Una de romanos

2 diciembre
2010
escrito por Flegetanis

 

(Steve Reeves break free…)

Si alguien les formula alguna vez la irritante y capciosa pregunta: ¿le gustan las películas de gladiadores?… (*), procuren pensarlo dos veces antes de responder alegremente. Nuestra respuesta es un rotundo no, y ello a pesar de que en nuestra infancia  nos torturaron de modo implacable con aquellas  inefables superproducciones italo-franco-germano-hispanas de gladiadores aceitosos que campaban a sus anchas durante las sesiones de tarde del cine infantil de aquella época pretérita –que sin embargo no nos parece tan lejana–.   Como glosara ese pretendido poeta urbano de bombín y voz cascarrienta de cuyo nombre no queremos acordarnos, en los tiempos dorados de nuestra juventud y mocedad, el  Peplum (n1)  género justamente denostado, era uno de los inevitables escollos de aquellas fabulosas veladas de cine: “Siempre daban una de romanos“.Pero ni la insistencia del proyeccionista ni el que la sala de proyección se llamara casualmente “El Coliseo” sirvieron para conturbarnos en modo alguno ni alterar nuestro veredicto sobre las ridículas películas de gladiadores.

 

 

(Joyas del peplum: Hercules y Maciste, en estos ejemplos de cartelería añeja)

Con la perspectiva -cónica y anamorfótica- que da el tiempo, encontramos que más que risibles eran divertidas, y tienen ahora el barniz que les ha añadido la nostalgia. De aquella pléyade esplendorosa de forzudos y colosos de gimnasio  cuya hegemonía comenzaría con Maciste, recordamos a Reg Park o Steeve  Reeves, cuyo físico contribuiría definitivamente a forjar el estereotipo de héroe forzudo y hormonado del celuloide cuyo legado aún perdura en nuestro más moderno cine. Tras una década de apoteosis fílmica el cine de romanos pasaría por un período manierista, decadente y spaguetti  que concluiría con producciones como Golfus de Roma.

 “La excesiva reiteración de argumentos, y la evidente pobreza de medios de los filmes peplum, terminaron por extenderle la partida de defunción. Así, en 1964 se rueda la que se considera la última película de la hornada peplum, Combate de gigantes, de Giorgio Capitani, que reúne a los grandes héroes del género, Hércules, Sansón, Maciste y Ursus en un mismo filme (algo así como juntar Frankenstein, Drácula, la Momia y el Hombre lobo en una película de terror) (2) .  Habría que esperar mucho más para que el talento de Ridley Scott devolviera parte de la gloria y el brillo de antaño al oleoso y denostado peplum:

Gladiator constituye un magnífico ejercicio de estilo de uno de los géneros cinematográficos más denostados de todos los tiempos y un repaso de los textos más emblemáticos del peplum de los años cincuenta y sesenta, revisados y reescritos con las técnicas narrativas y la tecnología de las superproducciones del “Nuevo Hollywood” (n2)

(El primer Maciste, del triunfo del intelecto al triunfo de la voluntad (Mussolini fue un gran admirador del actor)

  

(La gloria del Peplum: Steve Reeves)

  (Reg Park como Hércules en un clásico de la época dorada del Peplum. Imagen peplums.blogspot.com)

 

 (Arnold Schwarzenegger da cremita a Reg Park, su mentor y estrella del Peplum, en pleno esplendor del Bodybuilding)

(Poster promocional para el Spartacus de Stanley Kubrick)

(El éxito de Gladiator de Ridley Scott y ha supuesto una resurreción del cine de romanos)

 Los rasgos más sobresalientes de las mejores –es un decir– muestras de este género están tan estupendamente recogidos en el artículo sobre el Peplum en la wikipedia, que no nos resistimos a reproducirlo directamente bajo estas líneas, añadiéndole algunas pinceladas:

El hilo argumental –de haber alguno– se limita a ser el de un gobernante sin moral ni escrúpulos que tiene subyugada a la población (qué novedad, algunas cosas no cambian)  y al que el héroe se ha de enfrentar. Generalmente, el héroe solitario llega a la población que está siendo sometida y tras comprobar las penurias de sus pobladores, se compromete a liberarles. El pérfido gobernante trata de acabar con él durante todo el desarrollo del film, pero termina siendo asesinado por el protagonista, generalmente en la batalla culmen (la apoteosis del cartón piedra) En En esta contienda final, el pueblo se ha rebelado contra su dictador y ayuda al héroe en su cometido. “

  

(El héroe -emulando al mismísimo San Jorge, no se arredra ante ningún adversario, por terrorífico que sea)

 

“Las aventuras del héroe se tejen en torno a una trama de intrigas palaciegas urdidas por el villano.”

Radicalización moral. El héroe es de una bondad impoluta y el villano es de una maldad irredimible (como debe ser, por otra parte).  No se percibe ningún tipo de aristas en la moral de ambos personajes. “

“·El papel del héroe se reserva a culturistas sin más dotes interpretativas exigibles (el músculo es todo un argumento).Por el contrario, grandes actores han encarnado el papel de villano como Fernando Rey, John Drew Barrymore o Christopher Lee (creemos que fue en una de estas películas donde por vez primera probó la sangre)”

(Espartaco y su cuadrilla de Diez Gladiadores; un infumable celuloide rancio de nuestras sesiones infantiles en el Coliseo Cinema)

 

El héroe no precisa de nada que no sea su propia fuerza física –y un taparrabos, por aquello de la etiqueta–  para salir victorioso.  

Los personajes femeninos se limitan al de la chica del bueno y la chica del malo. Como curiosidad destacaremos que en la mayor parte de los casos es rubia la primera y morena la segunda (este singular aspecto de la caracterización es importantísimo).

Se estila una completa y programática  perversión de la realidad histórica o mitológica, que no es más que un pretexto en vez de un contexto.

Escenarios y vestuario sin ninguna relación artística o histórica con la época que retratan. No es raro encontrar escenografías minoicas dando cobertura a guerreros griegos ataviados como legionarios romanos. Por otra parte, el vestuario de los protagonistas busca sencillamente el lucimiento carnal de los mismos, por lo que se recurre sistemáticamente a la mínima expresión en peplos, minifaldas, taparrabos y transparencias (y chanclas, of course)

Son de obligada presencia en todo peplum genuino  una escena de lucha con animales, una escena de danza de bellas huríes  y una batalla multitudinaria (1) donde matan varias veces al mismo extra (que casi siempre suele lucir un Longines en su muñeca izquierda).

 …

 

Nuestra recomendación final es que, si no han visto ningun peplum hasta la fecha, aún es tiempo (10), aunque les garantizamos que no se pierden absolutamente nada, a menos que sientan una especial predilección por el muslamen viril y oleoso,  el gladium y la alpargata de cáñamo.

 

 

(Tutubo del Maciste original, por cortesía de Peplum blogspot.com)

 

 (Los clichés del Peplum: el ansiado momento del masaje –con abundante aceite– del héroe o el villano. )

 

(Reminiscencias de San Miguel en este gladiador de Leon Gérome)

 

-Fuentes y vínculos-

 

(n1) El término fue acuñado por la crítica francesa en los años 60, usando metonímicamente el nombre de una prenda de vestuario muy frecuente en tales filmes, la llamada latinizadamente “peplum”, especie de túnica sin mangas abrochada al hombro . (Nota del muy recomendable artículo  Peplum en la wikipedia.) 

(n2) Lacalle, Charo: Gladiator, Memoria del Peplum

 

(1) Peplum, el blog del cine de romanos aceitosos.

(2) Recomendable artículo en wikipedia sobre el Peplum

(3) Peplum guide en mondoesoterica.net con material sobre la filmografía de Reg Park y otros colosos del género.

(4) Maciste o el triunfo del intelecto, un simpático y bien documentado artículo en Poderfriki.com. Qué grande el peplum, madre mía

(4b) Hércules, la gloria del Peplum, en revista cinefagia y Peplum, en cine para gourmets.

(5Guida al cinema “peplum“: de Óscar Lapeña Marchena, en el blog de Fernando Lillo, latín y cultura clásica en el siglo XXI

(6)  El cine de romanos, recuperado por Ridley Scott (pido disculpas al Doctor Cataplasma por emplear este enlace, pero el artículo es recomendable)

(7) Los espectáculos en tiempos de los romanos, por Lucién Augé de Lassus (1888)

(8) Dan Vadis, estrella de Espartaco y los diez gladiadores, y otros colosos de los músculos con bigote (manéjese con precaución)

(9) El zorro contra Maciste y otras joyas del celuloide de espada y chanclas, en parafernalia peregrina.

(10) Peplum Online:Todos los clásicos del peplum directamente hasta su pantalla *** (Altamente recomendable)

(11) Más quisicosas y anécdotas jugosas sobre las joyas del Peplum que harán las delicias de todos los aficionados, aquí.

(12) Gladiadores romanos. Casi todo sobre ellos en esta página ( de pésima navegación y escaso interés visual, no obstante).

Related Posts with Thumbnails

7 comentarios to Una de romanos

  1. Hombre de dios no todas las pelis de romanos son tan malas, usted tiende a generalizar, no sea tan dramático.Es usted un poco catastrofista dele un poco de margen. Piense, todas las de ciencia ficción son espectaculares, hombre no, siempre hay pelis mediocres.Un saludo amigo, espero que su santa madre se encuentre mejor

  2. xarra on diciembre 3rd, 2010
  3. Me ha convencido usted, amigo Xarra: no todas las de romanos son tan malas (aunque no he dicho tal cosa en el post); de hecho algunas de mis películas favoritas, como Ben Hur, son de este género. Pero no todas las películas de romanos pueden considerarse Peplum. Lo que sí es categórico es que ningún Peplum que cumpla todos sus requisitos formales será nunca una gran película (eso sí, la diversión estará garantizada; que no es poco motivo para volver a ver alguna)

    Un cordial saludo

  4. Flegetanis on diciembre 4th, 2010
  5. Usted tiene razon, no quiere decir que sean malas, pero las tiende a meter en el famoso Peplum y tiene razon no llegaran a ser obras maestras que podramos admirar con nuestros tataranietos.Este ignorante ha entendido malamente su post. Mis disculpas maestro flegetanis. Un saludo, perdone por interpretarle malamente.

  6. xarra on diciembre 5th, 2010
  7. No me malinterprete, amigo Xarra. Ya sabe que debo mantener un cierto “protocolo” en el tono de mis respuestas, pues para algo soy doctor; pero todos comprendemos que etiquetas y formalidades son parte de un sainete.
    En cuanto al asunto de los nietos, y a pesar de lo terribles que son algunas de estas películas, nos haría mucha ilusión poder compartirlas con ellos en un futuro (aunque al paso que vamos…veo lejana esa posibilidad). Por eso no hemos dudado en recomendarlas a nuestros “sobrinos”, que son muchos a Dios gracias.
    Malas, buenas o regulares, obraron el milagro del cine en algunas de nuestras más memorables tardes infantiles. Algo que no se puede decir de más de una obra maestra, que no consigue ni “levantarnos la pintura”.

    Gracias una vez más por sus comentarios.

  8. Flegetanis on diciembre 5th, 2010
  9. […] verso, 1872, la pintura de Léon-Gérôme que inspiró más de una sencuecia del cine de romanos, incluido el Gladiator de Ridley […]

  10. Viajes con mi tía » Blog Archive » Léon-Gérôme on diciembre 5th, 2010
  11. Qué barbaridad, qué forma de hacer sangre. ¿Hemos creído notar que no son de su agrado tales películas? Me recuerda esto a una situación parecida, vivida por mi padre en un cine, quizá también llamado Coliseo. Proyectando una película de cowboys, sin más argumento que el movimiento continuo de las vacas de un sitio para otro, con una tremenda fiebre, llegó a aborrecerlas para siempre. Quizá heredé el desapego por tal género. Aunque ya sabemos lo que sentencia la sabiduría popular sobre quién se lleva la palma en maldad cinematográfica, y con toda la razón del mundo, vamos.
    No entiendo el motivo de sus disculpas porque no me deja abrir el enlace, ni otros tampoco. Posiblemente haya copiado usted mal los URL de los enlaces (eufemismo para indicar que, efectivamente, es lo que ha ocurrido). Haga el favor de arreglarlos, pues ya tengo curiosidad.

  12. Dr. Cataplasma on diciembre 10th, 2010
  13. Si piensan hacer una segunda entrega ojalá el actriz sea Ryan Gosling

  14. Tatiana on noviembre 8th, 2017

Deja un comentario

Buscar
 
 
“Sólo sé que no se nada, pero lo que sé lo sé seguro. Anónimo.”
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

diciembre 2010
L M X J V S D
« nov   ene »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
Intermission Demasiado azul PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo Navideño, níveo, ciclostático Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una épica del taparrabo, II Resurrección MAC Balcón pompeyano Break Níveo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, más ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II Sicalípticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una épica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMÓN El lápiz arqueológico Balada triste de trompeta...o de cómo vivir destruyéndose El hábito del arte Cuestión de poder