Archivo de abril 28th, 2010

De Islas y Paraísos

(Ilustración  para la NAVIGATIO SANCTI BRENDANI)

Finalmente, los navegantes desembarcaron, hacia el Sur, en el paraíso de las delicias, la eterna luz y la eterna primavera, entre fragancia, cantos, aguas suaves, animales espléndidos y mansos, y frutos preciosos y deliciosos. En el centro de la Isla del Paraíso se alzaba una gran columna en torno a la cual ascendía una escalera que llegaba hasta el cielo

De La navigatio Sancti Brandani (1)

 

El hombre imagina muchas cosas, pero sobre todo islas (2)

 

Un mapa es una metáfora. No es el mundo, sólo una representación del mundo, e inevitablemente muestra sólo uno de los muchos aspectos de lo representado. Si lo quieres ver desde otra perspectiva necesitas otro mapa.

Sergio Régules, sobre el mapa de Mercator (3)

 

La búsqueda del Paraíso perdido es, sin duda, el paradigma del viaje. La visión del mapa de Mercator y ciertas consideraciones sobre los misterios del Polo inflaman la imaginación y hacen pensar necesariamente en aquéllos  como metáforas visuales de ese centro primordial, encarnado en Islas de los Inmortales, Islas Afortunadas e Hiperbóreas,  Tir-nam-beos o Thules,  que ha constituído la meta final -inalcanzable, casi siempre– del viaje o gesta heróica de innumerables sagas y leyendas. 

(La región ártica en un fragmento del mapa de Bertius, s. XVII)

Durante el medievo se creía que el Jardín del Edén estaba en algún lugar del extremo oriental del mundo, y que era posible alcanzar aquél lugar.  Se pensaba que el Edén era un lugar real y muchos mapas trataban de fijar su localización, generalmente en el Este. En la Edad Media, el espacio físico representado en los mapas aparecía organizado de acuerdo con símbolos y valores y podía dividirse arbitrariamente con el fin de representar, por ejemplo, las siete virtudes o los diez mandamientos.Esta interpretación religiosa y moral del universo creaba insospechadas relaciones espaciales en el plano terrestre y permitía la yuxtaposición de dos mundos, el terrestre y el más allá (4).

 

Conforme avanzaba la ciencia de la navegación, la cartografía y el conocimiento sensible de la geografía terrestre, la imagen del Paraíso parece desplazarse paulatinamente hacia el Norte, hasta desaparecer prácticamente, o quizá ocultarse, con la aparición del mundo moderno. Este desplazamiento hacia el Norte del Paraíso en los mapas, sin embargo, podría ser interpretado a la luz del simbolismo en otro sentido, conforme a la naturaleza solar o polar del Centro del mundo.

 En un mapa diseñado por Bertius en 1618, basado en una versión más antigua de Mercator, aparecen representadas, en el espacio reservado al Polo Norte, las cuatro islas polares, con Groenlandia en el margen izquierdo, abajo, y la “Rupes Nigra”  duplicada, una vez en el Polo y de nuevo en la zona superior del mapa. El texto a la derecha, bajo el Polo, indica que “allí habitan Pigmeos“, esto es, una enésima versión de la clásica sentencia “Hic sunt Draconis” que se solía estampar en las regiones inexploradas, aduciendo la existencia de monstruos y señalando la ominosa frontera con lo desconocido.

La referencia más segura para esta curiosa configuración de las regiones polares es una obra desaparecida  llamada Inventio Fortunata, responsable en buena medida de la concepción que hasta 1300 se tenía respecto del Ártico, formado por cuatro grandes islas con un mar helado en el centro. En en libro se añadía que el agua era engullida hacia el interior de la Tierra (5) en el Polo Norte, y se mencionaba además la presencia de una inmensa roca negra, llamada “Rupes Nigra” (6) gigantesca roca de magnetita hacia la que apuntaban las brújulas, señalando el norte magnético.

    

(La región polar en el mapa de Bertius, basado en el de Mercator, con la Roca Negra en el centro)

Para nosotros, esta estructura cruciforme, reminiscente del ciclo cuaternario, es  deudora de las representaciones mucho más antiguas del Paraíso Terrenal, incluidas en buena parte de la cartografía medieval, y responde a su estructura conforme al relato bíblico (7):

“En su centro se halla el Árbol de la Vida y junto a él una fuente de donde manan los cuatro ríos del Paraíso: Tigris, Éufrates, Pisón y Guijón. La entrada al Paraíso se halla protegida por un querubín que blande una espada de fuego (…) Génesis II:10

   

(La montaña y el Arbol del Mundo en este esquema cosmogónico tradicional; a la derecha, mapa medieval con Jerusalén como Centro del Mundo)

Esta estructura no es exclusiva del occidente medieval, sino que la encontramos en otras partes del mundo, como en la China tradicional, donde la imagen del Paraíso también responde en ocasiones  a esta división cuaternaria de simbolismo central: así, se refieren a un  lugar enclavado en el Asia central, jardín habitado por los «dragones de sabiduría». Describen el lugar y muestran los cuatro ríos esenciales del mundo: Oxus, Indus, Ganges, Nilo, brotando de una fuente común.(8)

 

(Izquierda: visión medieval de los cuatro ríos del Paríso. A la derecha,ilustración de la Navigation Sancti Brendani, de Leonid Korablev, mostrando el navío frente al Árbol del Paraíso)

Existen además antecedentes en el la Roma antigua para esta distribución peculiar de la que la región polar del mapa de Bertius es un vestigio:  el mapa del mundo de Agrippa es una representación simbólica del “Nuevo Mundo” de Augusto, (y una herramienta de propaganda imperial); no es un mapa técnico (…) sino que el documento se basa en otras consideraciones de carácter simbólico y religioso.  Agrippa, como Augur y conocedor de los ritos sagrados antiguos, debe trazar la “nueva cosmogonía” sobre su mapa y en él las direcciones de los ejes principales del Cosmos: el “Cardo” y el “Decumanus” acordes con el curso del sol. (…) El rito realizado por Agrippa debe establecer primero el trazado de un círculo entorno al “Centro del Mundo” (9)

El Mapa de Agrippa, con la estructura central y cruciforme conformada por el trazado del Cardus y el Decumanus.

De modo que en el mapa de Bertius, las cuatro islas Polares son una representación acorde con la imagen del Paraíso o, más exactamente, con la idea tradicional del Centro u ombligo del mundo, participando de su simbolismo. La sola presencia de la Piedra Negra en su centro es suficientemente explícita en este sentido, puesto que ésta no es sino un Omphalos,  Betilo o Piedra sagrada (10), equivalente a la montaña del mundo y símbolo del Axis Mundi, el Eje del Mundo. En muchas tradiciones, la erección de un pilar o piedra sagrada, marca uno de los momentos fundamentales de los ritos de fundación de ciudades y culturas, esto es, de todo centro constituído a imagen y semejanza del Centro Primordial.

 

(La Pîedra negra, betilo o Lapis Niger, de Cibeles; derecha, Cibeles llega a Roma en una barca)

Por otro lado, el carácter magnético de la Ruper Nigra  no se refiere tanto a una cualidad física sino espiritual, referida aquí a  la fuerza centrípeta de atracción hacia el Centro del Mundo. La complementariedad de este  simbolismo la hallamos en la idea de expansión desde la fuente central de la que manan los cuatro ríos, que desde ahí recorren toda la tierra. No se trata solo de una representación del centro geográfico, sino del origen y fuente de la creación, de la manifestación. La curiosa distribución de las cuatro islas en la región polar del Mapa de Bertius es evocadora de los cuatro corrientes fluviales paradisíacos. Todos estos elementos vienen a redundar en la idea de una geografía celeste, de una imagen del Centro representada en dicho documento.

(Evolución de las distintas manifestaciones gráficas del signo del Polo y del Centro) (source)

Finalmente, la mención –conforme a la Inventio Fortunata– de un agujero o sima a través del cual las aguas serían engullidas hacia el interior de la tierra coincide plenamente con el simbolismo del Axis Mundi, lugar donde efectivamente se opera el paso entre los tres mundos, Cielo, tierra e infierno, sirviendo de puente entre ellos. La inclusión de la geografía intraterrena en los mapas antiguos, especialmente en el medievo, no era una cuestión baladí: si señalában las Puertas del Cielo, también habría que localizar las Puertas del Infierno. El hombre medieval necesitaba  conocer el lugar preciso en el que se abrían las puertas del otro mundo. (…)  En el universo había agujeros que conducían al infierno, como se revela en el Purgatorio de San Patricio. Lo que nos interesa señalar, en definitiva, es que a través del espacio, tal y como se nos representa en estos mapas, se podía llegar al otro mundo. (4)

  

(Un diagrama del Infierno de Dante, con la abertura Polar como acceso al interior de la Tierra. La portada de Viaje al Centro de la tierra de Verne)

 

(La danza en torno al “Polo”, otro misterioso asunto relacionado con el simbolismo central y axial, objeto de futuras disgresiones)

 

-Fuentes y vínculos-

(1)  Fragmento de la Sancta Navigatio Brandani, s.XIII, trad. de Rojas Penalva, Ángel, Islas y Paisajes Misteriosos

(2) Juan Villoro, De eso se trata. Anagrama 2008

(3) El mundo no es como lo pintan, verdades y mentiras de un mapa. Sergio de Régules

(4) Literatura de Visiones en la Edad Media románica: una imagen del otro mundo. Rubio Tovar, José.

(5) Marcando un acceso al Centro de la Tierra, a través de una abertura, como manifiestas numerosas leyendas, ficciones y teorías ocultistas a propósito de la Tierra Hueca.

(6) Hay muchas historias de viaje sobre islas o montañas magnéticas. Ptolomeno habla de ellas, así como Sir John Mandeville afirmaba haberlas visto en el Océano Indico. En las leyendas, los navíos construidos con clavos de hierro eran atraídos fatalmente hacia estas islas.

(7) A menudo, esta representación del Paraíso Terrenal confunde sus rasgos con los de la Jerusalén como ombligo del mundo u omphalos. En la Divina Comedia, además, Dante inicia su viaje a los infiernos desde el subsuelo de esta ciudad.

(8) Juan Eduardo Cirlot.- Diccionario de símbolos. Lábor. Barcelona, 1991. Pág.  355

(9) Orbis Terrarum, El círculo de la Tierra, enVitrum.

(10) Uno de los símbolos más característicos de Cibeles, quizás el que mayor carga simbólica y metafísica conlleva, es la Piedra negra que, como dice la tradición, es una piedra “caída del cielo” (lapis ex caeli, lapis exilis) Casi siempre se ha representado la Piedra negra disforme, dispuesta sobre un altar o columna (IMG 10), en el centro o en la pared opuesta a la entrada del templo de Cibeles (con posterioridad, fue la imagen de la diosa la que se situó encima del pilar); sin embargo, simbólicamente, la Piedra negra se la representa de forma cónica o, más raramente, como una pirámide de base cuadrada, que es un símbolo de la Montaña, lo que está en perfecta correspondencia con Cibeles en tanto que “diosa de la Montaña”. En tanto que símbolo axial, la Montaña es una representación del Eje del Mundo. (source)

(11) Para mayor profundización en el Simbolismo del Centro, véase Guénon, René. La idea del Centro en las tradiciones antiguas.

(12) Las imágenes del mapa de Bertius están tomadas de Rupes Nigra and the 4 islands of  North Pole

 ( ) Un breve recorrido por la historia de la cartografía, con algunos ejemplos e ilustraciones, aquí.

 

Related Posts with Thumbnails
Buscar
 
 
“Todo el mundo quiere un pollo gordo que pese poco” , Anónimo
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

abril 2010
L M X J V S D
« mar   may »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
Intermission Demasiado azul PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo Navideño, níveo, ciclostático Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una épica del taparrabo, II Resurrección MAC Balcón pompeyano Break Níveo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, más ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II Sicalípticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una épica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMÓN El lápiz arqueológico Balada triste de trompeta...o de cómo vivir destruyéndose El hábito del arte Cuestión de poder