Archivo de diciembre 7th, 2010

Zdzislaw Beksinski

A?

Arquitecto de formaciA?n, Zdzislaw BeksinskiA?se interesA? por el collage, la fotografA?a, la pintura y la esculturaA?en A?poca muy temprana, mientras compaginaba su creciente pasiA?n artA?stica con un trabajo en la construcciA?n que detestaba profundamente.A? DespuA?s de un largo perA?odo de flirteo con la abstracciA?n, su pintura comenzA? a desarrollar la imaginerA?a de perturbadoras y oscuras imA?genes que le han hecho famoso. Lejanamente parecido a H.R.Giger, pero de paleta y tA?cnica mA?s versA?tiles, Zdislaw Beksinski es uno de los artistas de mayor relieve en el mundo de la ilustraciA?n fantA?stica. Los diversos episodios trA?gicos de su existencia, como la muerte de su hijo o su propio final fatA?dico, A?permean toda su obra, de las mA?s retorcidas y angustiosasA?del gA?nero.

A?

A?

A?

A?

A?

A?

A?

(Un tubo sobre la obra de Beksinski)

A?

-Fuentes y vA?nculos-

A?

A?

(1) Zdzislaw Beksinski, el sitio oficial

(2) Dibujos a lA?piz de Beksinski

martes, diciembre 7th, 2010 ICONOGRAPHIA CURIOSA 8 Comments

El monolito.

A?

A?

Los recientes descubrimientos sobre la quA?mica de la vida, que trataremos convenientemente en un futuro prA?ximo, nos han hecho decantarnos por la publicaciA?n de esta entrada, ya le tocaba. Volvemos a un tema recurrente en nuestra bitA?cora: la vida, sus orA?genes y su desarrollo, concretamente. En pasadas entradas ya comentamos que los cientA?ficos aA?n no comprenden del todo cA?mo tuvo lugar el paso de lo inerte a lo vivo. Lo cierto es que, en un momento dado, sobre nuestro planeta apareciA? la primera cA?lula.

Hay quien dice que esta primera cA?lula no se formA? en la Tierra, sino que llegA? desde el vecino Marte. Es la teorA?a conocida como pansmermia (1) (2) (3). Nunca nos ha parecido una explicaciA?n, mA?s bien una huA?da hacia delante, pues no soluciona sino pospone el origen de la vida. Sin embargo no deja de ser posible, aunque poco probable, puesto que hace millones de aA?os Marte era un planeta mA?s “amable” para la apariciA?n de la vida, dada su temperatura mA?s suave, la presencia de agua lA?quida y de ciertos elementos quA?micos. Una bacteria marciana pudo enquistarse y llegar hasta nuestro planeta a lomos de un meteorito.

A?

A?

No obstante hay otra posible lectura de este fenA?nemo. La panspermia dirigida por civilizaciones extraterrestres que diseminan la vida por la galaxia. A dA?a de hoy nadie puede afirmar ni negar su veracidad, pero es cierto que no carece de interA?s y, ademA?s, sirviA? a Stanley Kubrick (4)A?para rodar una de las mejores pelA?culas que se hayan hecho, 2001: Una odisea del espacio (5) (6) (7) (8). Les recomendamos fervorosamente su contemplaciA?n, asA? como la lectura de la novela (9), de Arthur C. Clarke -coautor del guiA?n-, desarrollada paralelamente a la pelA?cula y publicada despuA?s que A?sta.

Vamos a contribuir a los rA?os de tinta que se han vertido, pero lo haremos exclusivamente sobre el papel del monolito en relaciA?n con la idea de la panspermia, que subyace como hilo argumental de toda la historia.

Con mA?sica de Richard Strauss, “AsA? hablA? Zarathustra“, vemos el nacimiento de la vida en la Tierra -expresado por la metA?fora de la salida del Sol-, traA?da por unos seres que no observamos todavA?a -puesto que no hemos nacido como especie-, a un planeta con potencialidad de vida inteligente. MA?sica solemne para tan grandioso acontecimiento, extremecedor.

A?

A?

A?

La siguiente vez que intervienen estos seres ya podemos verlos. De repente aparece un monolito que, mediante una influencia expresada por un agudo pitido, opera una serie de transformaciones en estos homA?nidos hasta convertirlos en nosotros, humanos. Velando no sA?lo por la apariciA?n de la vida en este rincA?n ignoto del Cosmos, sino tambiA?n por el desarrollo de la inteligencia, posiblemente el verdadero objeto de su misiA?n diseminadora.

A?

A?

Es el amanecer del hombre, el advenimiento de la inteligencia superior. Magistralemente narrado en la secuencia final del hueso, herramienta de guerra. “El mono se da cuenta de que se estA? dando cuenta“, hemos nacido como especie. El criterio que siguen los seres del monolito (10) para reconocer que ha llegado el momento no estA? claro ni se expresa en la pelA?cula; podrA?a ser el reconocimiento de sonidos con un patrA?n propio de un protolenguaje, o cualquier otro indicador.

A?

A?

No queremos dejar pasar la oportunidad de referir estos dos tubos que hilan magistralmente la herramienta hueso con la herramienta nave espacial, en un salto temporal y tecnolA?gico-evolutivo que Kubrick resuelve de un plumazo para transportarnos a la siguiente etapa de nuestra historia. Una secuencia poA?ticamente memorable, una autA?ntica danza espacial tambiA?n adornada con mA?sica de Strauss, en este caso Johann, “El Danubio azul“: A?A?del PaleolA?tico a la Era Espacial, y sigue en FullHD.

A?

A?

HA?bilmente, estos seres sembradores de vida inteligente, han dejado otro monolito enterrado en nuestro satA?lite. Su descubrimiento es signo inequA?voco de que hemos alcanzado la carrera espacial y colonizado otros astros. El desenterramiento de esta pieza hace saltar otra alarma, un agudo pitido que avisa a estos seres de que ya estamos preparados para la siguiente etapa. AdemA?s, ahora se establece un contacto mucho mA?s A?ntimo entre ambas especies, puesto que las medidas del monolito, 1/4/9 (los cuadrados de los tres primeros nA?meros), nos sirven para reconocer la inteligencia de quien lo ha fabricado. Y ellos saben que lo sabemos, dado que una civilizaciA?n que coloniza su satA?lite, necesariamente domina estos conceptos (11).

A?

A?

En la A?ltima etapa nos dirigimos hacia cierto lugar de las proximidades de JA?piter, por indicaciA?n de estos seres. En cierto momento, un monolito nos guA?a a una metamorfosis que nos convierte, quizA?, en compaA?eros, en iguales, de estos cicerones evolutivos que nos han guiado a un estadio superior que alcanza, en representaciA?n de nuestra especie, el astronauta Bowman, quien parece atravesar un agujero de gusano. QuA? tipo de comuniA?n cA?smica ha alcanzado es algo que no llegamos a comprender, dada nuestra terrena naturaleza. A?QuA? puerta serA? esta?

A?

A?

Si quieren continuar viendo el trA?nsito: aquA?.

A?

A?

A?

Para finalizar, un tubo que resume esta idea de la intervenciA?n evolutiva:

A?

A?

Y el trA?iler. Queremos acabar diciA?ndoles que, a pesar de haber pasado mA?s de 40 aA?os, la pelA?cula resiste perfectamente tanto estA?tica, como argumental, como cientA?ficamente el paso del tiempo. Una obra maestra en todos los sentidos.

A?

A?

-Notas, fuentes y vA?nculos-.

A?

(1) AquA? tienen un artA?culo, bastante crA?tico, sobre la plausibilidad de la panspermia. No dejen de reparar en alguna de sus conclusiones: “La panspermia serA?a posible solamente si alguien decidiera intencionalmente poblar otros mundos, por ejemplo, si la NASA, la ESA -o cualquier agencia espacial- decidiera enviar seres vivos en naves espaciales bien protegidas a un planeta habitable”.

(2) AquA? otro artA?culo, contrario al anterior y sobre el que nos guardamos nuestras reservas, aunque hemos querido insertar, que postula lo acertado de la teorA?a.

(3) Tubo sobre la panspermia.

(4)A?Kubrick en IMDb.

(5) 2001 en IMDb.

(6) Un par de pA?ginas sobre el film. Una y otra, para fanA?ticos.

(7) Una curiosa explicaciA?n animada de la peli, para novatos.

(8) Buen artA?culo, como siempre, en microsiervos.

(9) La novela por patapalo.

(10) No tenemos certeza de si el monolito es un artefacto o son los propios seres, mas esto no es fundamental.

(11) En otra gran pelA?cula sobre el contacto, Contact, tambiA?n se recurre a los nA?meros, primos en este caso, para demostrar inteligencia.

A?

A?A?Otros Manolitos estelares?

A?

Abandoned places

(Lugares abandonados, de Marchand y Meffre)

La soledad, el silencio, la belleza de los lugares abandonados brillanA?en esta serie de fotografA?as de diversos autores que lesA?presentamos, entre las que destacan las de Yves Marchand y Romain Meffre. A?PostrimerA?as, vanitas A?y ecos del esplendor de la ruina. Y sobre todo ello, la omnipresencia del memento mori, seA?alA?ndonos implacable la fugacidad del tiempo.

(Tempus fugit, nos dicen desde esta fotografA?a de Marchand y Meffre tomada en algA?n remoto lugar abandonado en Detroit)

(Hospital abandonado de Valdor, en Abandoned Places)

(Sala de mA?quinas en una vieja fA?brica. Foto de Abandoned Places)

A?

(En una casa cualquiera. Foto Abandoned Places)

A?

-Fuentes y vA?nculos-

A?

(1) MA?s lugares abandonados en Last requiem

(2) Escenarios post-apocalA?pticos en Romantic ruins.

(3) Abandoned places, fantA?stico sitio con impactantes fotografA?asA?de ruinas modernas.

Related Posts with Thumbnails
martes, diciembre 7th, 2010 GENERALIS, ICONOGRAPHIA CURIOSA, MEMENTO MORI 4 Comments
Buscar
 
 
“Lo importante es merecer. Si los dems no se enteran, qu le vamos a hacer!” , Gregrorio Maran
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

diciembre 2010
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo NavideA?o, nA?veo, ciclostA?tico Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una A?pica del taparrabo, II ResurrecciA?n MAC BalcA?n pompeyano Break NA?veo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, mA?s ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II SicalA?pticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una A?pica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMA?N El lA?piz arqueolA?gico Balada triste de trompeta...o de cA?mo vivir destruyA?ndose El hA?bito del arte CuestiA?n de poder Mundos remotA?simos A?Un postrecito?