Archivo de abril 26th, 2010

Alfred Lothar Wegener.

·

En 1912 el meteorólogo alemán Alfred Wegener propuso una teoría revolucionaria, la deriva continental.

·

·

En su libro “El origen de los continentes y océanos” …

·

(1)

·

…afirmaba que los continentes podían desplazarse, y que hacía 300 millones de años habían estado unidos formando una masa continental única a la que llamó Pangea (del griego toda la tierra).

·

·

De hecho, no es la primera vez, ni va a ser la última, que toda la tierra emergida se una para formar un supercontinente, volviéndose luego a separar. Es lo que se conoce como ciclo supercontinental de Wilson. Vean en el siguiente gráfico tres posibilidades de reunión continental futura…

·

·

… como será la geografía por venir…

·

·

(2)

…y cómo ha sido la evolución desde Pangea hasta hoy. Pasen el puntero por encima para ver la edad correspondiente.

·

·

Aquí tienen unos tutubos que animan lo dicho.

·

·

Wegener pensaba que los continentes se movían resbalando sobre los fondos oceánicos, pero no podía explicar qué fuerza era capaz de empujarlos, aunque aludió a la rotación terrestre como posible causa. Hoy se sabe que esto no es exactamente así. En realidad, la capa más externa del planeta, la corteza, junto con la parte superior del manto forman un conjunto rígido llamado litosfera. Es como una costra rígida que envuelve al manto, constituido por rocas plásticas. La litosfera está desgajada en piezas como un puzzle, llamadas placas litosféricas, que son las que realmente se mueven debido a las corrientes de convección, producidas en el interior del manto terrestre por el calor interno de nuestro planeta. Esto constituye la más moderna teoría, la tectónica de placas.

·

·

Wegener aportó pruebas muy sólidas para defender su teoría, pero en su momento la idea de que los continentes pudieran desplazarse era demasiado increíble. A pesar de la validez de las mismas su teoría de la deriva continental cayó en descredito. Sólamente a partir de los años 50, con el desarrollo del sonar y el estudio de los fondos oceánicos, se comprobó lo acertado del alemán. Hacía 20 años que había muerto cuando le llegó el merecido reconocimiento.

- El encaje de los perfiles de los continentes había sido observado y mencionado por otros autores, como Alexander von Humboldt, a principios del siglo XIX, o Frank Taylor en 1910.

- Las huellas de la erosión del hielo de hace 300 millones de años parecían caóticas, pero cobraban sentido si se suponía que en esa época los continentes estaban juntos y cubiertos de un casquete de hielo.

·

·

- Se encontraban fósiles iguales en continentes diferentes, lo que no podía explicarse a menos que los continentes hubieran estado en contacto sin ningún océano de separación. Así como extrañas coincidencias entre el tipo y edad de las rocas de distintos continentes.

·

·

- Minerales magnéticos en rocas de igual edad en distinto continente indican dos polos norte. Trasladando los continentes, apuntan a un único polo.

·

·

En 1930 Wegener dirigió una expedición a Groenlandia, donde esperaba encontrar pruebas de que actualmente continuaba el movimiento de apertura del océano Atlántico.

·

·

En el mes de noviembre unos miembros de la expedición quedaron aislados. Cuando Wegener se dirigía con su compañero Rasmus Willumsen a llevarles provisiones fueron sorprendidos por una tormenta y ambos desaparecieron. El cuerpo de Wegener se recuperó un año más tarde.

·

·

(La últmia foto de Alfred Wegener, tomada el 1 de noviembre de 1930, en su 50 cumpleaños. Al día siguiente encontró la muerte en el lugar marcada por la cruz. Alfred Wegener Institute for Polar and Marine Research).

Nuestro tributo a este científico revolucionario, adelantado a su tiempo e intrépido viajero.

·

·

– Fuentes y créditos de las imágenes -.

(1) University of Oklahoma.
(2) Darkroastedblend.

·

File:Stamp Alfred Wegener.jpg

·

Tres cortes de pelo

Mario del Mónaco, John Rawnsley y por último, Herman Prey interpretan el papel de Figaro y cantan el aria “Largo al factotum” del Barbero de Sevilla de Gioacchino Rossini.  Tres cortes de pelo que nos han alegrado el día.

MARIO DEL MONACO

JOHN RAWNSLEY

HERMAN PREY

Crónica subterránea del Polo

 La Esfinge de los Hielos, en el ártico, así como la sola mención de la Isla de Sicilia, que nos hace pensar en el cráter del Stromboli, evocan poderosamente la imagen de ambas puertas, de entrada y salida respectivamente, según diversas tradiciones, al interior de la Tierra, que según el modelo ocultista sería una gran esfera hueca (1). 

(El “agujero” en el Polo, del mapa de Mercator, con sus cuatro ríos, el último vestigio del Paraíso perdido en la historia de la cartografía)

El  Polo norte se identifica en numerosas leyendas y corrientes de filiación esotérica con una de las entradas al mundo subterráneo, ese dominio que muchos otros llaman inframundo o, más exactamente, Infierno. William Reed publicaría en 1906 “El fantasma de los Polos”, que al margen de las prolijas referencias científicas se convertiría pronto en uno de los volúmenes de culto para los nutridos seguidores de la teoría de la Tierra Hueca (2). Algunos años más tarde Willis George Emerson daría a imprenta su libro  “El Dios humeante o un viaje al interior de la Tierra” donde describe en forma novelada lo que dice ser un suceso real, acaecido en 1829: el viaje de un pescador noruego, Olaf Jansen, a regiones inexploradas y desconocidas por la cartografía en el corazón del ártico. Es la primera vez que en la literatura en torno al mundo subterráneo aparece  Shamballah, que en el libro de Emerson es la capital de Edén, donde residiría el Rey del Mundo. Esta obra inspiraría posteriores descripciones del mundo intrataterreno, y marcaría el modelo a seguir.(2)

 

La descripción del Polo como frontera con el mundo subterráneo fue anticipada por escritores como Edgar Allan Poe, quuien en su apasionante Arthur Gordon Pym de Natucket establece esta región  como escenario de su enigmático y ominoso final, que ha sido fuente de inspiración para obras posteriores como la propia Esfinge de los Hielos, de Verne, o la lovecraftiana En las Montañas de la Locura. El tema ha sido también desarrollado cinematográficamente, como en La Orilla del fin del mundo (Forbidden Quest) de Peter Delpeut (1993) (3). El propio Jules Verne, fascinado con esta idea, exploraría ampliamente el tema del mundo subterráneo en varias de sus novelas , como en lLas Aventuras del Capitán Hatteras (1816) donde el protagonista accede al interior del Polo a través del cráter de un volcán, idea que retomará más tarde en su Viaje al Centro de la Tierra, fijando esta vez el cráter del Stromboli como pasaje para la salida del inframundo.

 

 

(Portada de otra obra sobre la Tierra hueca junto a una ilustración del Viaje al Centro de la Tierra de Verne)

La superficie boreal es también para algunos la puerta del Infierno dantesco. En efecto, para Dante, el infierno va descendiendo desde la superficie boreal estrechándose gradualmente hasta el centro del globo terráqueo. Este esquema se basa al parecer en la planificación de la ciudad medieval. Cada uno de los nueve círculos es un espacio totalmente diferente donde se albergan culpas y penas, hasta llegar al infierno y retomar la subida al purgatorio (una grieta que abrieron en la roca las aguas del Leteo, comunica el fondo del infierno con la base del purgatorio).  

(La estructura del Infierno de Dante Alighieri, ampliamente basado en la geografía Ptolomeica, y asociada al número nueve, equivalente de la escala planetaria)

 

-Fuentes y links-

 (1) La Esfinge de los Hielos, de Jules Verne, donde por primera vez se menciona la posiblidad de un viaje al Interior de la Tierra; el mismo autor recogerá el testigo en su célebre Viaje al Centro de la Tierra. En esta última novela, recordémoslo, la salida de los expedicionarios -a los que guía el alquimista Arne Sacknussem- tiene lugar por el cráter inactivo del Stromboli, en la isla de Sicilia –que no está lejos de Africa, como diría Franco Battiato)

(2) Sobre la peliaguda y fascinante teoría de la Tierra Hueca, que será objeto de más de una mención en nuestra bitácora, véase –para abrir boca– este extenso artículo de la blog La Crónica Subterránea

(3) La orilla del fin del mundo, de Peter Delpeut (1993) un oscuro filme que explora los misterios del Ártico.

(4) Las ilustraciones de la Divina Comedia de Dante pertenecen a la Edición de Brescia, una de las más antiguas conocidas; pueden ver algunas estampas adicionales aquí.

(5) Parte de las secuencias de esta película se rodaron en las impresionates Cuevas de Aracena, en Huelva.

Pretextos de un amante

Chema Madoz, SIN TÍTULO, 1997 Fotografía

Dis Berlin, uno los artistas que mejor ha sabido reflejar la magia del viaje imaginario y la ensoñación en mundos remotísimos, nos invita a deleitarnos con una selección de pinturas y fotografías que, según su exquisito criterio, ha dispuesto en esta exhibición del Instituto Cervantes, Pieza a Pieza,  entre las que se encontraba esta sugerente obra del fotógrafo Chema MADOZ,  que evoca poderosamente el espíritu de la exploración y el estado de ánimo de quien está siempre dispuesto a la aventura de viajar más allá.

Pieza a pieza es un gabinete de pinturas, dibujos y fotografías. Obras rastreadas en diferentes épocas y lugares y que tienen como común denominador la intensidad y la concentración. Su particularidad es la de reivindicar el pequeño formato y permitir futuros montajes que se amolden a cualquier espacio como si fuese un gabinete privado. (1)

 

(1) Pretextos de un Amante es el título del artículo que Dis Berlin presenta  para justificar su selección de obras para la exibición de Pieza a Pieza;  pueden leer el texto completo  aquí.

 

Lunes, abril 26th, 2010 ICONOGRAPHIA CURIOSA No hay comentarios

La mandrágora de Dioscórides

 

(Imagen History of Science Library)

 La representación antropomorfa de esta raíz de Mandrágora, favorita de las brujas, pertenece al Dioscorides de Nápoles, (Codex neapolitanus Ms. Ex Vindob. Gr. 1 Salerno) manuscrito iluminado conservado en la Biblioteca Nazionale de Nápoles; es un antiguo volumen sobre botánica del siglo séptimo, en griego, basado en la Materia Médica del físico griego Dioscórides. El libro contiene descripciones de plantas, raíces y hierbas y sus usos medicinales. Hasta el siglo XVIII el manuscrito se conservó en el monasterio Agustino de San Giovanni a Carbonara, en Nápoles. 

(1)Les facilitamos un enlace a la versión completa en PDF de la Materia Medica de Dioscórides

(2) La Materia medica de Dioscórides y otros volúmenes vetustos en History of Science Library

Related Posts with Thumbnails
Buscar
 
 
“Sólo sé que no se nada, pero lo que sé lo sé seguro. Anónimo.”
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

abril 2010
L M X J V S D
« mar   may »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
Intermission Demasiado azul PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo Navideño, níveo, ciclostático Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una épica del taparrabo, II Resurrección MAC Balcón pompeyano Break Níveo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, más ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II Sicalípticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una épica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMÓN El lápiz arqueológico Balada triste de trompeta...o de cómo vivir destruyéndose El hábito del arte Cuestión de poder