La butaca del diablo

12 abril
2010
escrito por Flegetanis

Un enclave enigmático y especial donde los haya, sin duda. No podíamos concebir un nombre más adecuado. Cuando logramos acceder hasta allá, a escasos metros de una tranquila carretera, a las afueras de Rennes les Bains, tenemos que dar la razón a cuantos hablan de lugares mágicos y no se qué fuerzas telúricas. De todo este espacio que rodea esta extraña  roca tallada en forma de sillón emana una atmósfera ominosa;  la sensación de lo sagrado nos envuelve. Quizá se trate solo una cuestión de sugestión y nada más. Hemos tardado casi veinte años en venir hasta este sitio; una vez aquí, no queremos dejarlo. Marchamos con la sensación de que algún día habremos de volver. Nos sorprende la belleza y la tranquilidad del paisaje, su silencio sobrecogedor, y algo más que no sabemos muy bien definir.  El lugar bien merece una segunda visita.     

   

       

       

      

     

     

     

     

(Le fauteil du Diable. © Perillos Society. com)   

     

 A doscientos metros escasos del lugar llamado Le Cercle (el círculo) emplazada en un calvero de un bosque, se alza le Fauteil du Diable, la  butaca del Diablo. Ésta es simplemente una gran roca tallada en forma de asiento, bastante confortable, por cierto. Tiene incluso unos salientes para reposar los brazos , y parece haber sido concebida para una persona de estatura media.  Hay quien asegura que se construyó a principios de siglo para que los cazadores de la zona pudieran sentarse mientras esperaban, apostados. No hay demasiados datos sobre el origen de este artefacto ni su función, si es que tuvo alguna.  Una vez nos sentemos en ella, el rostro del ocupante se orienta hacia el Este, hacia el sol naciente. Algunos han querido ver en es esto un indicio de la conexión del lugar con algún vestigio de culto pagano desarrollado los alrededores.     

 A esta idea se suma el hecho de que la Butaca del Diablo este  próxima a un manantial, la Source du Cercle, que mana prácticamente a sus pies, y que presente diversos símbolos grabados de reminiscencias alquímicas en su superficie, aun cuando la datación de los mismos no sea concluyente. Algunos parecen de hecho bastante recientes.  Por otro lado, la presencia de la fuente sugiere la idea de un enclave para la celebración de rituales de algún tipo en el pasado ; el agua siempre ha jugado un papel fundamental en muchos ritos, incluso en el Cristianismo, donde se vincula al bautismo. Sin embargo, no existen datos que justifiquen la existencia de rituales célticos o druídicos la zona.     

     

(Uno de lo símbolos grabados en la Butaca del Diablo. © rlcsearch.com)     

 Situada en un flanco de la montaña frente a Rennes les Bain, este lugar es uno de los “centros neurálgicos” incuestionables del misterio de Rennes-le-Chateau y su mirífico tesoro. Se ha dicho incluso que la Butaca del Diablo es el trono que falta a la estatua de Asmodeo, el diablo cojuelo, que custodia la pila bautismal de la Iglesia de la Magdalena en Rennes le Chateau. Algunos arguyen que hay un vínculo real entre ambos, siendo algo así como las dos piezas de un fenomenal puzzle; algunas soluciones imaginativas pasan por sugerir que cuando se coloca a Asmodeo en su asiento , la dirección hacia la que el diablo dirige su mirada determina la “x que marca el lugar” y  revelará el enclave preciso donde hallar el fabuloso botín. (5)     

     

Asmodeo en la Butaca del Diablo, señalando el lugar. © Ben Hammot. The Tombman.     

     

(La Butaca del Diablo es para algunos una pieza fundamental del gigantesco puzzle de Rennes le Château)     

         

   

       

       

      

      

     

     

    

     

Toda esta zona es muy rica en lugares especiales cargados de elementos de folclore; si siguen el camino que nos lleva hasta la Butaca del Diablo, se encontrarán también otras rocas igualmente singulares con inscripciones de otra época, como las llamadas Roches Tremblantes, de las que una vieja leyenda afirma que fue el mismo diablo en persona quien las habría colocado en este lugar, e incluso con otras formaciones de asombroso parecido con nuestra Butaca del Diablo, según se aprecia en este artículo de la Societé Perillos.     

Le fauteuil du diable dit "fauteuil d'Isis"      

La Butaca del Diablo, en los alrededores de Rennes-les-Bains (© magie-arcadie.com)      

 Aquí tienen la ruta para llegar hasta la Butaca del Diablo:      

Viniendo de Rennes les Bains, tomar la dirección del monte Bugarach. Cerca del cruce de Sougraigne, tomar el primer camino a la derecha. Seguir este camino recto, hasta el comienzo de un sendero a la derecha señalado con un cartel que dice “Roche Tremblante”.Desde allí, seguir a pie siguiendo el sendero “Roche Tremblante”  , después  el camino marcado como “Fauteil du Diable” y luego de nuevo la ruta “Roche Tremblante”. Girar media vueltra en la “Roche Tremblante” y seguir enseguida el sendero que desciende hasta la Butaca del Diablo y la Source du Cercle.  Buen viaje y buen caza. Recuerdos a Asmodeo.      

 
       

Fauteuil du Diable et source du cercle © Koloborder.      

 
 
  

 -Fuentes y vínculos-      

 (1) Más fotos en esta página que revelan la belleza incuestionable del enclave donde se alza Le Fauteil du Diable.      

(2) La Butaca del Diablo en la página de la Societe Pêrillos, en torno al catarismo y al misterio de Rennes-Le-Chateau      

(2) Un pequeño artículo sobre el enclave y sus símbolos (en español)      

(3) http://www.renneslechateau-fr.com/films-et-reportages/le-fauteuil-du-diable-t155.html
 
 
(5) Ben Hammot, La Butaca del Diablo.

(4) Todo este asunto de la Butaca del Diablo y el fabuloso tesoro de Rennes-le-Château no hace más que evocar otro célebre sillón del Diablo rodeado de  misterio, en este caso el del mensaje codificado en torno al cual gira el magistral e inolvidable cuento de Edgar Allan Poe El Escarabajo de Oro: ” Un buen vaso en la hostería del obispo en la Butaca del diablo cuarenta y un grados y trece minutos nordeste cuatro de norte, principal rama séptimo vastago lado este solar desde el ojo izquierdo de la cabeza de muerto una línea recta desde el árbol a través de la bala cincuenta pies fuera….”       http://www.apocatastasis.com/escarabajo-oro-cuento-edgar-allan-poe.php#ixzz0ktXWiqNG © Apocatastasis: Literatura y Contenidos Seleccionados      

   

Related Posts with Thumbnails

2 comentarios to La butaca del diablo

  1. Este es un destino interesante para ir guiado por ud. apuntado queda para una, espero no muy lejana, visita

  2. Dr.Venturi on abril 12th, 2010
  3. Lo mismo estaba pensando cuando preparaba el post. Este es un destino inolvidable, amigo.
    Sin embargo, se me ocurre una pequeña broma con su comentario; imagínese que lo aplicamos tal cual a mi última entrada: La isla de los muertos. Vea el resultado:
    “Este es un destio interesante para ir guiado por ud.; apuntado queda para una, espero que LEJANA… MUY lejana visita”
    Qué miedo, ¿no?

  4. Flegetanis on abril 12th, 2010

Deja un comentario

Buscar
 
 
“Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo” , Pablo Neruda
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

abril 2010
L M X J V S D
« mar   may »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
Intermission Demasiado azul PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo Navideño, níveo, ciclostático Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una épica del taparrabo, II Resurrección MAC Balcón pompeyano Break Níveo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, más ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II Sicalípticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una épica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMÓN El lápiz arqueológico Balada triste de trompeta...o de cómo vivir destruyéndose El hábito del arte Cuestión de poder