La guerra de Otto Dix

21 marzo
2010
escrito por Flegetanis

A?

“LaA?guerra es una cosa terrible, pero hay en esto tambiA?n algo tremendo y poderoso (1). No quiero perdA?rmela por nada del mundo. TenA?is que haber visto seres humanos en este estado desatado para saber cuA?l es la verdadera naturaleza humana… Necesito experimentar todo lo extremo de la vida por mA? mismo, y por eso voy a ir allA?, por eso me alisto como voluntario.”

Otto Dix (1891-1969)

A?

(Ecce homo: Otto Dix, por cortesA?a de Hotel junto a la vA?a)

(Otto Dix, Aguafuerte de la Serie La Guerra, from Art of War, D.M: HartA?s Webpage)

ottodix.jpg image by sobreiro

VIDA Y MUERTE EN LAS TRINCHERAS. LA GUERRA DE OTTO DIX

Pertrechado con una Biblia y una obra de Nietzsche en su mochila de soldado, elA?temible Otto Dix se lanzA? al fuego, el barro y el fragor de las trincheras: “Asombrosamente,A? en los tres aA?os que pasA? en el frente de batalla, en circunstancias horribles, logrA? realizar cientos de dibujos, acuarelas y aguadas. Los bosquejos realizados con rapidez en las trincheras, asA? como las descripciones generalmente cubistas y futuristas del campo de batalla con los crA?teres abiertos por los impactos de las granadas, las casas en ruinas y la naturaleza despiadadamente destruida, constituyeron, en esencia, la base para los cuadros de guerra que Dix crearA?a despuA?s y con los que causarA?a sensaciA?n (2)”

“(…) entre el otoA?o de 1923 y la primavera de 1924, realizA? el ciclo de grabados y aguafuertes de 50 trabajos denominado simplemente “La guerra“. El resultado de este genial esfuerzo artA?stico fue una obra que merecidamente ha llegado a compararse con el famoso ciclo de grabados “Los desastres de la guerra” de Francisco de Goya, a quien Dix admiraba.(ibid)”

De Dix aprendimos que el crecimiento y la decrepitud forman parte necesaria de la naturaleza, la cA?pula y la muerte se hermanan en el ciclo vital, y la lucha por la supervivenciaA?define el cruel caminoA? del nacimiento y la muerte.

ottodix.jpg image by glands

A?

(Autorretrato de Dix como artillero)

(El campo de batalla es un formidable memento mori)

A?A?A?

(1) A?Se referirA? aquA? Dix a la dimensiA?n sagradaA?A?del “horror” que evocaba, repitiendoA?como un mantra el coronel Kurtz de Apocalypse Now?

(2) Textos tomados de Otto Dix, el terribe mundo de la guerra.

(3) MA?s estampas de la serie La Guerra de Otto Dix,aquA?., de donde hemos tomado parte de las que exhibimos en nuestro post.

(4) Las terribles cicatrices de la Gran Guerra, en esta pA?gina sobre la cara mA?s fea de la Guerra. (Para sensibilidades de cA?scara dura)

(5) MA?s sobre las atroces heridas de la Gran GuerraA? y los adelantos en cirugA?a que hicieron posible pequeA?os milagros de reconstrucciA?n facial. En Bizzarro Bazar.A?(Contenido no apto para todos los pA?blicos)

(5) CrA?dito de todas las imA?genes: Otto Dix (obviamente) MA?s cosas suyas, aquA?.

Related Posts with Thumbnails

2 Comments to La guerra de Otto Dix

  1. Querido Flegetanis, algunas cscaras han saltado por los aires. Daneel sabe algo de eso.
    Para los amantes del cine blico y para los que deseen observar la crudeza de las historias “cotidianas” de la guerra recomendamos la serie “Hermanos de sangre” (Band of brothers).

  2. Dr. Cataplasma on marzo 22nd, 2010
  3. Espero que haya disfrutado del arte de Dix tanto como yo. No est dicha la ltima palabra. Es uno de mis favoritos,sin duda. No ser la ltima vez que desfile por aqu, espero.

    A ver esas entradas fascinantes que se hacen esperar, Doctor. No las haga usted tan largas,que para eso ya estoy yo. A propsito, he visto algo por ah de Godel, Escher, etc. y no recuerdo dnde, para trarselo hasta ac.

  4. Flegetanis on marzo 22nd, 2010

Deja un comentario

Buscar
 
 
“El viaje es una especie de puerta. A travs de ella salimos de la realidad.” , (Guy de Maupassant)
 
 

Encuestas de la tita.

Archivo

Calendario

PLATILLOS VOLANTES Mundos en blanco y negro De mujeres y libros El horizonte de Nemo NavideA?o, nA?veo, ciclostA?tico Interior del estudio Hitos hebdomadarios, II Una A?pica del taparrabo, II ResurrecciA?n MAC BalcA?n pompeyano Break NA?veo y natalicio Hitos hebdomadarios,1 Voitekhovitch, mA?s ligero que el aire La octava maravilla del mundo (II) El culto de la calavera, II SicalA?pticas El Lobo Feroz El dirigible robado Una A?pica del taparrabo, I El cementerio de los elefantes Vecinos CHOMA?N El lA?piz arqueolA?gico Balada triste de trompeta...o de cA?mo vivir destruyA?ndose El hA?bito del arte CuestiA?n de poder Mundos remotA?simos A?Un postrecito?