Archivo de abril 8th, 2010

Paisaje con ruinas romanas

(Johann Heinrich Füseli, Joven abrumado por los restos de la Antigüedad)

Tan grande fue Roma, que hasta de sus ruinas se aprende”, dice la tradición que refirió Hildebert de Lavardin (1056-1133) (…) Francesco Petrarca, en el “Trionfo del Tempo” muestra con elocuencia este sentimiento del tiempo que transcurre dejando a su alrededor las ruinas de su paso:

Antes que los demás siento la huida

de mi vida y del sol en su carrera

la evidente ruina de este mundo (1)

En The Speculum Romanae Magnificientae podrán abrumarse también, como el joven del dibujo de Füseli, ante la magnficencia y el colosalismo de las ruinas romanas figuradas en la esplendorosa colección de grabados que muestra en esta página toda la gloria de la antigua Roma.

   

(Algunas muestras de los grabados que pueden contemplarse con gran resolución en la página The Speculum Romanae Magnificientae)

 

(1) Francesco Petrarca. Triunfos. Editora Nacional, 1983.

(2) Textos seleccionados de El Esplendor de la Ruina. Fundación Caixa Cataluña, 2005.

Encrucijadas

 

Michele Harvey

(Senderos entre árboles vistos magistralmente por  Michele Harvey. Créditos: Lines and Colors)

Entre los antiguos practicantes de los misterios órficos, “el alma, llegada a una encrucijada del camino que siguen los difuntos en el más allá, debe  elegir entre dos vías. Una, la de la izquierda, conduce a un ciprés blanco –la muerte– que da sombra a un manantial del que brota el agua del Olvido. Se ha advertido por adelantado al participante en los misterios que no debe acercarse a él. Al contrario, debe tomar el camino de la derecha, el que lleva al agua fresca del lago de la memoria.

Tal es, descrito por la poesía helénica, el postulado de partida del taoísmo, con los dos Principios, el Yin y el Yang, en perpetúa oposición en este mundo de la dualidad que es el mundo manifestado.”  (1)

(Orfeo y Eurídice, según Camille Corot)

El Hombre en la encrucijada (Escena de Naúfrago, de Robert Zemekis)

       

Al hilo de nuestra digresión sobre las encrucijadas y las dos vías que ha de enfrentar el alma del difunto según el orfismo, se nos ocurre una lectura disparatada y heterodoxa del escudo de la Hermandad de Hinojos, del que podrán encontar un ejemplo en la entrada de la Raya Real, en el arranque del Camino a Palacio desde Villamanrique de la Condesa (Huelva):  En el centro, el árbol de la vida, imagen del centro primordial o axis mundi, escala por la que se asciende a los estados más allá de la manifestación; a la izquierda, la vía real, de los kshatriyas, representada por la espada, y a la derecha, la vía sacerdotal, figurada mediante la cruz de la Orden de Santiago: estas son los dos vías, izquierda y derecha, respectivamente que conducen respectivamente a la iniciación en los misterios menores y mayores, llamados real  y sacerdotal, correspondientes a las Ianua Inferni e Ianua Caeli, las puertas solsticiales y las dos caras de Jano, dios de las iniciaciones y los misterios (2)

 (Orfeo en los Infiernos)

(1) Fragmento escogido  de Ambelain, Robert. El Secreto Masónico.

(2) “(…) los “Grandes Misterios” están en relación directa con la “iniciación sacerdotal”, y los “Pequeños Misterios” con la “iniciación real” (…); si empleamos términos prestados de la organización hindú de las castas, podemos decir entonces que, normalmente, los primeros pueden ser considerados como el dominio propio de los Brahmanes y los segundos como el de los Kshatriyas ” (Guénon René, Símbolos fundamentales de la Ciencia Sagrada)

Al pasar la barca

Al pasar la barca

Al pasar la barca,
me dijo el barquero:
las niñas bonitas
no pagan dinero.

Al volver la barca
me volvió a decir:
las niñas bonitas
no pagan aquí.

Yo no soy bonita
ni lo quiero ser.
Las niñas bonitas
se echan a perder.

Cancioncilla popular (1)

El simbolismo de la barca está asociado indisolublemente al del viaje, al del creciente lunar, al simbolismo general de las aguas, y al de la matriz o recipiente primordial. La barca también es un emblema de Jano bifronte, navegador del tiempo, el dios de los misterios y las iniciaciones, y en este sentido puede vincularse con el puente, y con el significado general de la travesía del vado o del río. La barca simboliza también el viaje por el mundo manifestado, y el tránsito por el más allá,  figurando el principio de conservación y renacimiento de los seres.

El viaje en barca responde al simbolismo fundamental de la navegación, que participa del concepto del viaje como búsqueda; recordemos las múltiples tradiciones relacionadas con este misterio,  desde  de el periplo de los Argonautas en pos del Vellocino de Oro a la Navigatio Sancti Brandani, paradigma de todo viaje por el mar. Son siempre la metáfora de la intención del ser espiritual hacia el centro  primordial o la morada de la inmortalidad.

(Source: todoslosforos.com)

La asimilación de la Media Luna a una barca es frecuente, y se encontraba ya entre los sumerios, donde el dios Luna, navegante del cielo, es el hijo del dios supremo Enlil; Enki, dios de las aguas y ordenador del mundo, es también un navegante. Muchas divinidades  femeninas y vírgenes cuentan con el navío como uno de sus atributos, así nuestra Virgen Consolación de Utrera –la del barco chiquitito– o, ya cerca de la mar océana, participando plenamente del simbolismo del agua, la Virgen del Rocío.

El viaje en barco  , común en la antigua lírica popular española, tiene siempre como fin:

—pasar a otra tierra.
—salvarse de morir.
—Ir hacia donde está el amado o la amada
 
 
 
(El paso de la Laguna Estigia –en una barca, por supuesto–)
 
 
 
(1) El asunto de esta canción popular podría ser diverso: el barquero –o lo que éste represente– requiere de amores a la doncella, pero es evidente que ella tiene otros intereses; en otro orden de cosas, podría ser la muchacha quien se erige, virtuosa, como principio espiritual, negándose al amor profano, efímero y caduco, representado por el pícaro barquero. La coplilla reviste entonces un tono de inconfundible memento mori: “las niñas bonitas se echan a perder” .

(2) Una barca en Coria, artículo de D.Antonio Burgos, sobre el tema que ha “inspirado” esta pequeña entrada.

(3) Casi se nos olvida mencionar que el parecido de la media luna con las astas de un toro o bóvido no es un asunto baladí, sino que encierra una significación muy interesante que quizá abordaremos en alguna otra ocasión.

 

La ciudad utópica de Hugh Ferriss

 

Hugh Ferriss y la Metrópolis del Mañana.

El arquitecto Hugh Ferris fue, allá por los años veinte, el más talentoso dibujante arquitectónico de su época y quien a través de sus escenas de rascacielos de cuidadoso claroscuro ayudaría a configurar la arquetípica imagen de Gotham. Las imágenes que aparecen aquí, y que llegaron a nosotros a través del muy recomendable artículo Delineator of Gotham, en The Nonist, pertenecen al libro de 1929  The Metropolis of Tomorrow.  Sin embargo Ferriss nunca diseño un sólo edificio notable, lo que no impidió que antes de su muerte un colega dijera que “su influencia en su generación de arquitectos ha sido mayor que la de ningún otro”. 

Aunque sus primeros trabajos fueron en su mayor parte ilustraciones o anuncios para períodicos o revistas especializadas,  en los tempranos años veinte realizaría representaciones en perspectiva, especialmente de rascacielos y edificios de arquitectura comercial, articulando lo que más tarde sería su obra principal. Trabajando con lápiz de carbón, desarrolló una depurada técnica claroscurista, con efectos de sombreado dramáticos y una atmósfera ligeramente densa y romántica; que potenciaban el aspecto monumental de las estructuras, sacrificando todo ornamento o detalle para enfatizar el potencial de las masas y los volúmenes sencillos.

El libro La Metrópolis del Mañana se dividía en tres secciones distintas llamadas, Ciudades de Hoy, Tendencias futuristas, y Una Metrópolis Imaginaria. Los escasos estudios reproducidos aquí corresponden a esta última sección; todos ellos concebidos por Ferriss para ilustrar los conceptos clave de su texto.

 Para disfrutar del resto de los estudios de Ferriss, pueden dirigirse a esta página asociada a la Universidad de Columbia donde podrán encontrar buena parte de su asombrosa producción

-LINKS-

(1) Los dibujos reproducidos aquí pertenecen a la galería de imágenes con los proyectos de Hugh Ferriss en The Nonist

(2) Texto traducido libremente del artículo (en inglés) sobre la vida y milagros de Hugh Ferriss  por cortesía de The Nonist

Related Posts with Thumbnails
Buscar
 
 
“¡Ay de los que llaman al mal bien y al bien mal, que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas(...)!” , Profeta Isaías, V,20
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

abril 2010
L M X J V S D
« mar   may »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Álbum Fotográfico

El archivo XML no existe
Intermission Demasiado azul PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo Navideño, níveo, ciclostático Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una épica del taparrabo, II Resurrección MAC Balcón pompeyano Break Níveo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, más ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II Sicalípticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una épica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMÓN El lápiz arqueológico Balada triste de trompeta...o de cómo vivir destruyéndose El hábito del arte Cuestión de poder