El Cristo del Océano*

8 octubre
2010
escrito por Flegetanis

  

 (El primer Cristo del Océano, en su enclave original cerca de Portofino, Génova)

No recordamos exactamente cuándo vimos por primera vez este insólito monumento– quizá fuera en aquellos extraordinarios documentales del Comandante Cousteau–  pero poco importa; la cuestión es que desde entonces su impronta ha permanecido indeleble en nuestro espíritu, como la visión de esas maravillas del mundo antiguo que, una vez contempladas, continuan enardeciendo nuestro ánimo de por vida y despertando la pasión por el viaje y la aventura.

 

(Un lugar idóneo para un bautismo)

Conocido como el Cristo del Océano (*) es una sorprendente escultura de bronce del Salvador sumergida en las profundidades del mar,cerca de las costas de Cayo Largo. Inicialmente, sin embargo, su emplazamiento original estuvo en el Mar Mediterráneo, en la Bahía de San Fructuoso, entre Camogli y Portofino, cerca de Génova. Para los amantes del buceo, éste enclave sería,  indudablemente, un lugar extraordinario y señalado para un bautismo

 

(La x marca el lugar: la Bahía de San Fructuoso, donde espera sumergido el Cristo degli Abissi.

Señores, preparen sus papeles. ¿Hace? Foto: Solotravel.com)

  

 (El Cristo del Abismo de Pennekamp Coral Reef State Park , es una de los enclaves  submarinos más  fotografiados)

La primera estatua , de dos metros y medio de altura, fue colocada en las costas italianas en el año 1954, a una profundidad aproximada de diecisiete metros, por un equipo de buceadores profesionales italianos, encabezados por Duilio Marcante –artífice de la idea de sumergir al Cristo– que con ocasión de este evento utilizarían por ver primera un equipo SCUBA.  Se supone que la efigie de Cristo es un memento mori, pues fue colocada en las proximidades del lugar donde murió Dario Gonzatti en 1947; si bien otros pretenden que los creadores de la imagen pretendían erigir un símbolo que inspirase a todos aquellos amantes de la exploración de las maravillas del océnao.

El Cristo del Océano representa a Jesús en una pose parecida a la del Cristo del Cerro Corcovado( Pan de Azúcar), en un gesto de bendición, con las manos elevadas hacia la superficie. Una copia de la misma puede verse en Rávena, en el Museo de Submarinismo.

(Los ecos del impresionante Cristo del Cerro Corcovado son patentes en nuestro Cristo del Océnao. Foto Maravillas a mano alzada)

 

Los daños causados  en la estatua por los organismos marinos, la erosión y los golpes provocados por un ancla, obligaron a efectuar una restauración del original años después de su colocación en las aguas genovesas. Finalizado el proceso de saneamiento de la efigie, se decidió buscar para ésta un enclave más seguro.Se generó mucha polémica sobre el lugar elegido, porque  su acceso estaría muy restringido a la mayoría, preguntándose algunos qué sentido tendría disponer una admirable escultura en un sitio donde casi nadie podría verla.

(Los estragos de las profundidades son patentes en la estatua del Salvador)

Finalmente, en enero del 64,  el Cristo del Océano hizo su viaje hasta el sur de Florida llegando a su destino en Pennekamp Park en la primavera del año siguiente.  Encontrar un nuevo emplazamiento para la estatua no fue fácil, así como la preparación de los dispositivos necesarios para su colocación definitiva. 

 

(Instantánea de alguna de las intervenciones que ha sufrido la estatua)

(La placa que se añadió al Cristo del Océano en Cayo largo no es original, pero su mensaje la autentifica. Foto: keyshistory.org)

 

En los años noventa se añadiría de manera extraoficial una placa a la efigie original, que ostenta la siguiente inscripción, que viene a decir en román paladino que la mano de Cristo también guía a quienes se aventuran en las profundidades del abismo:

 

“If I take the wings of the morning
And swell in the uttermost
parts of the sea,
Even there your hand will lead me
and your right hand hold me fast

 


 

(El mejor lugar para un “bautismo” Buceo con Cristo en las aguas de Portofino, Italia)

 

 (Un segundo Cristo sumergido en las aguas de Florida, cerca de Cayo Largo)

 

 —–

 

Addenda et corrigenda, menda et lerenda

 * Sobre el apelativo de Cristo del Océano debemos hacer una breve aclaración. Realmente, esta escultura (o conjunto de esculturas, porque son varias) se denominan Cristos de las profundidades, o del Abismo, nombre que no nos ha gustado un pelo, por las connotaciones directamente infernales que encierra, y que hemos sustituido sabiamente por el título de una vetusta película que ya pocos recuerdan, y que seguía con poca fortuna la estela de Marcelino, Pan y Vino, contando con un sosias de Pablito Calvo en el papel de protagonista.  Un madero encontrado  en la playa durante uno de nuestros frecuentes paseos nos devolvió el eco de aquel memorable Cristo del Océano. Aquí abajo tienen el impagable trailer de la película, filmada en Cudillero (aprovechamos que el Pisuerga pasa por Valladolid para saludar a nuestra amiga María Barquín)

 

 (El otro Cristo del Océano, con el doble de Pablito Calvo: el celuloide rancio de cuando yo era rica)

 

-Fuentes, vínculos y notas varias-

(1) El Cristo de las Profundidades, en el artículo homónimo de Wikipedia

(2) Las claves de la historia del Cristo de las Profundidades, con fotos que ilustran el proceso de restauración de la imagen.

(3) Escapada para una inmersión en las aguas de Cayo Largo, Florida. Y en este otro sitio de diseño horripilante se puede contratar la excursión.

(4) El “segundo Cristo” de las San Fruttuoso de Camogli, aquí. y acá(con fotos del traslado de la estatua)

(  ) En esta historia, señores, también hay dos Cristos. Y la eterna cuestión es: ¿Qué versión escogerían ustedes? ¿La de SAn Fructuoso- Porto fino…. o la de Cayo Largo? Para mí, un cayo siempre será un callo, y las palabras a menudo son depósitos de verdadero conocimiento. ¿No creen?

Related Posts with Thumbnails

7 comentarios to El Cristo del Océano*

  1. Impagable entrada amigo, ahora que se iban diluyendo en el tiempo las ganas de emprender de nuevo los viajes a los fondos marinos llega Ud. con esta estimulante aventura. Por supuesto que sería una compañía inigualable para realizar su bautismo y el del Dr. Cataplasma, seguro que por aquí no se acerca ningún escualo. Y magnifica referencia a esa gran película de cuando en la tele solo había dos cadenas, magnificas tardes de sábado… No caerá en saco roto esta nueva aventura que se nos ofrece.

  2. Dr.Venturi on octubre 8th, 2010
  3. Por una de las más extrañas sincronimiedades a las que ustedes son tan aficionados escribo estas palabras escuchando “Aus tieffer Noth” de un tal Christophorus Demantius que en roman paladin alatinajado viene a ser un “De Profundis” (clamavit te). La onceava foto, justo encima de la placa, es una auténtica pasada, (se los digo yo que más de una vez me he visto obligado a prestar mi cuerpo para estos menesteres).
    Si quieren película, no pueden perderse “El Gran Azul”.
    Por otro lado, saben que aquí son llamados a un semejante bautizo, oficiado por maestres de la orden del Abismo o de las Profundiades, como menos lo prefieran, con el riesgo o el premio de que en vez de al Cristo vean directamente al Padre (el que haya sido bueno, naturalmente).

  4. Klingsor oder der letzte Harier on octubre 9th, 2010
  5. Ciertamente, si las aguas son como pinta el enlace, lugar maravilloso este de Portofino para realizar una inmersión.
    Mejor aún sería si los italianos aprendiesen a cocinar y saliesen de la combinatoria entre los tres elementos básicos, únicos diría yo, de su dieta; a saber, queso, pasta y tomate en cualquiera de sus permutaciones y combinaciones.

    Por otra parte el adjetivo horripilante queda corto para el diseño de ese engendro de página.

    No descarten tampoco la invitación del señor Klingsor, pues no es mal sitio el suyo según indica el dr. Venturi. Preparen sus tubos y sus caretas.

  6. R. Daneel O. on octubre 13th, 2010
  7. Soy de Argentia y tuve el placer de estar en ese lugar el mes pasado, un viaje en bote desde Portofino hasta la Bahia San Fructoso,no pudimos llegar hasta la playa porque estaba prefectura, entoces nos tiramos al mar justo ahí sobre el Cristo, fue increíble. Nos provocó un sensación difícil de explicar…fue uno de los lugares más hermosos visitados en este viaje, lo recomiedo…

  8. Silvina on agosto 7th, 2011
  9. Envidia cochina me da usted, Silvina.

  10. Flegetanis on septiembre 1st, 2011
  11. me he quedado anonadada, al leer y observar los VIDEOS tan hermosos, yo había escuchado a cerca del bello CRISTO DEL OCÉANO, Y HOY TUVE LA GRAN DICHA DE LEER Y CONOCER MÁS ACERCA DE ÉSTAS HERMOSURAS QUE NOS OFRECE EL GRAN CREADOR, DE NUESTRO DIOS…BELLO Y HERMOSO A TRAVÉS, DE ÉSTOS INVENTOS TAN MARAVILLOSOS COMO ES LA TECNOLOGÍA CON TODOS SUS AVANCES…………….MIL FELICITACIONES…

  12. gloria chica zapata on marzo 14th, 2014
  13. Muchas gracias a usted por visitarnos y leernos; celebramos con alegría que contribuyamos a hacerle pasar un rato agradable con nuestros pequeños “descubrimientos”. Un saludo.

  14. flegetanis on marzo 21st, 2014

Deja un comentario

Buscar
 
 
“Probamos el oro en el fuego, distinguimos a nuestros amigos en la adversidad.” , Isócrates
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

octubre 2010
L M X J V S D
« sep   nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, más ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II Sicalípticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una épica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMÓN El lápiz arqueológico Balada triste de trompeta...o de cómo vivir destruyéndose El hábito del arte Cuestión de poder Mundos remotísimos ¿Un postrecito? Polvo eres... El arte de Robert Lawson Más que mil palabras Paranoia mayestática Mortadelo y Filemón, singular evolución La ternura del monstruo Otra vez será... For unto us a child is born Plastilina, un juego de niños (II) Muerte, autorretrato final Juguetes en extinción Ciclópeo Crumb Damien Loeb