Avatar y el arte de Roger Dean)

(Detalle de la cubierta de uno de los discos de ASIA, (Alpha), obra de Roger Dean)
A?
A?
(Roger Dean, Morning Dragon)
A?
A?
(Roger Dean tambien acusa influencias, por supuesto. A?QuiA?n no percibe aquA? los ecos de Moebius?…
A?
A?
A?
A?
(Roger Dean, Arches Morning; rock progresivo y soberbios degradados con aerA?grafo, grandes estrellas de los ochenta)
A?
A?

Es una cuestiA?n fuera de toda duda, a juzgar por la similitud de las imA?genes, que los fantA?sticos paisajes del planeta Pandora, de un azul profundo y oceA?nico, con sus gigantescos A?rboles,A?geografA?a imposible, islas flotantes y vegetaciA?n exhuberante y exA?tica, “estA?n muy lejos de ser originales y visionarios. Hace mas de treinta aA?os que fueron imaginados y pintados con esmero por el gran Roger Dean ” (1) A?en las cubiertas de los discos de los grupos mencionados.

SuA?trabajo es muy popular entre los amantes del llamado rock progresivo, de finales de los setenta,A?queA?tantos buenos discosA?nos dieron: LosA?admiradores de Asia, Genesis, Yes, KingA?Krimson, Camel, ELP o los propios Pink Floyd A?sabrA?n a que nos referimos. Quienes crecimos con esta mA?sica conocemos sin duda laA?vida y milagros de este genial ilustrador y exquisito dibujante llamado Roger Dean, cuyaA?producciA?nA?sin duda ha servido de inspiraciA?n a la plantilla de brillantes creadores de Avatar.A?A?A?Sin embargo, al CA?sar lo que es del CA?sar; conviene una vez mA?s seA?alar el necesario retorno a las fuentes, especialmente para las nuevas generaciones que no tuvieron la fortuna de conocer de primera manoA?ni la mA?sica ni el arte de estos mirA?ficos artesanos, y reconocer justamente el talento y la energA?a innovadora de quienes, ademA?s de grandes artistas, son autA?nticos pioneros.

A?

(1972, ilustraciA?n para el disco de YES Close to Edge, de Roger Dean. DeanA?y Avatar, A?plagio directo o influencia?

A?

(Close to Edge, un tema de YES, iluminado con las fantA?sticas ilustraciones de Roger DEAN)

(Las ilustraciones de Roger Dean como telA?n de fondo para este Alpha, de ASIA, algunas de cuyas cubiertas mA?s cA?lebres diseA?arA?a el propio Dean)

A?

-Fuentes y vA?nculos-

A?

(*) Sobre los contenidos simbA?licos y doctrinarios de la pelA?cula de Cameron quizA? nos manifestemos en otra ocasiA?n. Entretanto, para nuestros sobrinos mA?s curiosos, vease.

(1) Fortegaverso: Avatar mas Dean, igual a YES

(2)A? Roger Dean,A?ilustrador, pA?gina personal en la red (3) Did Prog RockA?s Greatest Artist inspire Avatar? All signs point to YES.

(4) Yes, la pagina principal del grupo.

(5) GalerA?a principal de Roger Dean, ilustrador de los discos de rock progresivo de Yes y Asia (gran resoluciA?n)

(5) Roger Dean tambiA?n ilustrarA?a algunas de las cubiertas mA?s seA?eras del grupo Asia, herederos en los ochenta del legado del rock sinfonico y progresivo.

(6) Los paralelismos entre los paisajes de Avatar y las ilustraciones de Roger Dean en este artA?culo en Pienso para gatos, del que tomamos algA?n que otro pA?rrafo entrecomillado.

(7) Dos tubos, uno de Avatar y otro de los dibujos de Roger Dean, que vuelven a poner de relieve las similitudes entre ambas creaciones.

The Baseballs, aires rockabillys

.

Hace un tiempo escuchA? en Herrera en la onda deA?Carlos Herrera (Onda Cero) la banda alemana The Baseballs,A?fundada en 2007. Con su primer A?lbum “Strike” (2009) arrasaron en media Europa. Este aA?o lo han reeditado con el nombre “Strike! back” (2010). Versionan canciones con aires rockabillys que nos traen a la memoria al gran Elvis Presley.

.

Strike! (2009) A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A? A?Strike! back (2010)

.

Sin duda habrA? muchos que prefieran este estilo a las que sus canciones originales tienen. Vemos a continuaciA?n algunas de sus versiones.

Umbrella (Rihanna).

.

I don’t feel like dancin’ (Scissor Sisters)..

.

Angels (Robbie Williams).

..

Espero que les haya gustado y que hayan movido las caderas. Hasta pronto.

.


domingo, enero 30th, 2011 MSICA RATONERA 5 Comments

Richard Estes, brillante y cristalino

(Las cabinas telefA?nicasA?de Richard Estes, en el Museo Thyssen, en Madrid)

A?

Durante mA?s de treinta aA?os Richard Estes ha sido sinA?nimo del fotorrealismo, uno de los mA?ximos y mA?s brillantes representantes del llamado hiperrealismo norteamericano. En los aA?os de inicio de esta corriente artA?stica, ocuparA?a un lugar relevante, como abanderado del mismo, junto a Chuck Close, Robert Betchle (1) o Audrey Flack.A?A?Puede ser considerado como uno de los importantes artistas de su generaciA?n,A?al margen de estilos, medios pictA?ricos o incluso de suA?vinculaciA?n con el realismo.

A?

(Central Savings New York City 1970.

Los escaparates, con la ambigA?edad del espacio doble, interior y reflejado, son uno de los motivos favoritos de Richard Estes)

(Desde los aA?os sesenta a los ochenta, lasA?calles de las grandes urbes norteamericanas han sido uno de los argumentos centrales de la pintura de Richard Estes)

En cierto sentido, Richard Estes es un pintor moderno, pero tambiA?n tradicional.A? Es moderno su enfoque del realismo, su uso de la fotografA?a como herramienta pictA?rica, su imaginerA?a,A?su actitud y su visiA?n del mundo y del entorno. Por otro lado, es tradicional su concepto de la imagen pictA?rica; no existe en Estes el gigantismo al que acostumbra el arte contemporA?neo; su pintura rara vez rebasa los lA?mites que marca el caballete, la modestia y la honestidad de su ejecuciA?n hablan por sA? mismas de su adhesiA?n a las tA?cnicas mA?s clA?sicas del pincel: no requiere de medios o materiales inusuales. Lo mismo vale decir con respecto la iconografA?a de su obra: sus motivos son inmediatos, directos, tomados de la realidad circundante. Y sin embargo, a pesar de la escasez de sensacionalismo o grandilocuencia de sus temas, su pintura es condenadamente eficaz: cada uno de sus cuadros impacta y fascina, capturando totalmente la atenciA?n del espectador.A?Y esto no solo es debido al virtuosismo.

(43 con Broadway, un A?leo de Richard Estes)

A?(Richard Estes, VagA?n de metro de Nueva York. Este A?leo, de los aA?os sesenta, de los primeros del pintor, evidencia su posterior evoluciA?n hacia un realismo aA?n mA?s fotogrA?fico paralelo al desarrollo de su virtuosismo tA?cnico)

(Supermarket, Columbus Ave., A?leo de Richard Estes)

A?

La producciA?n mA?s representativa del autor se centra en la imaginerA?a urbana, donde las grandes avenidas de las urbes modernas norteamericanas son protagonistas, predominando las vistas frontales de fachadas y escaparates deA?tiendas yA?establecimientos diversos, donde el pintor A?aprovecha los reflejos y transparencias de los mismos para lograr una artificiosa duplicidad de los espacios en los cuadros. Curiosamente, en sus escenas procura evitar la luz nocturna, y huye tambiA?n de la representaciA?n de figuras. Esta ausencia de la figura humana en los cuadros de Richard Estes (que comparten algunas obras de nuestro genial Antonio LA?pez GarcA?a) permiten al artista y al espectador concentrarse en el paisaje mismo, pero al mismo tiempo genera a menudo una sensaciA?n de vacA?o o de irrealidad, que contrasta paradA?jicamente con la minuciosidad y fidelidad de la representaciA?n de espacios y formas. El pintor se manifiesta sobre esta ausencia de gente en sus cuadros aduciendo, en tono jocoso, que le resulta muy difA?cil pintar figuras.

A?

A?

(R.Estes, Water Taxi, 2009. VA?anla aquA? a mayor resoluciA?n)

(Richard Estes, el puente de Williamsburg, 2007)

(Algunas de sus mA?s recientes obras, como La Plaza, insisten en la multiplicidad de los espacios dentro del marco del cuadro)

La ciudad de New York, protagonista de muchos cuadros de Richard Estes, aparece como una ciudad ideal del Renacimiento. Casi siempre el paisaje urbano es mostrado en otoA?o o primavera; todo en las escenas aparece milagrosa, sobrenaturalmente enfocado, con una nitidez mA?s cercana a la visiA?n ideal del cerebro humano –en el fondo, un constructo artificial, un concepto– que a la del propio ojo o la cA?mara fotogrA?fica. En palabras del propio artista: “El ojo quiere ver de este modo. Cuando veo las cosas, algunas estA?n enfocadas, y otras desenfocadas. Pero no me gusta ver unas cosas nA?tidas y otras no; porque esto evidencia demasiado lo que se supone que estas mirando, lo cual trato de evitar. Quiero que el espectador mire a todas partes. Por eso –habla de sus cuadros– todo estA? enfocado

(Richard Estes, Kentucky Fried Chicken, 2009)

A?A?(Richard Estes, The Train, 2007)

( B Train, de Richard Estes. Ecos lejanos de Ventana por la Tarde, del no menos talentoso Antonio LA?pez)

A?Mediante esteA?uso extremoA?del enfoque, Richard Estes pretende luchar contra el efecto que produceA?una perspectiva clA?sica, lineal (de un solo punto de vista) oA? la inclusiA?n de figuras humanas en la composiciA?n, esto es, generar una jerarquA?a de formas, ritmos, hitos o direcciones visuales que imponen una trayectoria y un tempo concretos a la mirada del espectador.A? Extender los puntos de interA?s o ampliar el enfoque a todas las zonas del lienzo equivale a anular este efecto, contra el que lucharon, desde Cezanne a los primeros cubistas,A? casi todos los pintores de las vanguardias hasta llegar finalmente a la abstracciA?n, para abolir definitivamente laA? dictadura de la visiA?n monocular que desde el Renacimiento, con Bruneleschi y su perspectiva, condicionarA?a toda la historia de la pintura occidental. En este sentido, el arte de Richar Estes debe ser considerado necesariamente moderno y revolucionario. No hay nada mA?s alejado de la esclavizante y ciclA?pea visiA?n estenopeica de la vieja cA?mara oscura, de la fotografA?a.

(Richard Estes, Tkts Line, 2005)

A?

(El hiperrealismo del norteamericano Richard Estes, uno de los pioneros de esta corriente)

A?

A?

-Fuentes y vA?nculos-

(1) Que probablemente serA? objeto de alguna de nuestras Uvas de Zeuxis, en un futuro prA?ximo. Lo mismo sucederA? con el propio Richard Estes, al que consagraremos quizA? algA?n otro post mA?s centrado en aspectos concretos de su extensA?sima, brillante yA?pasmosaA?producciA?n pictA?rica.

(2) Richard Estes en Ciudad de la Pintura

(3) La obra de Richard Estes en ArtnetA?(una buena selecciA?n de sus obras)

(4) La pintura hiperrealista de Richard Estes, en Hyper-Realistic Paintings

(5) Richard Estes,vida y milagros en la wikipedia

(6) La serie de escaparates mA?s famosos de Richard Estes en Moderndesigninterior

A?

viernes, enero 28th, 2011 LAS UVAS DE ZEUXIS 4 Comments

Carl Sagan, A?quA? es la ciencia?

A?

i??i??

A?

Posiblemente, otras muchas personas, como un servidor, le deben a este seA?or, Carl Sagan, haber decantado su vida. PodrA?amos glosar su trayectoria como promotor del proyecto SETI, de numerosas misiones interplanetarias (Mariner, Viking, Voyager…) de la NASA, ganador del Pullitzer, escritor del tA?rmino vida para la Enciclopedia BritA?nica, gran exobiA?logo, con su nombre en un asteroide, escritor de Contact, asesor de Kubrick en 2001, etc, etc, etc.

Pero lo que ahora nos ocupa es algo mucho mA?s fundamental para nosotros, destacar su faceta como divulgador cientA?fico, sembrador. Nadie como A?l ha sido capaz de transmitir su tremendo amor por conocer, por aprender, por la ciencia. Gracias a A?l, en su dA?a, continuamos asumiendo que A?sta no es lo que la mayorA?a de la gente cree, sino una forma de pensar, un modo de adquirir conocimiento, una forma de honestidad. Si no se entiende esto no se entiende nada. Por insuflarnos, mA?s aA?n, la pasiA?n por comprender, la capacidad de maravillarnos, gracias, ya le debA?amos este pequeA?o y sincero homenaje.

A?

A?

(Portada de “Cosmos“)

A?

Tuvimos oportunidad de conocer a Sagan por su libro “Cosmos” (1), que acompaA?a a la monumental serie “Cosmos, un viaje personal” (2), cuyas lectura y contemplaciA?n recomendamos encarecidamente. Trece capA?tulos para sumergirse en las sensaciones de las que les hablA?bamos, acompaA?ados por la fenomenal banda sonora de Vangelis (3) y con la locuciA?n, en espaA?ol, de JosA? MarA?a del RA?o (vA?a “La balsa de la Nostromo”), que automA?ticamente nos evoca el viaje entre galaxias de la cabecera de la serie.

A?

A?

(IntroducciA?n del primer capA?tulo, “En la orilla del ocA?ano cA?smico“, empieza el viaje).

A?

Sin embargo, no vamos a continuar con los documentales, la red estA? repleta de referencias a ellos y de posibilidades de descarga o visiA?n on line -no se los pierdan-. Nos interesa mA?s acercarles el pensamiento de Sagan, con A?unos recortes de su artA?culo “La carga del escepticismo” (1987) (4), que cayera hace poco en nuestras manos. SA?lo les intercalaremos algunos fragmentos memorables de la serie para hacer algo mA?s liviana la lectura.

A?

La carga del escepticismo.

“A?QuA? es el escepticismo? No es nada esotA?rico. Nos lo encontramos a diario. Cuando compramos un coche usado, si tenemos el mA?nimo de sensatez, emplearemos algunas habilidades escA?pticas (…). PodrA?as decir: “Bueno, he oA?do que de vez en cuando hay pequeA?os engaA?os (…)”, y luego hacer algo. Le das unas pataditas a los neumA?ticos, abres las puertas, miras debajo del capA? (…). Es desagradable que tengas que estar en desacuerdo con el vendedor (…). Pero existe un buen motivo para ello, porque si no empleas un mA?nimo de escepticismo (…) probablemente tendrA?s que pagar un precio tarde o temprano.

A?

A?

(Vieja conocida nuestra, explicaciA?n animada de la evoluciA?n, disfruten de la didA?ctica de la ciencia).

A?

(…) Somos escA?pticos en algunas cosas, pero desafortunadamente no en otras (…)A?Existen necesidades mA?dicas insatisfechas, necesidades espirituales, y necesidades de comunicaciA?n con el resto de la comunidad humana (…). Por tanto es razonable para la gente probar y hurgar en varios sistemas de creencia, para ver si le ayudan en algo.

(…) Henri PoincarA? hizo una observaciA?n (…): “TambiA?n sabemos lo cruel que es la verdad a menudo, y nos preguntamos si el engaA?o no es mA?s consolador”. (…) Pero no creo que A?sa sea la A?nica razA?n por la que la credulidad estA? tan extendida (…). Si enseA?amos a todo el mundo, digamos a los estudiantes de instituto, el hA?bito de ser escA?pticos, quizA? no limiten su escepticismo a los anuncios de aspirinas (…). Puede que empiecen a hacerse inoportunas preguntas sobre las instituciones econA?micas, o sociales, o polA?ticas o religiosas (…). Es menester del escA?ptico el ser peligroso. Y es por eso que hay una gran renuencia a enseA?arlo en las escuelas. Es por eso que no encontramos un dominio general del escepticismo en los medios. Por otra parte, A?cA?mo evitamos un peligroso futuro si no poseemos las herramientas intelectuales elementales para hacer preguntas agudas a aquA?llos que estA?n nominalmente al cargo, especialmente en una democracia?

A?

A?

(Sagan de niA?o, imagen que tomamos prestada de “La balsa de la Nostromo”, en nuestros enlaces).

A?

(…) Me parece que lo que se necesita es un equilibrio exquisito entre dos necesidades conflictivas (…). Si sA?lo eres escA?ptico, entonces no te llegan nuevas ideas (…). Te conviertes en un viejo cascarrabias convencido de que la estupidez gobierna el mundo. (Existe, por supuesto, muchos datos que te apoyan). Pero de vez en cuando (…), una nueva idea resulta estar en lo cierto, ser vA?lida y maravillosa (…). Por otra parte, si eres receptivo hasta el punto de la mera credulidad (…) todas las ideas tienen igual validez, estA?s perdido, porque entonces, me parece, ninguna idea tiene validez alguna (…). Y es precisamente la mezcla de estas dos maneras de pensar el motivo central del A?xito de la ciencia.

(…) A veces ocurre que las ideas que son aceptadas (…) resultan ser errA?neas (…). Y, aunque por supuesto, existen algunas pA?rdidas personales (…), la A?tica colectiva es que, cada vez que una idea asA? es derribada y reemplazada por algo mejor, la misiA?n de la ciencia ha sido beneficiada. En ciencia, ocurre a menudo que los cientA?ficos dicen: “A?Sabes?, A?se es un gran argumento; yo estaba equivocado.” Y luego cambian su mentalidad y jamA?s se vuelve a escuchar de sus bocas esa vieja opiniA?n. Realmente hacen eso (…). No soy capaz de recordar la A?ltima vez que pasA? algo asA? en polA?tica.

A?

A?

(EratA?stenes calcula, con mA?todos pedestres y con increA?ble precisiA?n, la longitud ecuatorial terrestre).

A?

(…) Existe un instructivo desfile de importantes batallas intelectuales que resultan tratar todas ellas sobre lo centrales que son los seres humanos (…):

– Somos el centro del Universo. Todos los planetas y las estrellas y el Sol y la Luna giran alrededor nuestro.
– Pero al menos nuestro Sol estA? en el centro del Universo.
– Bueno, al menos la VA?a LA?ctea estA? en el centro del Universo.
– Bueno, al menos nosotros, los humanos, somos el pinA?culo de la creaciA?n.
– Al menos somos las criaturas mA?s inteligentes de todo el Universo.

(…) Ahora echemos un vistazo mA?s de cerca a la bA?squeda de inteligencia extraterrestre por radio (…). Muchos otros grupos han recibido seA?ales que han hecho palpitar sus corazones. Piensan por un momento que han captado una seA?al genuina. En algunos casos no tenemos la menor idea de lo que fue; las seA?ales no se han repetido (…). Y si se repitiese, A?lo anunciarA?as? No. Puede ser una broma (…). En cambio llamarA?as a los cientA?ficos de un montA?n de radiotelescopios (…). Y sA?lo si obtuviesen la misma informaciA?n varios observadores independientes del mismo punto del cielo piensas que tienes algo (…). FA?jate que hay una cierta disciplina implicada. El escepticismo impone una carga. No puedes salir y gritar pequeA?os hombrecillos verdes (5) porque vas a parecer muy tonto, como les pasA? a los soviA?ticos con el CTA-102 (…) Me suelen preguntar: “A?Crees que existe inteligencia extraterrestre? (…) “, A?quA? te dicen tus entraA?as”. Pero yo no intento pensar con mis entraA?as. En serio, es mejor reservarse la opiniA?n hasta que tengamos pruebas.

A?

A?

(…) Creo que parte de lo que impulsa a la ciencia es la sed de maravilla. Es una emociA?n muy poderosa (…). En una clase de parvulario, todos la sienten; en una clase de bachillerato casi nadie la siente (…). Algo pasa entre el parvulario y el bachillerato, y no es sA?lo la pubertad. No sA?lo los colegios y los medios no enseA?an mucho escepticismo, tampoco se fomenta mucho este emocionante sentido de lo maravilloso.

(…) Si la ciencia se explicase a la gente de a pie de una manera accesible y excitante, no habrA?a sitio para la pseudociencia (…). Y por esto pienso que tenemos que culpar, primero, a la comunidad cientA?fica por no hacer un mejor trabajo popularizando la ciencia, y segundo, a los medios (…). Todo periA?dico americano tiene una columna diaria de astrologA?a. A?CuA?ntos tienen siquiera una columna semanal de astronomA?a? Y tambiA?n pienso que es culpa del sistema educativo. No enseA?amos a pensar (…). Sostengo que hay mucha mA?s maravilla en la ciencia que en la pseudociencia. Y ademA?s (…) la ciencia tiene como virtud adicional (y no es una despreciable) su veracidad.” (6).

A?

A?

(Uno de esos sA?miles que consiguen despertar la sensaciA?n de maravilla; la serie estA? repleta).

A?

A?

– Notas, fuentes y vA?nculos-.

A?

(1) Libro “Cosmos“, en catalA?n.
(2) Serie “Cosmos, un viaje personal” on line.
(3)A?SintonA?a completa de Vangelis para la serie documental “Cosmos“. Nunca deja de emocionarnos por todo lo que significa.
(4) TraducciA?n de Gabriel RodrA?guez Alberich.
(5) A?Les suena de algo “Contact“?
(6) ArtA?culo completo.
(7) Sitio oficial de Carl Sagan.
(8) Frases cA?lebres de Carl Sagan.
(9) A nuestro amigo el dr. Berrinche, que siente, como nosotros, estas emociones.

A?

A?

 

Los Celuloides Rancios de Jardiel

A?

(Jardiel, el mago del celuloide -rancio-, escribiendo en el cafA?, uno de sus santuarios)

A?A?

A?A?

Cuando se trata de autores tan brillantes y por los que profesamos autA?ntica devociA?n como el genial Enrique Jardiel Poncela, a menudo nos falta la osadA?a necesaria para esbozar siquiera una pequeA?a semblanza sobre la vida y milagros del artista, o perpetrar unas lA?neas sobre su magistral obra. Sin embargo,A?hay ocasiones en que, superados nuestros propios miedos,A?llega la hora deA?rendir pleitesA?a –mal que bien y conforme a nuestras posibilidades– aA?quienesA?debemos tanto,A?como en el casoA?del gran Jardiel. Al margen margen de los momentos de fabulosa y amena lectura y otras tantas horas de risas, medias sonrisas y carcajadas a mandA?bula batiente –en definitiva, de buenos ratos– que Jardiel Poncela nos ha brindado, ViajesA?con mi tA?a le debe ademA?s el nombre de unaA?de sus secciones predilectas: Celuloide Rancio. Pues la felicA?sima expresiA?n es, como advertimos puntualmente en la primera entrada que abriA? la secciA?n, obra y gracia del siempre inspirado Enrique Jardiel Poncela, que, con ocasiA?n de un viaje de trabajo al Hollywood de los aA?os treinta, concebirA?a la realizaciA?n deA?una “serie de cortometrajes retrospectivos que dio en llamar precisamenteA?Celuloides rancios, rodados para la Fox en los estudios Billencourt, de ParA?s, en 1933, consistentes en el remontaje de viejas imA?genes de cine mudo rodadas entre 1903 y 1908.” (2)A?(Pueden consultar la filmografA?a completa del autor en esta pA?gina.A?)

A?A?

(Enrique Jardiel Poncela durante el rodaje de algunos cortos cA?micos)

Su primera experiencia cinematogrA?fica en AmA?rica darA?a sus frutos aA?os mA?s tarde, pues a la vuelta de Jardiel a EspaA?a,A?”la compaA?A?a Fox Movietone decide contratarlo para otro trabajo de adaptaciA?n, llevado a tA?rmino a comienzos de 1933, en los estudios parisinos de Billancourt. El resultado fue esa serie de seis cintas que llevA? por tA?tuloA? Celuloides rancios, y que no es otra cosa que un ciclo de melodramas mudos, muy artificiosos, a los que Jardiel aA?adiA?A?suculentos comentarios.Los mecanismos que entran en juego en estos folletines a??la estilA?stica de la intriga, el lance imprevistoa?? inspiran al escritor un proyecto teatral que estrena poco despuA?s, Angelina o el honor de un brigadier (1934).”A?(4)

He aquA?A? agunos de los tA?tulos que ostentaban los engendros cinematogrA?ficos de la serie de Celuloides Rancios de Jardiel:

  • Un anuncio y cinco cartas, diA?logos, guiA?n tA?cnico, trucado, doblaje, montaje y direcciA?n de un corto en San SebastiA?n, 1938.
  • El fakir RodrA?guez, diA?logos, guiA?n tA?cnico, trucado, doblaje, montaje y direcciA?n de un corto, en San SebastiA?n, 1938.
  • Mauricio o una vA?ctima del vicio, adaptaciA?n, diA?logos, trucado, doblaje, montaje y direcciA?n de una pelA?cula retrospectiva (La cortina verde, 1912) realizada en los estudios Ballesteros, Madrid, 1940.
  • El amor es un microbio, adaptaciA?n, diA?logos y guiA?n tA?cnico para una pelA?cula realizada para la Lumiton, en Buenos Aires, 1944. (3)

Lamentablemente, la mayor parte de estas joyas de la cinematografA?a ibA?ricaA?A?se han perdido y todos nuestros intentos de localizar algA?n ejemplar en la red, hasta la fecha, han sido en vano (o casi).A? No obstante, por mediaciA?n de una iniciativa privada, tenemos buenas noticias: pues ” recientemente, la AsociaciA?n Amigos Filmoteca de Albacete y Albacity Corporation han recuperado los viejos Celuloides rancios y cA?micos de Jardiel, en un proyecto en el que se ha empleado la misma tA?cnica que utilizA? Jardiel, consistente en poner voz a viejas escenas de cine mudo, mediante comentarios humorA?sticos. Los textos que han formado parte del proyecto son El fakir RodrA?guez, Un anuncio y cinco cartas y Los expresos y el ex-preso (2)

Actualmente, ademA?s, se representa en escena esta obraA?titulada Los Celuloides de Jardiel, que pretende recuperar el espA?ritu y sentido del humor que animaron los Celuloides Rancios del inimitable Jardiel Poncela: la obra es “un espectA?culo montado a partir de los cortometrajes que Jardiel realizA? en San SebastiA?n en 1938, a los que se han aA?adido textos de autores contemporA?neos sazonados con la voz de un rejuvenecido Pepe Isbert y un fondo musical a base de instrumentos A?tnicos. Del material conservado de Jardiel pueden verse aquA? El fakir Rodriguez y Un anuncio y cinco cartas, ambas con la voz del propio Jardiel (…) ” (2) Los tubos que les ofrecemos pertenecen a diversos fragmentos de esta representaciA?n.A? SegA?n algunos de losA?doctos comentaristas de El DesvA?n del Abuelito –otro blog deudor del humor jardieliano– en la obra Los Celuloides de Jardiel casi todo el material es nuevo, exceptuando algunos detalles de los Celuloides rancios originales, como “Los ex-presos y el expreso“, queA?toma como base “El Gran Robo del Tren” de 1903,A? y la proyecciA?n de las mencionadas El Fakir… y Un anuncio…, que pertenecen a la serie intitulada Celuloides CA?micos, rodados por Jardiel en EspaA?a en A?poca posterior.

A?

(Un fragmento del montajeA?Los Celuloides de Jardiel, un homenaje a laA?genial obra del autor madrileA?o. Lo mejor, una pequeA?a muestra del trabajo original de Jardiel, llamado “El FakirA?RodrA?guez“, de calidad infinitamente superior a las versiones modernas, ligeramente chabacanas y poco inspiradas)
A?

(Una de perros, un homenaje a los Celuloides Rancios de Jardiel Poncela, y un intento –en nuestra opiniA?n, fallido– de recrear el espA?ritu, ingenio burlA?n y humor brillante de Enrique Jardiel Poncela)

A?

(Los herederos directos del Celuloide Rancio de Jardiel –va por usted, “V”– son los artA?fices de Mundo Viejuno)

A?

-Fuentes y vA?nculos-

(1) Jardiel en el recuerdo, un magnifico blog sobre elA?”discutido indiscutible”A?, admirable y –sobre todo– divertidA?simo Enrique Jardiel Poncela

(2) Los celuloides de Enrique Jardiel Poncela, un montaje teatral basado en los divertimentos cinematogrA?ficos de Jardiel, aquA?.

(3) Todas las fotos que incluimos las tomamos de Enrique Jardiel Poncela, maestro del humor.con muchas fotos y jugosos comentarios– ; un blog muy recomendableA?elaborado por los nietos del artista.

(4)A? Jardiel Poncela y el cine; y El fA?kir RodrA?guez, reseA?a, en Circo MA?lies

(5)A?Entretanto, entretente“, pA?gina con aforismos de Enrique Jardiel Poncela

(6) Celuloides rancios, un tA?tulo simpA?tico para un blog muy serio sobre cine

Related Posts with Thumbnails
miércoles, enero 26th, 2011 CELULOIDE RANCIO 4 Comments
Buscar
 
 
“LOS CHINOS NO HAN CUAJADO EN EL CINE” , D.Antonio Rodrguez Guzmn
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

enero 2011
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo NavideA?o, nA?veo, ciclostA?tico Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una A?pica del taparrabo, II ResurrecciA?n MAC BalcA?n pompeyano Break NA?veo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, mA?s ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II SicalA?pticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una A?pica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMA?N El lA?piz arqueolA?gico Balada triste de trompeta...o de cA?mo vivir destruyA?ndose El hA?bito del arte CuestiA?n de poder Mundos remotA?simos A?Un postrecito?